Mi deuda no me deja dormir, ¡ayuda!

¿Has sentido temor, mareo, o estrés cuando pensás en tu situación financiera? O peor, ¿te cuesta dormir por la noche debido a la preocupación de no poder pagar? Si es así, no estás solo. Las razones principales por las que las personas no puede dormir son:

  • Preocupaciones por el monto que debés.
  • Llamadas o mensajes de cobradores.
  • Angustia por mentiras financieras a parejas/familiares.
  • Incertidumbre sobre ingresos futuros.
  • Sensación de perder control sobre tus finanzas.

Todo esto suele causar estrés, ansiedad e incluso depresión, todo lo cual a su vez puede conducir a problemas para dormir.

De hecho, un estudio reciente en el Reino Unido, encontró que hay un impacto gigante de los problemas del sueño relacionados con el dinero en la vida de las personas:

  • 61% dijo que afectaba su capacidad de concentración;
  • 32% dijo que afectaba su capacidad de hacer el trabajo, mantenerse despierto durante el día y cuidar de sí mismo;
  • 29% dijo que tuvo un impacto en su relación con su pareja o cónyuge;
  • 28% dijo que tuvo un impacto en sus relaciones con amigos y familiares.

De acuerdo, son datos del Reino Unido pero carecemos de datos más locales. Por esto, hice mi propia investigación súper científica (ok, hice una pregunta a mis mimados) al respecto y sí, muchísimas personas acá no duermen a causa de las deudas:

Una cosa que siempre me gusta recordarme a mí misma y aprovecho a recordar a los demás, es que éstos no son solo números o cifras al aire. SON PERSONAS. Y cada una de ellas tiene una historia, una familia, una personalidad, un estrés y un sufrimiento propio. Para que veás a lo que me refiero, por acá te comparto uno de los comentarios:

Me pasó y fue horrible!! Fue hace un par de años, y pasé como una semana sin dormir bien, haciendo números -primero mentalmente, y luego por escrito- para ver cómo podía jugármela los meses siguientes, pues tenía deudas de tarjeta, otro deuda más con una casa comercial, y me acababan de anunciar en mi trabajo que sería el último mes que trabajaría con ellos, debido a un recorte de personal que se vieron obligados a hacer.

Mi solución: sacar un préstamo personal (mientras tenía todavía trabajo y una cuenta de planilla que me facilitaba una tasa de interés preferencial), cancelar con eso todas las deudas, y separar montos de mi liquidación para asegurar 6 meses del pago de las cuotas del préstamo, y 3 de subsistencia (renta, comida, etc.), mientras buscaba otro trabajo; además de buscar con amigos, y tomar un par de trabajos temporales (apoyo en consultorías) para generar algún ingreso mientras encontraba otro trabajo estable.

Debo reconocer que pese al mal momento que pasé, en este tiempo adquirí nuevamente deuda con la tarjeta por no limitarme como debía :/ aunque no tan alta como la anterior, pero por suerte encontré trabajo un par de meses después, y decidí que NUNCA MÁS me vería en una situación similar.

Así que retomé mi presupuesto, empecé a pagar lo más que podía en la TC, y hoy día llevo más de un año que la uso solo para compras planificadas y pago de contado el total de lo consumido; es decir, más de un año sin pagar ni un solo peso por intereses de tarjeta al banco. La única deuda que tengo actualmente es el préstamo que saqué en eses momento (sí, pagué CARO ese «gustazo» de los años anteriores 😪 ), he logrado ahorrar, viajar, y hacer del ahorro ya un hábito; y nunca antes me había sentido tan tranquila respecto al dinero como hoy en día! 🙂

Éstas son solo algunas de las razones por las que me dedico a la educación financiera y me importa tanto ayudar a las personas a llevar una relación en paz con su dinero. De lo contrario y como ya vimos, afecta completamente tu vida personal, emocional y física.

Pero volviendo al  estrés e insomnio que las deudas u otras preocupaciones financieras pueden causar, por más terrible que esto sea, sí hay algo bueno en todo esto. Y es que según mis mismos mimados me han contado, es tu subconsciente diciéndote que “las cosas no están bien” y es más probable que hagás algo al respecto para salir de este hoyo, cuando ya te sentís así.

Entonces, si vos estás pasando por este momento ahorita o conocés a alguien en esta situación, que no puede dormir o se encuentra a sí misma dando vueltas en la cama preocupándote por cómo vas a hacer para pagar, acá te traigo buenos consejos para que salgás del hoyo y recuperés las horas de sueño que tanto te faltan.

Los consejos vienen en dos sentidos:

  • Los primeros para aliviar tu deuda.
  • Los segundos para aliviar tu sueño.

