Gastos hormiga: las hormigas que se comen tu pastel

detalles negocio

Te has fijado que cuando dejás un pastel en el microondas, llega una hormiga y empieza a satisfacer su hambre con tu pastel… pero es tan pequeña que vos no lo  notás. A las horas, más hormigas y más hormigas llegan hasta que empezás a percatarte que hay algo raro: ¿acaso no habías dejado un pedazo más grande de pastel?

Pero no es hasta varios días después que te das cuenta de las hormigas, las ves empachadas de tanto dulce y tu pastel se ha ido haciendo cada vez más pequeño. Ahora imaginá que ese pastel es tu salario, y que tenés unos “gastos hormiga” que merman tus ingresos sin que te des cuenta…. hasta que ya es demasiado tarde.

Los gastos hormigas son todos esos pequeños gastos que vamos haciendo a lo largo del día –y de todos los días- sin percatarnos, pero que, al sumarlos a través del tiempo llegan a formar una cantidad de dinero bastante respetable que pudimos haber ahorrado o invertido.

Los ejemplos más comunes de gastos hormiga son: la compra de cigarros (para aquéllos que fuman), el cafecito de la mañana y/o de la tarde, los chicles después del almuerzo, la repostería de la merienda y las gaseosas o jugos para acompañar la comida. Estamos tan acostumbrados a estos pequeños gastos que ya los hacemos en automático. Además, como consideramos que C$10.00 o C$20.00 son montos pequeños e insignificantes comparados a nuestro salario, ni siquiera los registramos mentalmente a la hora de pagar. De repente, llega el fin de mes y tu pastel ha sido comido por hormigas.

Así, una gaseosa por sí sola podrá no perjudicar tu cartera, pero ¿qué tal 365 gaseosas en un año? El número por sí solo es alarmante, tanto para tus finanzas como para tu salud.

La mejor manera para fumigar esos gastos hormiga es llevando un presupuesto, en el que:

  • Registrés cada una de las compras que hacés: lo podés anotar en tu celular o en una libreta día a día.
  • Pongás un límite a lo que podés gastar en cada rubro: una vez que sepás cuánto gastás y en qué, podés decidir a cuál de esos gastos hormiga le querés hacer un recorte.

Dice mi amigo el israelí que dejó de leer blogs de finanzas personales –el mío incluido!- porque todos recomendamos lo mismo: dejá de comprar el café fuera y hacelo en tu casa. En sus palabras “con eso nunca me voy a hacer millonario” y tiene razón, con ahorrarse la compra del café no se volverá un magnate…. pero y qué tal si además de ahorrarse el café, se ahorra las galletas –con las que acompaña el café-, cigarros, gaseosas y demás gastos hormiga durante un par de años. Sus ahorros podrían verse algo así:

Gastos hormiga

¿Qué harías con C$27,000.00 extra el próximo año? Estarás de acuerdo que es una cantidad nada despreciable para pagar deudas, ahorrar para el retiro,  empezar a invertir o simplemente llegar a fin de mes, si es que es tu caso.

No permitás que tu pastel se vea mermado mes a mes por pequeñas hormigas a las que no ves. Empezá a registrar desde mañana cada una de tus gastos y fumigá cuantas hormigas sean necesarias.

¿Y vos?  ¿Cuáles son los gastos hormigas de los que sos víctima mes a mes? ¿Qué podrías estar haciendo con ese dinero? 

Comentarios