Cómo prepararte financieramente para pasar de asalariado a emprendedor

asalariado a emprendedor

Así que,  ¿querés  comenzar tu propio negocio? ¿Quisieras ser tu propio jefe? ¿Quisieras tener el control de tu propio destino profesional? Suena muy atractivo, yo lo sé. Y muchas personas lo hacen con éxito, pero hay algunas cosas que debe saber antes de dejar tu trabajo y un ingreso estable para convertirte en propietario de un negocio.

Dar ese salto es un paso GI-GAN-TE. Cierto que podés ganar libertad y más control sobre tu horario y proyectos. Sin embargo, también asumís la responsabilidad completa de tu propio futuro financiero.

Y hablando de finanzas, prepararte bien financieramente es vital para que tus sueños de emprendimiento no se vayan a la basura. No se trata solo de renunciar y ya. Un colchón y un plan son esenciales.

De asalariado a emprendedor

1. Salí de deudas

Preferiblemente al 100. Pero si no es posible, intentá saldar lo máximo posible, especialmente aquellas deudas de consumo con altas tasas de interés. ¿Por qué esto importa? Porque las deudas son una carga y una responsabilidad en tu vida financiera personal. No es lo mismo empezar un negocio con esa carga -que incluso implica más presión para generar ingresos inmediatamente- que sin ella.

En este link podés armar tu plan para salir de deudas.

2. Calculá cuánto necesitás para vivir.

Para vivir, no para darte la vida de lujos que todos queremos. La idea es que esta cifra te sirva de base para conocer tus requerimientos mensuales mínimos y que antes de dar el salto, hayás ahorrado para varios meses de esos gastos. Acá pensá en la renta, los servicios básicos, comida, transporte y si tenés hijos, todo lo básico para ellos.

Si tu ingreso mensual fijo te ha dado tanta confianza que nunca te has preocupado por hacer y mantener  un presupuesto, ¡este es el momento! La buena noticia es que no tenés que empezar de cero: en este link podés descargar gratuitamente el de Plata con Plática.

Ve el punto siguiente.

 3. Ahorá, ahorrá y ahorrá.

Sí, ya sé. Vuelve la mula al trigo. Pero si tener un colchón es importante cuando tenés un trabajo con ingreso fijo, lo es aún más cuando vas a dejar esa estabilidad y te vas a pasar a la montaña rusa del emprendimiento.

Entre más nuevo el negocio, mayores las posibilidades de fallar. Y, ¿adiviná qué? Vos estás por EMPEZAR, ¡lo más riesgoso que hay! (Ojo: también lo más gratificante).

Por más que te piquen las manos de llevar tu carta de renuncia, primero aprovechá tus ingresos fijos para tener ese colchón. Velo así: entre más grande el colchón, más meses de vida le podés dar a tu negocio. Y es que en los primeros meses probablemente no vas a recibir un salario, por lo que tu colchón te servirá para mantenerte.

de asalariado a emprendedor

4. Armá tu plan financiero

  • ¿Cuánto dinero necesitás como inversión inicial?
  • ¿De dónde va a salir ese dinero? (Préstamo, ahorro, socios, etc.)
  • ¿En qué vas a usar ese dinero? ¿Qué vas a comprar?
  • ¿A cuánto ascienden tus gastos mensuales?
  • ¿Cómo proyectás que van a ser tus ventas?
  • ¿Cuándo llegás al punto de equilibrio?
  • ¿En qué momento te comenzás a pagar un salario?
  • ¿Necesitarás empleados?
  • ¿Cuáles son tus márgenes brutos, operativos y netos?

5. Separá tus finanzas de las de la empresa

No me voy a cansar de repetirlo, pero esto es lo más básico para asegurar finanzas empresariales y personales sanas, y continúa siendo el primer error que cometemos. No te auto-convenzás de que “estás empezando y ahorita no importa… que después lo hacés”. Creeme que entre más tiempo pasa, más difícil se hace.

Preguntale a cualquier emprendedor y te dirán que hubieran deseado haber comenzado con un salario y finanzas separadas desde el día uno.

Salario al emprender | Plata con Plática

  • De la mano de esto: Abrí cuentas aparte.

Idealmente, deberías tener 5 cuentas para tu empresa y al menos una personal. ¿Cómo que 5 cuentas para la empresa? Da clic acá para ver en qué las usarás.

La cuenta personal es precisamente para que mantengás tus finanzas separadas y ahí te deposités -cuando llegue- el salario. Así mismo, para tus ahorros personales debés tener al menos otra cuenta de ahorro.

Suena a mucho, yo sé. Pero creeme que te va a hacer la vida mucho más sencilla.

6. Buscá la mejor forma legal para emprender

Yo acá no soy experta, pero he aprendido una que otra cosa en el camino. El mero-mero que te recomiendo es Theo Baéz, con quien hemos varios LIVES al respecto.

En este artículo podés ver en qué consisten las diferentes opciones y cuál te convendría más a vos para comenzar.

7. Tené un plan de contingencia… y también de salida

¿Qué harías si tus finanzas se deterioraran repentinamente? ¿Si tu plan financiero no va NADA parecido a lo esperado? Es una buena idea tener fuentes de dinero de emergencia antes de necesitarla. Esto podría ser tener una reserva de efectivo o una buena línea de crédito (no tarjeta de crédito, acá por qué).

8. Monitoreá y mejorá

A lo largo del año, compará los resultados reales con tus proyecciones para ver si vas cumpliendo tus supuestos y objetivos o si necestás hacer ajustes. Estar encima de tus finanzas te  ayudará a detectar problemas financieros antes de que se salgan de control.

9. Buscá ayuda

Es normal que no sepás hacerlo todo. No te creás super poderoso y, si hay algo importante en lo que no tengás experiencia, considerá contratar a un experto  (o buscá un mentor) que te ayude en eso que necesitás.

Por experiencia te puedo decir que nos ha valido 100% la pena contratar la ayuda y experiencia de una persona que se haga cargo de:

  • La contabilidad
  • El talento humano
  • Lo fiscal / legal
  • IT – Teconología

 

Un último punto que no quiero dejar de mencionar es que veás la posibilidad de comenzar de manera parcial. Es decir, en lugar de renunciar a tu trabajo y pasar dedicarte al 100 a tu negocio, que comencés en pequeño con tu negocio mientras aún estás trabajando.

Yo sé que quizá morís por poner tu carta de renuncia, pero pensá que podés aprovechar ese ingreso fijo para oxigenar tu negocio.

¿Y vos? ¿Qué hiciste para estar listo financieramente para comenzar tu propio negocio de tiempo completo? Compartinos tus mejores consejos en los comentarios abajo.

Comentarios

Artículos relacionados