Game of Thrones: 5 lecciones de finanzas personales

GOT3-2Comencé a ver GOT en el 2012 cuando era una pobre estudiambre en Taiwán y mi laptop era mi mejor amiga: literalmente la usaba para TODO porque no había TV, ni nada más. Para cuando regresé a Nicaragua, en Julio de 2013, ya había visto las 2 primeras temporadas y estaba más que enganchada.

Sin embargo, una vez en el país, recordé que existía la televisión y que podría salir con amigos y familiares, por lo que la computadora –y las series y películas que la acompañaban- pasaron a un segundo plano. Así, dejé de ver GOT, Homeland y muchas series más.

Regresé a ver Game Of Thrones el fin de semana largo del 19 de julio de este año. Mi novio, Yassir, y yo aprovechamos esos días para descansar y distraernos con algo nuevo: así pasamos 3 días en los que veíamos (bueno, veía yo, porque él se quedaba dormido la mitad de cada capítulo) 12-13 horas de GOT seguidas. Sí, ¡culpable!

Cuando solo días después me enfermé con zika, tuve la excusa perfecta para seguir viendo sin parar, de principio a fin los capítulos y temporadas… para estar al día ;). La historia es que a medida iba viendo más, me iba dando cuenta de las muchas lecciones de finanzas personales que podemos tomar de esta exitosa serie. Podemos aprender de ahorro, de gastos, de deudas, planificación financiera y de inversión, si le prestamos atención a los detalles.

Así que después de esta no-tan-breve introducción, les dejo solo algunas de las lecciones que he encontrado en la serie:

  1. El invierno está llegando

Si hay una frase que se ha repetido constantemente desde el capítulo I de GOT es precisamente ésta. Cuando lo pensamos bien, básicamente esta siniestra advertencia hace referencia a que los duros momentos van a llegar eventualmente. No sabemos cuándo, pero de que llegan, llegan.

Si para los habitantes de GOT eso quiere decir preparar sus cultivos, sus castillos y su defensa, para nosotros implica tener un fondo de emergencia equivalente a al menos 6 de gastos de subsistencia… porque al igual que el invierno de la serie, nuestros imprevistos también llegarán y si no tenemos ahorros, tendremos que pagar endeudándonos.

  1. Un Lannister siempre paga sus deudas

Ésta es otra de las frases más conocidas y ciertamente es un sabio consejo de esta familia de multimillonarios de Poniente, que saben mucho sobre el aprovechamiento de la deuda, sea personal, política o institucional.

Si tu deuda está creciendo más rápido de lo que la podés pagar, es probable que estés viviendo más allá de tus posibilidades. Las tarjetas de crédito son un arma de doble filo: son súper beneficiosas si las sabés usar, pero sino, te pueden convertir en esclavo de tus deudas.

Asegurate de dar seguimiento (¡y controlar!) tus compras con el famoso plástico para que a final de mes podás pagar .. así como un Lannister siempre paga. Y si tu deuda ya está fuera de control, es imprescindible que la dejés de usar y te dediqués a pagar. Podés usar el método bola de nieve para lograrlo.

  1. Si tomás decisiones emocionales, pagarás el precio del hierro

“Pagar el precio del hierro”  es una frase de la casa Greyjoy y era utilizada con orgullo para hacer referencia a que un hijo de hierro no tiene que pagar con oro o joyas –o cualquier otro artículo de valor- por lo que quiere, sino que puede tomarlo tranquilamente de sus enemigos más débiles.

Theon Greyjoy pagó el precio del hierro cuando decidió traicionar a Rob Stark y, como bien sabemos, el tiro le salió por la culata. En su búsqueda continua por la aceptación de su padre, tomó una pésima decisión emocional con graves consecuencias. Esto prueba que muchas veces, las emociones y las decisiones financieras simplemente no van.

En la actualidad, ¿cuántas personas no deciden irse de compras porque están tristes, frustrados, deprimidos, enojados, etc.? Estas compras emocionales que buscan llenar un vacío –que, evidentemente, no se llenará así- terminan gastando más de lo que tienen y, en ocasiones, hasta en una espiral de deudas sin fin. 

  1. Cosas malas suceden cuando no pagás tus deudas

Al igual que muchas personas en América Latina y el mundo en general, varios de los personajes de “Game of Thrones” quedan hundidos en montañas de deudas después de la 5ta temporada.

Ya sea debido a bodas o a guerras, los jugadores principales de GOT han sobrepasado su límite de endeudamiento con el Banco de Hierro de Braavos y, para algunos, como Cercei Lannister, la falta de dinero los ha dejado a merced de las masas religiosas con pocos recursos.

El asunto es que pagar las deudas puede convertirse en un proceso largo, tedioso y doloroso, especialmente cuando le das largas y no empezás de una vez. Probablemente no terminés como esta tan detestada rubia, pero ciertamente posponer y procrastinar en el pago de tus deudas tiene serias consecuencias para tu vida, salud, relaciones, trabajo, récord crediticio, y posibilidades futuras de crédito.

  1. No siempre necesitás dinero para invertir

Ésta podría ser una de las creencias limitantes más grandes que tenemos: si no tengo dinero, no puedo hacer nada. Y aunque es verdad que para muchas inversiones sí es necesaria la plata, también es cierto que nos cerramos de brazos cuando no la tenemos, en lugar de buscar otras alternativas.

El ejemplo perfecto de alguien que logra hacer esto es Daenerys Targaryen. Al comienzo de la serie, la famosa “Madre de Dragones” no tiene dinero, se ha quedado viuda y está prácticamente sola en el medio del desierto.

¿Qué es lo que sí tiene? ¡DRAGONES! Unos dragones que están creciendo a un paso acelerado y que no han sido vistos en muchos años. También tiene un apellido que la antecede y básicamente la vemos a través de los capítulos y las temporadas usando ambos para conseguir lo que quiere: un ejército.

¿Tenía dinero? No, pero supo sacar provecho de las únicas dos cosas que sí tenía para lograr lo que quería.

En definitiva esta exitosísima serie tiene muchas lecciones más de finanzas personales que aportar… y yo tengo ya varias anotadas. Me emocioné tanto escribiendo esto que estoy considerado seriamente sacar una serie de artículos al respecto, ¿qué te parece?

Si este artículo te gustó y querés leer más al respecto, dejame un comentario y en base a esto continuaremos hablando de Game of Thrones :).

¡Ah! Y antes de irme, quiero saber: ¿Qué otras lecciones de finanzas personales has aprendido vos de esta serie? ¿Te identificaste con alguna de las anteriores?

Comentarios