55 maneras de recortar gastos en época de crisis

Alrededor de 215,000 empleos se ha perdido en Nicaragua, desde que inició esta crisis socio-política en Abril 2018. Esas son más de 200,000 personas y familias que han visto sus finanzas personales seriamente afectadas y que, al vivir al día (como hace la mayoría), se han quedado sin nada de la noche a la mañana.

Pero estas personas no son las únicas. En definitiva, quedarte sin trabajo y sin ingresos está dentro del peor escenario financiero posible, pero también hay personas que aunque aun cuentan con cierto de tipo de ingresos, éstos no son los que eran.

Muchas familias se han quedado con un solo ingreso (de 2 o 3 que habían), y también muchas empresas han hecho ciertos arreglos con trabajadores de disminuir sus salarios. He escuchado de casos que van desde el 15%, hasta el 50% de los ingresos.

Lo cierto es que las condiciones extremas –justamente como las que estamos viviendo- requieren que tomemos medidas extremas también. Medidas que quizá pudimos haber considerado en el pasado, pero que como no era urgente, fuimos posponiendo y ahora no se trata de elegir hacerlo, sino de deber hacerlo.

La semana pasada terminé de dar el último de 3 talleres a un pequeño grupo de 10 personas de una gran empresa. Evidentemente, el tema del recorte de gastos salió a luz (a pesar de que ellos estaban TODOS empleados, si no evidentemente no estarían ahí) y me encantó lo que dijo uno de los asistentes, así que te lo comparto:

Recortar y reducir es un asunto mental, de aquí arriba (señalando su cabeza). Mientras no estés convencido que es necesario, siempre habrán excusas para posponerlo.

Y tiene toda la razón. Reducir gastos, vivir con lo necesario, no despilfarrar y ahorrar son hábitos que deberíamos adoptar siempre… más cuando tenemos serio nivel de deudas y queremos salir de ellas lo antes posible. Pero, ¡qué rico y qué cómodo es mantener nuestro nivel de vida y de gastos, eligiendo posponer!

Para quienes hoy están sin trabajo y/o con ingresos seriamente disminuidos, ha llegado el momento de tomar acción y dejar de postergar. Nosotros somos un claro ejemplo de cómo la crisis también nos ha afectado, ha disminuido nuestros ingresos y, por tanto, hemos ya decidido reducir una buena cantidad de gastos que hace 2 meses hubiera dicho: son imprescindibles.

Al leer las siguientes recomendaciones, mantené presente que las finanzas personales son tan personales como tu huella digital y, por tanto, algunos consejos podrás aplicar y otros quizá te sean imposibles. Eso sí: tené tu mente abierta y considerá otras formas en que los mismos consejos podrían ser aplicados.

No es lo mismo TENER que hacer un recorte que ELEGIR hacerlo. Así que aun si ahorita todavía tenés tus ingresos normales, no pasés por alto que también podrías aprovechar para reducir gastos y ahorrar, pues ¿quién tiene sus ingresos 100% seguros dentro de un mes? ¡Siempre es mejor estar preparados!

Por dónde comenzar

Corriendo el riesgo de que pensés que ya sueno a disco rayado con esto, aquí voy otra vez: ¡presupuestar es esencial! Si sos de las personas que le ha estado huyendo a hacer su plancito de gastos, éste es el momento PER-FEC-TO para enfrentar la realidad y planificar.

¿Nunca has hecho uno? Acá podés descargar GRATIS el presupuesto 2018 de Plata con Plática. Y si tenés dudas de cómo hacerlo, en este link te doy un tutorial. ¡Cero excusas!

Ahora, presupuestar no es suficiente. Esta taerita debe ir acompañada del control exacto y detallado de tus gastos. De otra manera, ¿cómo sabrás que estás cumpliendo con tu plan? Si te cuesta hacerlo en un Excel, acá te dejo 5 apps fáciles y gratis de usar.

