Cómo seguir usando tu carro sin quedar en bancarrota

En las últimos meses hemos visto fuertes incrementos en el precio del combustible y, para la mayoría, dejar de utilizar su vehículo simplemente no es una opción.

Sin embargo, estas fuertes alzas pueden tirar a la basura el presupuesto de cualquier persona. Nosotros, por ejemplo, en diciembre podíamos rellenar el tanque de la camioneta con alrededor de C$1,100.00. ¿Ahora? No se baja de los C$1,700.00. Así que sí, el cambio se siente.

Para intentar contrarrestar el alza de los precios, hace dos meses invité a mi amigo Wilberto López, de Fuerza Motriz Nicaragua, a un #PlataConPláticaLIVE para que nos compartiera consejos de cómo seguir usando tu carro sin quedar en bancarrota. Acá te dejo, en resumen y en orden, los 10 puntos que tocó.

Cómo ahorrar en combustible

1. Revisar las llantas: Cada mes perdemos entre 2 y 3 libras en presión de aire de llantas. Perdemos 5% a 7% de deficiencia en combustible y las revisamos cuando ya es evidente que está baja, esto hace que gastemos combustible o suspensión. Siempre asegurate de andarlas en el nivel que el auto indica.

Si generalmente estás muy cargado, vas de vacaciones, llevas maletas, etc. Podés agregarle más aire en las llantas de atrás.

2. Acelerador:  En caja mecánica, cuando arrancás, llevar primera a unos 5 km/h, y pasar casi inmediatamente después al siguiente cambio. 

Caja automática: Todo está dosificado en el acelerador, no hagás aceleraciones bruscas porque la computadora entiende que querés potencia y te inyecta mucho combustible. La estrategia es ir suavecito, sin hundir demasiado el pie para mantener la velocidad.

2.2 Cuando ya estamos en movimiento, muchos carros ahora tienen el tacómetro. Es la aguja que está al lado del velocímetro y esta va del 1 al 4 o 6. Cuando la aguja toque 2, vos debés hacer el siguiente cambio y si baja a 1.5 vos debés bajar el cambio.

3. No usar neutro: Y esto es un mito súper común. El motor tienen unos pistones que suben y bajan, estos pistones se unen al cigüeñal, que es lo que hace mover las llantas. Si te ha pasado cuando vas de bajada, las llantas van girando por inercia.

Si estás en cambio, la vuelta de la llanta hace que se mueva el cigüeñal y los pistones y la computadora lee esto, dice “dejo de suministrar combustible”  y tu motor funciona por el giro de las llantas. Cuando uno mete neutro y no utiliza el giro de las llantas, la computadora dice “tengo que inyectar combustible para que los pistones sigan girando”.  En resumen: usá tus cambios y no el neutro.

4. Las canasteras: A la gente le encanta porque se ve aventurero, pero realmente nunca se usan. El problema está en que rompe con la aerodinámica y tenés un arrastre que le impide al vehículo avanzar fluidamente. Solo si viajás y las vas a usar, deberías realmente de andarla.

5. Peso innecesario: Los pesos de atrás de auto son peores para manejar la eficiencia de combustible. El peso innecesario sacarlo.

6. Apagar el auto en los semáforos: Está demostrado que cuando sumás 60 segundos en neutro puede equivaler a 1 galón. Por ejemplo cuando vas al autobanco, te bajás y dejás el carro con el aire encendido. Si sabés que tardarás más de 1 minuto en algún lugar, es mejor apagar el auto.

7. Para carros pequeños en especial, no usar llantas más grandes: Por física, cuando tenés más superficie de llanta, tenés más peso y por ende cuesta más arrastrar ese vehículo, el vehículo se vuelve más torpe. Siempre apegarse a la llanta original.

8. El aire acondicionado: A partir de 60 km/h se entorpece cuando llevás las ventanas abajo, porque el aire entra y el carro tiene que jalarlo como un paracaídas. Ahora, si estás en tráfico y llevás el AC, ahí sí puede que se gaste mucho más por la velocidad.

9. El filtro de aire: Siempre es bueno revisar los filtros, porque se puede decir, en palabras sencillas, que al carro le cuesta más respirar y por ende también gasta más combustible. Dado que las ciudades nicaragüenses son un poco rurales, con mucho polvo (comparado ciudades más desarrolladas), deberías revisarlo cada 3 meses o cada 5,000 km.

10. La velocidad en carretera abierta: Entre 75 km/h y 90 km/h es un buen rango de velocidad en carretera abierta. Claro, de nada vale el ahorro de combustible si la ley te dice que tenés que ir a menor velocidad y te pueden multar por eso.

Y si te da curiosidad escuchar el resto de consejos y te querés lanzar la entrevista entera, por acá te lo comparto también.

¿Y vos? ¿Te has visto afectado por los incrementos en el precio de combustible? ¿Cuánto más estás gastando? ¿Qué otras cosas estás haciendo para contrarrestar el gasto adicional?

Comentarios