Consejos para lidiar con tus deudas

He escrito extensamente sobre cómo funcionan los diversos tipos de créditos, así como de las diferentes estrategias que podemos utilizar para salir de deudas. Incluso, el mes pasado, justamente para el 6to aniversario de Plata con Plática, lancé mi 2do E-Book llamado “Crédito y Deudas: todo lo que necesitás saber”. ¿Te lo perdiste?. Hacé clic acá y descagalo GRATIS.

Aun así, sé que de alguna manera siempre pensamos que hay algo más, algún secreto guardado, alguna estrategia FÁCIL que no conocemos y que será la solución mágica para salir de deudas u finalmente dormir. Lo siento. Eso no existe. Lo que sí existe es un plan, que toma tiempo y esfuerzo de lograr, para que vayás poco a poco saliendo de deudas. En este caso extremo en el que te encontrás, te recomiendo:

1. Enfrentá y analizá tu situación de deuda

Parece mentira y hasta ilógico, pero muchas de las personas con serios problemas de deudas, le temen tanto a su situación que ni siquiera se han atrevido a sentarse con estados de cuenta en mano, a sacar cuentas de a cuánto ascienden sus deuda.

Siempre uso esta comparación, pero es la manera más fácil de entenderlo: eso es como querer bajar de peso, pero tenerle medio a la balanza y no subirse para no saber. ¡No funciona!

Así que abrí tus estados de cuenta, llamá a tus acreedores para ver tu status e, incluso, intentar negocio, respondé los mensajes y correos que tenés sin abrir y aceptá las llamadas por las que has tenido tu celular apagado.

Serán momentos de pánico (como cuando siendo niño encendías la luz en tu cuarto por miedo a que hubiera un monstruo), pero probablemente te des cuenta que no es tan malo como pensabas. Hacé una tabla que contenga lo siguiente:

2. Creá un plan

Ahora que has enfrentado tus peores temores y sabés dónde estás parado, es hora de elegir la estrategia que te ayudará a salir de deudas.

No entraré mucho en detalle acá, porque, de nuevo, he escrito extensivamente al respecto, pero básicamente podés elegir entre:

  • Usar el método bola de nieve.
  • Usar el método avalancha.
  • Consolidar tus deudas (a través de un préstamo personal o un extra-financiamiento).
  • Hacer arreglos de pago / reestructuraciones.

O bien, y lo que es más común, una combinación entre las anteriores.

No solamente diseñar el plan de pago es necesario, pues el dinero sale del mismo lugar. Por tanto, comenzar por tener claro cuánto realmente ganás (solo o con tu pareja), los gastos que sí o sí debés hacer e identificar los lugares donde pueden recortar es necesario.

Si querés salir de deudas lo antes posible, esto podría significar ser extremo en cuanto a en qué SÍ gastás tu dinero cada mes. Preguntate si ese X o Y gasto merece la pena más meses de deudas.

3. Comenzá a pagar

En cuanto tengás tu plan, ponelo en marcha. Dejá de esperar a la siguiente quincena, semana o lunes. Recordá que cada día que pasa y vos no abonás algo a tus deudas, éstas solo se incrementan y más tiempo tardarás en pagar.

Independientemente del plan que hayás diseñado, comprometete con él, cada día, cada hora y cada decisión de tu vida. Lo digo así porque, al igual que sucede con muchas dietas, a veces en cuanto vemos un pequeño avance (el pantalón te queda medio flojo), nos queremos tirar por la calle de en medio. ¡No! Alto.

Recordá tu meta y pensá que cada día que hagás algo bueno por tus finanzas, te acercará al momento en que estés finalmente libre de deudas.

4. Generá nuevos ingresos

El asunto con recortar gastos de tu presupuesto (como mencioné en el punto #2) es que hay un número limitado de rubros donde lo podés hacer. Al final, siempre tendrás que pagar las cuentas de la casa, la comida y la educación de tus hijos… que muchas veces son de las áreas más caras.

Así que la mejor manera de tener dinero para salir más rápido de deudas es hacer más dinero.

Sí, sí, ya sé. Debés estar pensando que eso es IM-PO-SI-BLE, que no tenés dinero y que a duras penas tenés para pagar tus cuentas y deudas.

Es cierto que fácil no es, especialmente cuando ya trabajás tiempo completo. Pero sí se puede hacer. Y para muestra un botón. En este post podés leer la manera en que 15 de mis mimados han generado dinero extra para salir más rápido de deudas. ¡Claro que se puede!

5. Dale seguimiento a tu progreso

El último paso para recuperar el sueño debido a las deudas es monitorear y darle seguimiento a tu progreso a medida que el tiempo va pasando.

