Hoy cumplo 6 años dedicándome a la educación financiera

Fue un domingo 18 de marzo que lancé al mundo Plata con Plática. De eso ya van 6 años. Y esto quiere decir que yo llevo 6 años escribiendo cada martes y cada viernes (o a veces más) un nuevo artículo que busca incrementar la educación financiera de América Latina. Sin parar, sin excepciones.

Esta vez no me detendré a contar la historia de cómo y por qué comencé, eso ya lo hice el año pasado y si te lo perdiste, lo podés leer acá. Este año, lejos de mirar hacia atrás y de lo que ha ocurrido, quiero mirar hacia adelante.

El tiempo es algo curioso: para algunas cosas 6 años no son nada, para otras es una eternidad. Por ejemplo, pensá en la vida de una niña de 6 años, ¿qué tanto ha vivido? Poco, aun le espera una larga vida llena de experiencias por vivir. Ahora pensá en una pareja que pasa 6 años seguidos sin verse, ¿verdad que suena a una eternidad?

Pues bien, aunque quizá para vos 6 años blogueando, dando charlas/talleres y dedicándome a la educación financiera suenen como poco, en realidad, en el mundo del blogueo es muchísimo. Resulta que muchos blogs e iniciativas mueren antes de haber nacido, o a los cuantos meses tras un par de posts escritos. Yo empecé escribiendo este blog como un hobby que me apasionaba y hoy es la empresa a la que le dedico el 80% de mi tiempo.

Muchas cosas pasan en 6 años y si sos nuevo por acá y tenés curiosidad de saber cómo ha ido evolucionando Plata con Plática, acá te comparto los posts que he escrito en los diversos aniversarios:

Aniversario #1: 2013

Aniversario #2: 2014

Aniversario #3: 2015

Aniversario #4: 2016

Aniversario #5: 2017

El año pasado, dado que eran CINCO años, tiré la casa por la ventana. Bueno, no tanto así, pero sí lo quise celebrar en grande. Organicé un evento en Banco LAFISE (uno de mis principales aliados), abierto a todo el lector que quisiera asistir y lancé mi primer E-book. ¿Adivinás sobre qué? Nada más y nada menos que el tema que más preocupa a los nicas: la famosa tarjeta de crédito.

En aquel momento, hace un año, no podía adivinar lo bueno que se pondría el siguiente año y la cantidad de bendiciones que estaban por caerme. De esto te quiero contar.

El último año

Antes de pasar al último año, quiero tomarme el tiempo de mostrarte cómo se ve hoy Plata con Plática:

¿Suena y se ve lindo? ¡Lo es! Pero hay una enorme cantidad de trabajo detrás que muchas veces queda oculto y pocos conocen. Más o menos se ve así:

Como te conté en este post, a finales del año pasado, el 2017 fue un muy muy muy buen año para mí, tanto personalmente como profesionalmente.

Pero como este post tiene más que ver con lo profesional que con lo personal (aunque a veces están íntimamente ligados), y como una imagen vale más que mil palabras, acá te hago un resumen:

Realmente son cosas maravillosas las que han venido a Plata con Plática en el último año. Cada año me siento más bendecida y no puedo más que preguntarme: ¿ahora qué vendrá?

Claro, todas estas cosas no caen del cielo así sin más, sino que llegan cuando se ha trabajado duro y apasionadamente. En mi caso, veo cómo el crecimiento definitivamente no sucedió de la noche a la mañana y aun recuerdo cuando el primer mes del blog recibió 200 visitas y durante muuuucho tiempo, no llegaba a las 1,000. Hoy que recibo en promedio 120,000 – 140,000 visitas mensuales, aquellos tiempos parecen lejanos.

La constancia y la disciplina en CUALQUIER cosa que queramos lograr son no-negociables. Y como bien diría Donald Kendall: “El único lugar donde el éxito viene antes que el trabajo es en el diccionario”. Esto es algo que he aprendido a reconocer en los últimos meses.

Cada vez que conozco a una persona con éxito en cierta área de su vida, dedico unos momentos a analizar su historia y comportamiento y le pregunto cómo lo hace. En TODOS (sin excepción) los casos me he dado cuenta que es a punta de trabajo.

Así que nada. Sea bloguear, emprender, tener tu propio negocio, correr un maratón, darle inicio al proyecto que has venido postergando o lo que sea, vas a requerir de trabajo, esfuerzo, tiempo, paciencia y sudor para lograrlo. De verdad, me encantaría decirte que las cosas caen de a gratis y llegan fácil, pero en la mayoría de los casos no es así.

Enfocate en lo que te apasiona, imaginate logrando eso que querés y construí el camino para alcanzarlo. Suena cliché e, incluso, los pasos son sencillos… lo difícil es mantener la motivación y la disciplina mientras andás.

Y, ahora ¿qué se viene? Esto está apenas que empieza y mi objetivo es siempre mejorar y encontrar la manera de llegar a más personas para generar un impacto mayor.

Lo que se viene

Aun recuerdo cuando por allá del 2014 pensaba que no me quedaba mucho tiempo con Plata con Plática, que eventualmente tendría que buscar qué hacer y que sería mejor ir ideando el Plan B.

Hoy siento lo contrario: queda aun tanto por hacer en materia de educación financiera para América Latina, que espero la vida me de abasto.