55 maneras de recortar gastos

Te contaba al comienzo de este post que el presupuesto que hicimos el mes pasado para los dos siguientes meses es uno mucho más reducido. La matemática es sencilla: si los ingresos bajan, en la misma (o mayor) medida se deben bajar los gastos también.

Así que comenzaré por compartirte los gastos que nosotros decidimos eliminar o disminuir.

1. Disminuimos el gasto en combustible en un 30%.

2. Recortamos el gasto en supermercado en un 15%, a través de:

  • Compra de frutas/verduras en mercados, no en súper.
  • Compras menores de carnes/pollos, acompañado de nuevas formas de prepararlos para que rinda más.
  • Cero compras de gustitos… a excepción del helado del princeso.

3. Hicimos toda una reorganización de los planes de cable/Internet que teníamos en casa y en nuestros celulares. Básicamente, cancelamos el Internet que teníamos (ya el cable había sido eliminado hace 2 meses) y contratamos un plan de Movistar que incluye el Internet –más rápido-, cable y teléfono. Para compensar, bajamos los planes que teníamos en el teléfono, tanto en datos, como en llamadas. Aunque no nos significó un ahorro, pues seguimos pagando lo mismo, sí tenemos más servicios por la misma suma de dinero.

4. Renegociamos el monto que pagamos de renta y nos la bajaron $50.00 dólares. Sé que muchos piensan que bajar la renta es casi imposible pero esta crisis ha demostrado que no es así. Yo he sabido de casos que les han bajado la renta 50% y hasta 60% para que el inquilino no se vaya.

5. Redujimos el presupuesto de salón de belleza un 80%: también hay que ser realistas y al menos el cabello nos vamos a tener que cortar.

6. Con todo el dolor de mi alma y por primera vez desde que tomé el Plan de Ahorro Internacional para el Retiro, hice una pausa en el ahorro mensual de $205.00 dólares. La ventaja es que como ya van varios años, no hay multa ni penalidad alguna. Es solo una pausa y cuando los ingresos vuelvan a subir, será de las primeras cosas que también retomemos.

7. Eliminación al 100% de “nuestro dinero”. Es decir, el dinero al que él y yo teníamos acceso para “volvernos locos”. $40.00 dólares al mes por persona.

8.Eliminación al 100% del entrenador del gimnasio.

9. Eliminación al 100% de comidas fuera, cine, salidas, regalos, libros, etc. En fin, TODO lo que se llama entretenimiento.

10. Eliminación al 100% de los almuerzos en oficina. Y es que aunque casi todos los días llevamos comida, siempre había más de alguna ocasión en que por una u otra razón, terminábamos comprando algo. Eso se acabó.

Como las finanzas personales son personales, para algunos estos recortes serán extremos, para otros serán superfluos y probablemente para muchos serán lo mismo que ellos están pensando hacer o ya han hecho.

Me di a la tarea de preguntarle a mis mimados cómo estaban afrontando ellos la crisis y éstos son los gastos que decidieron eliminar o recortar. Ojo: en aras de que no fueran repetidos, muchos fueron eliminados.

11. Yo he cancelado la cuenta de Netflix.

12. Bajé la comida un 30 %.

13. De comprar en el súper a comprar en el mercado y funciona de doble apoyo, tanto para mi bolsillo como para comerciantes.

14. Cero compras (maquillaje, perfumes, etc.).

15. Dejamos de tener asistente del hogar. Me busqué a otra persona y solo me asiste 3 veces a la semana.

16.Eliminé la asistente de hogar, estamos divididos haciendo todo nosotros. Esto me permite tener control total en los gastos de hogar y a mis hijos aprender mucho.