Ir viendo cómo el monto que debés va disminuyendo en tu cuenta es de las cosas más motivantes que hay. Si querés más ideas de cómo dar seguimiento y mantenerte full motivación, en este post te doy 10 ideas.

Pensá que cada vez que hacés un pago y tu deuda total disminuye, podés tener mayor tranquilidad y te lleva un paso más cerca de una vida libre de deudas.

Consejos para recuperar la calma

En esta parte, evidentemente, no soy una experta. Así que decidí buscar el consejo de alguien que sí lo es: mi querido Fernando Zavaleta, especialista en salud mental y quien imparte seminarios y capacitaciones en Primeros Auxilios Psicológicos. Si lo quieren contactar, su correo es [email protected]mente.com

Fernando estuvo hace 2 meses compartiendo en un #PlataConPláticaLIVE sobre cómo nuestra situación financiera afecta nuestra nuestra salud mental. Si te lo perdiste, que no cunda el pánico y da clic acá para verlo.

Lo que él recomienda en estos casos es:

Ocuparse en vez de pre-ocuparse

La mayoría de las veces utilizamos nuestro tiempo en la cama como un espacio de planificación. Ya cuando los niños están en la cama, cuando dejamos todo listo para el día siguiente. Hasta ese momento, ahí en nuestro espacio de descanso e intimidad, cuando nos quedamos en silencio, todas nuestras responsabilidades, deudas, miedos, ansiedades aparecen y no nos dejan dormir.

Es comprensible que el estrés y la ansiedad nos mantengan en un estado de “pre-ocupación” trabajando tiempo extra y esto sucede cuando tenemos una deuda sobre otra, sin embargo es muy importante OCUPARSE de cada problema.

Cuaderno de notas

Si tu problema es pensar demasiado en la cama, mantené al alcance de tu mano una libreta o un cuaderno y un lápiz y apuntá todo lo que te quita el sueño. Sacarlo de tu cabeza te traerá paz y ya cuando sea tiempo de ocuparse te podrá ayudar a ordenar tus ideas.

Tal vez te preguntarás ¿y por qué mejor no lo apunto en mi teléfono? Muy simple, tu celular es parte de tus problemas para dormir. Y si no te lo habían dicho antes, aquí está: ¡TU TELÉFONO TE QUITA EL SUEÑO!

Sí, su teléfono te impide descansar. Estar viendo videos o chistes para distraerte mantiene tu cerebro en un estado de alerta. La razón es muy sencilla: la luz que emite la pantalla de tu celular te engaña y te hace creer que todavía es de día.

Respiremos profundo en la cama

Recostate cómodamente, relajá los músculos y sentí el peso de tu cuerpo cómo poco a poco se va acoplando a su cama…

Ahora, respiremos profundamente… inhalamos por la nariz, profuuundo… Y exhalamos por la boca, tooodo el aire…

Hacé este ejercicio todas las noches hasta quedar profundamente dormida/o. No lo pensés, solo dejá que tu cuerpo haga el resto.

Y recordá que la cama es para eso: usala para descansar, no para trabajar.

Aplicaciones para mejorar su calidad de sueño:

Twilight

Esta aplicación ajustará la iluminación de tu pantalla automáticamente con un tono rojizo para ayudar a tu cerebro a descansar. Aquí la podés descargar para Android.

Relax Melodies

Sí sos de las personas que necesita un sonido blanco para dormir, esta aplicación es para vos

Descargala aquí para Android y acá para iPhone.

Pacífica

Sí sos de las personas que necesita silencio para dormir, esta aplicación te ayudará a calmar tu mente.

Descargala aquí para Android y acá para iPhone.

Para finalizar, sé lo duro que puede ser lidiar con tal nivel de deudas que no podés dormir. Si una sola noche con mal sueño causa estragos en tu día, cuando hablamos de largos periodos de tiempo, la situación es insostenible.

Más allá que ahogarte en el pasado, lo importante es aprender de tus errores (eso que te llevó a endeudarte) y la mejor revancha es progresar y salir de deudas.

La principal razón por la que tu situación financiera no te deja dormir es el miedo a lo desconocido… más o menos como sucede cuando no te lanzás a emprender eso que soñás. Pero cuando ponés los pies en la tierra, analizás tu situación, establecés tu plan y te comprometés con vos mismo a cumplirlo, podrás recuperar tu vida financiera y emocional… el estrés bajará y tu sueño regresará.

¿Y vos? ¿Has pasado por alguna situación similar? ¿En algún momento tus problemas financieros no te han permitido dormir? ¡Quiero conocer tu historia!

Comentarios