5 Consejos financieros de mamá a mamá

Wow. ¡Mi primer día de la madre! Primera vez en 33 años que, además de celebrar y felicitar a otras mujeres, yo también estoy celebrando.

Mi pequeño Luka ya tiene 6 meses y por más preparada que yo pensé estar para la venida de un bebé a mi vida (después de todo, lo planifiqué con tiempo), realmente la vida te cambia en tantas maneras que no podés imaginar. Las finanzas son una de ellas.

Así que, a propósito de este día de la madre, hoy quiero aprovechar para darte mis consejos financieros personales de mamá a mamá.

5 Consejos financieros de mamá a mamá

1. Comprá un seguro de vida… pero YA

Quizá te parezca extraño leer algo relacionado a seguros como primer consejo para una mamá. Pero es que no hay nada más importante que la vida: la tuya y la de tus hijos.

Tras pasar 33 años de mi vida sin un seguro de vida, cuando Luka nació me entró una angustia indescriptible (que de repente todavía me da), pensando qué sería de mi bebé si algo me pasara a mí o al princeso. ¿Baby blues? Probablemente… pero no podemos obviar la responsabilidad enorme que tenemos por la vida de esas personitas una vez las traemos al mundo.

Luka tenía dos meses de nacido cuando empezamos a ver opciones de seguro de vida. Cotizamos y analizamos planes nacionales e internacionales y nos decidimos por uno internacional: la suma asegurada era mucho mayor por una fracción de prima adicional.

¿Qué me da esto? La tranquilidad de saber que si algo nos pasa a nosotros, Luka está cubierto. Ciertamente nada podrá sustituir nuestra presencia, pero como siempre digo “no es lo mismo pedirle a alguien que se haga cargo de darle amor a tu hijo, con dinero o sin dinero”.

Así que mamás: los seguros de vida son de los más baratos del mercado. No pongan en juego el futuro financiero de sus pequeños y, de verdad, les dará mucha tranquilidad.

2. Inflá ese fondo de emergencia

Fondo de emergencia = colchón de ahorro que tengo ahí por si acaso y que equivale a unos 6 meses de gastos de subsistencia.

Importante para todos. Importante tenerlo pronto si hay hijos de por medio. Y es que con niños en nuestra vida, somos aún más propensos a tener que utilizarlo: una enfermedad, un accidente, una quemadura, etc.

Desde que Luka nació, gracias a Dios no nos ha tocado darle uso o salir corriendo a un hospital, pero tengo claro que en cualquier momento puede pasar. Y cuando de los hijos se trata, no existe emergencia o imprevisto que pueda esperar. 

3. Cada [email protected] debe ser una categoría de gasto

Algo en lo que insisto mucho en charlas y talleres es que al hacer un presupuesto, éste debe ser lo más detallado posible.

No es lo mismo decir “entretenimiento”, que detallar salidas a comer, cine, bares, libros, etc. No es lo mismo decir “transporte”, que detallar combustible, mantenimiento, llantas, taxi o bus. Así mismo pasa con los hijos.

En nuestro presupuesto, Yass Ale (el hijo mayor del princeso) siempre ha tenido su propio rubro de gastos. Y desde hace 6 meses, Luka también tiene el suyo.

Esto es importante tanto para llevar un control de lo que se gasta, como para tener el cuidado de que más o menos se gaste lo mismo en los hijos. Especialmente si tus hijos tienen más o menos la misma edad y condiciones, deberías estar destinando más o menos la misma cantidad para cada uno.

4. Las finanzas familiares también aplican a él

Uno de los pecados financieros que solemos cometer es querer darle TODO a los hijos. Incluso más allá de nuestras posibilidades. Aunque entiendo el sentimiento, es un error en el presente y también a futuro.

Querer dar a nuestros hijos cosas que no podemos pagar, no solo nos pone en una situación financiera riesgosa (y probablemente llena de deudas), sino que además les manda la señal de que si quieren algo, lo pueden tener, aun cuando esté fuera de las posibilidades familiares. ¿Qué harán de grandes? Endeudarse para tener lo que quieren, pues eso es lo que aprendieron.

Así que por más difícil que sea, no permitás que la tentación de compensar lo que no tuviste o lo que otros niños tienen te gane. Tus retoños forman parte de la familia… y también de sus finanzas.

5. No solo aconsejés, hacé

Los niños aprenden más de lo que ven, que de lo que les dicen. Es un hecho. ¿Querés criar hijos ahorradores y no derrochadores? Entonces fijate en lo que estás haciendo vos.

Pero si no hay concordancia entre lo que les decís y lo que te ven haciendo, te puedo garantizar que se guiarán por lo que ven.

Imaginá que viene tu niña, te pide una muñeca y vos le decís “no tenemos, no podemos”. Y luego te escucha platicando con papá de las vacaciones que van a tomar. Quizá vos ya lo hayás presupuestado, pero la mente de esa niña podría entender que “aunque no haya, igual nos vamos de vacaciones”. Así que mucho ojo con eso.

Yo, por ejemplo, quiero que Luka ame la lectura. No sirve que se lo diga, o que simplemente le compre libros. Mi manera de enseñarle es:

  1. Leyendo yo, todas las noches y que él me vea.
  2. Leyéndole a él, un poquito cada día.

Así que, en materia de finanzas, ¿qué te están viendo tus hijos hacer?

Y ahí lo tenés. Los 5 consejos financieros más importantes que puedo compartir en estos 6 meses siendo mamá. ¿Y vos? ¿Qué me podés recomendar a mí?

 

Comentarios