Bola de nieve: método fácil para salir de deudas

mover piedra

¿Cómo les fue en sus vacaciones de semana santa? En realidad, las preguntas que les quiero hacer son: ¿Cuánto gastaron? y ¿Se mantuvieron dentro del presupuesto?

Son de esas preguntas retóricas que no sé bien por qué hago, dado que conozco la respuesta de la mayoría: por supuesto que gastaron más allá de lo que planeaban, ¿no? Si en la vida diaria nos es difícil presupuestarnos y gastar dentro de nuestras posibilidades, cuando salimos de vacaciones parece que le damos vacaciones también a nuestras finanzas personales y pasar el tarjetazo aparenta ser más fácil que nunca.
Si encima de esto, en los primeros tres meses del año no lograste pagar tus deudas navideñas y del año pasado, es muy posible que tu(s) tarjeta)s) esté(n) llegando al tope y hay que detener esta bola de nieve. Y hablando de bola de nieve, hay un método para salir de deudas que lleva precisamente este nombre y que les quiero presentar. Al utilizarlo, apuntás a deshacerte de una deuda a la vez, tratando de liberar fondos extra para pagar la deuda lo más rápido posible. Es un método bastante simple, pero que requiere de tu disciplina y compromiso para ajustarte a él.

Y esto es lo que tenés que hacer para salir de deudas con el método “bola de nieve”:

1. Hacé una lista de cada una de las deudas que tenés, al lado poné el moneto que debés, el monto mínimo que debés pagar y la tasa de interés.

2. Ordenalos de manera ascendente: la deuda más pequeña al comienzo y la más grande, al final.

3. Sumá todos los montos mínimos de tus deudas. Ahora revisá tu presupuesto.

(Si aún no tenés tu presupuesto hecho, es el momento ideal para empezar. No saber a dónde se va tu dinero cada mes te lleva a gastar más de lo que ganás -como a estas alturas te podrás haber dado cuenta- y es la receta perfecta para el desastre financiero.)

4. Leé tu presupuesto: Idealmente te debe decir que tus gastos son menores que tus ingresos y que no sólo te alcanza para pagar los mínimos de cada una de tus deudas, sino también, para abonar algo más a ellas.

5. Empezá a pagar: Cada mes, pagás el mínimo de TODAS tus deudas y además, un monto mayor-todo el efectivo disponible después de pagar tus gastos mensuales- lo destinás a esa primera deuda de tu lista (la más pequeña). La idea es que al ser la más chica, saldrás más rápido de esa deuda y la emoción de ese primer triunfo te motivará a continuar pagando.

6. La que sigue: Una vez hayás salido de esa primera deuda, continuá con la segunda, destinando el monto extra que pagabas en la primera a ésta. Y que no se te olvide siempre, siempre, siempre pagar el mínimo de todas las demás deudas.

7. Repetir hasta terminar.

Y ése es el efecto bola de nieve: cada vez que terminás de pagar una deuda, tenés más fondos disponibles para continuar pagando las de mayor saldo, hasta que finalmente seás una persona libre de deudas!

Espero hayan tenido una buena semana santa: divirtiéndose y descansando. Si gastaron de más, no se estresen –no es bueno para la salud-, pongan manos a la obra desde hoy, restrinjan sus gastos al máximo y paguen lo que deben lo antes posible.

¿Y vos? ¿Cuánto gastaste en esta semana santa? ¿Cuál fue el mayor gasto que tuviste? ¿Estuvieron tus gastos dentro del presupuesto o te saliste?

Comentarios