17. Para el próximo mes mi negocio lo pondré en mi casa.

18. Eliminamos meriendas y jugos ya que los niños no están yendo a clase.

19. Mi plan celular de $12.00 dólares lo baje a $6.00 dólares.

20. Desenchufamos TODO para ahorrar energía eléctrica.

21. Por la noche generalmente solo hay un tv encendido pues miramos una, pero en familia.

22. Cancelación de plan de Internet de casa. Nos quedamos con el del celular.

23. Cero salidas. Nuestra única salida es el supermercado.

24. En las compras en el súper quitamos los helados; y compramos menos cantidad en carnes y pollo. Ahora combinamos comidas.

25. Cero antojos de chiverías y gastos hormiga. CERO.

26. Salidas al cine en horarios más temprano, por el descuento, si realmente queremos ver una película.

27. Me mudé donde mi mamá y alquilé mi apartamento.

28. Cero salidas fuera de Managua. Cero vacaciones.

29.Ya no voy al gym. Ahora mejor salgo a correr.

30. Cero gimnasio y a hacer ejercicio en la casa.

31. Dejé de pagar mi seguro temporalmente.

32. La mensualidad del colegio la bajaron un 15%.

33. La maestra del niño está suspendida temporalmente, estoy yo de maestra.

34. Nada de cursos para los niños. Antes estaban en pintura y ajedrez.

35. Ahora lavamos la ropa a mano, así sale menos la cuenta de energía eléctrica al dejar de usar la lavadora.

36. ¡Cero plancha! No usamos ropa que necesite planchar, camisetas, jeanes van solo lavados.

37. Disminución del gasto en lavar ropa, nos ponemos pantalones o shorts dos veces si están limpios, no hay uniformes por lo que aún nos ahorra más.

38. Subí un poco las compras del súper para no pedir comida delivery (gustos).

39. Cero combustible porque vendí el vehículo y ahora a caminar. Lo bueno es que en Matagalpa las distancias son relativamente cortas.

40. Dejo el carro en casa y me levanto más temprano. Uso el autobús y ahorro combustible.

41. Dejar de utilizar el vehículo y utilizar más la moto.

42. Recortar las salidas a comer y sitios de diversión para niños (en los que en pocos minutos te gastás un dineral).

43. No he comprado libros nuevos, solo libros usados para mientras.

44. No celebré la piñata de mi hijo. Tampoco los hemos enviado a otros cumpleaños y nos ahorramos el gasto en regalo.

45. Ahorro obligatorio, tanto para emergencias como para mantenimientos del carro y su respectivo seguro. No vaya a ser.

46. Estamos generando ingresos extra: mi esposo está haciendo chequeos preventivos y correctivos a los autos de amistades y yo vendiendo de todo, cosas nuevas y de segunda mano para bebés y adultos.

Unos últimos consejos

Estos los podés aplicar a cualquier rubro de gastos:

47. Compará precios y buscá ofertas.

48. Comprá SOLO lo necesario, los lujos pueden esperar.

49. Negociá. Pedí descuentos / rebajas.

50. Comprá marcas locales.

51. En el súper, comprá la marca del súper.

52. Comprá genéricos y no necesariamente la marca acostumbrada.

53. Una ganga SOLO es una ganga si realmente lo nececsitás y ya tenías contemplado (y presupuestado) comprarlo.

54. Cero compras emocionales.

55. Si no tenés la seguridad de pagar el 100% y a tiempo, evitá el uso de tu tarjeta de crédito para no generar más deudas.

De nuevo, algunas de estas medidas te parecerán extremas y otras, quizá, ya las has aplicado. Las finanzas personales son PER-SO-NA-LES como tu huella digital, por lo que se trata de adoptar aquello que te parezca y desechar lo que no.

Si de plano estás modo full ahorro, da clic acá para leer de 55 maneras adicionales de ahorrar al menos $1.00 al día.

¿Cuáles de estas medidas ya has aplicado? ¿En qué rubros se te ha hecho más difícil recortar? ¿Qué es algo que nunca eliminarías? ¿Qué otras medidas de ahorro podrías compartir con el resto?

Comentarios