Una de las grandes razones por las que me uní a la aceleradora de empresas de AGORA fue precisamente esta. Encontrar y trabajar en el camino para crecer e impactar a  más personas.

¿Te estás preguntando por qué quiero hacer esto? Pues bien, este es el asunto del dinero: el dinero no se trata de dinero, es sobre la vida. Vivimos en una región seriamente empobrecida, con salarios bajos, costos de vida cada vez más altos, tasas de interés exorbitantes y un riesgo moderado-alto para invertir.

Cuando metemos todas esas variables en un tubo de ensayo y lo salpicamos con la falta de educación financiera, básicamente estamos perpetuando el ciclo de la pobreza. ¡Esta es la razón principal por la que la educación financiera me importa tanto!

Una persona que aprende a manejar bien su dinero, es una persona que puede:

  • Consumir responsablemente.
  • Tomar decisiones financieramente informadas.
  • Ahorrar para sus metas y estar preparada para el futuro.
  • Tomar créditos con tasas, plazos y requisitos que puede pagar… ¡y lo usa a su favor!
  • Invertir, multiplicar su dinero y garantizar una posición financiera generacional mejor a la anterior.

La educación financiera no se trata de recortar al 100% los gastos, hacer un presupuesto, salir de deudas o ahorrar. La educación financiera implica eso y MÁS. Una persona que es financieramente alfabetizada tomará mejores decisiones en su vida, podrá dormir tranquilamente, será más productivo en su trabajo, tendrá relaciones interpersonales más sanas y, sencillamente, vivirá más en paz y FELIZ.

Es por esto que yo hago lo que hago. Es por esto que yo dedico una gran parte de mi tiempo a responder consultas 100% gratis a través del blog, las redes sociales o el correo. El otro día alguien me preguntó más o menos cuántos mensajes / preguntas respondía al día y esta es una cifra que ha venido creciendo con el tiempo (en la medida en que lo hacen los seguidores) y la respuesta HOY es entre 30 y 40. Sí, dedico mucho tiempo a las personas porque sé que una respuesta detallada e informada puede hacer la diferencia en la vida de alguien.

Ahora bien, ¿qué se viene? Esto es algo en lo que estuve trabajando la semana pasada con mi consultora de AGORA y que continuaremos mejorando en los siguientes 3 meses.

No puedo entrar mucho en detalle, pero sí te quiero compartir que ahora tengo un plan de crecimiento en 3 horizontes, de aquí hasta al 2021. Dentro de las cosas que vamos a poner en práctica en este primer horizonte están:

  • Blog: Continuar creciendo los lectores del blog: 70% Nicaragua, 30% Centroamérica.
  • #PlatAgenda: Crecer en 1,000 más cada año. De hecho, ya estamos trabajando en ella.
  • Libro: Lanzar el primer libro de Plata con Plática.
  • Curso en línea: Lanzar el primer curso en línea de Plata con Plática.
  • Webinars: Sacar 2 durante el primer año.
  • Conferencias/Charlas/Talleres: Expandirnos internacionalmente y con más personas.

Sí, suena lindo y maravilloso, pero también tengo clarísimo que implica cantidades exponenciales de trabajo. De nuevo, ¿cómo más se logran las cosas que valen la pena? Te lo comparto a vos, lector, primero porque sos parte de esta comunidad de personas que quieren ser financieramente libres y segundo porque me sirve a mí para saber que tengo un compromiso con las personas.

Así que nada, Plata con Plática está que empieza y esto que dio inicio como el primer blog de finanzas personales en Nicaragua, se convertirá en la plataforma de educación financiera más grande y completa de la región. Así lo declaro y para ello trabajo.

Te tengo un regalo

¿Qué mejor manera de celebrar el éxito de Plata con Plática que regalando? Y es que este trabajo no lo he hecho sola: yo hago una parte, pera la otra, la más importante, la hacen los lectores.

Al final, yo podría pasar mi vida escribiendo sobre finanzas personales y dando 1,0001 consejos, pero depende de la persona seguirlo, ponerlo en práctica y usarlo para cambiar tu vida. Como siempre digo, esto es 20% lo que yo te digo y 80% lo que vos decidís hacer.

Así que, al igual que el año pasado, te tengo un regalo: Mi segundo E-Book de Finanzas Personales, por supuesto 100% gratis.

¿Sobre qué será? Pues bien, el del año pasado fue sobre el famoso plastiquito que tiene a millones alrededor del mundo sin dormir… así que éste es sobre las deudas en general.

Sé, porque ustedes me lo cuentan y por esta encuesta que hice el año pasado, que la mayoría de latinos tiene serios niveles de deudas. Y, como siempre digo, el problema no es la deuda, ni la institución financiera, somos nosotros, nuestro desconocimiento y el uso que le damos.

He escrito decenas de artículos al respecto, pero como sé que no todos leen todo, en este E-book podrás encontrar TODA la información necesaria para tomar decisiones responsables sobre cualquier tipo de crédito y, obviamente, las 4 maneras diferentes en que podés salir de deudas.

Pongo esta herramienta en tus manos para que aprendamos a sacarle el jugo a los productos financieros a nuestro alrededor. No te quedés con él, regá la voz y compartí este E-book con tus amigos y familiares para que JUNTOS vayamos creando una América Latina más financieramente sana.

¡Da clic en la imagen de abajo y descargá tu E-Book!

Comentarios