He pensado contratar un seguro, pero…¿cuál necesito?

quiero contratar un seguro | Plata con Plática

El siguiente post es presentado por Seguros LAFISE

El mundo de los seguros es sumamente amplio y en ocasiones, aun con las mejores intenciones de estar protegidos, terminamos frustrados dándonos por vencidos en el mar de información, o eligiendo un seguro que no era exactamente el que necesitábamos.

Justamente de eso platicaba con una de mis amigas hace unas semanas. Ella, mamá soltera a cargo de una niña de 8 años, con trabajo fijo –aunque nada es 100% fijo y seguro en esta vida-, pagando casa y carro me decía,

“¿Cómo hago para elegir y saber qué es lo que me conviene?”

Ahí me di cuenta que aunque llevo varios años escribiendo sobre este tema (que de verdad debemos aprender a verlo como una inversión futura y no como un gasto innecesario), casi siempre abordo los seguros por separado y en ocasiones esto hace difícil tomar una decisión certera.

Por eso, hoy decidí hacer un mega “repaso” de cuáles son esas cosas que debés / podés proteger y cómo elegir aquello que se adapte a tus necesidades. Para ella y para vos va este post.

Para empezar, debemos revisar: ¿Qué es lo más importante para mí? ¿Tengo posesiones que me dolería ver afectadas por una eventualidad? ¿Hay familia, esposo (a), hijos de por medio? ¿Cuento con hogar, empresa, vehículos? Con base en esto, ¿qué es lo que necesito proteger?

Vos y tu familia

Iniciamos por lo primordial: vos y tu familia. Y es que para todos, lo más importante a proteger y cuidar es nuestra estabilidad y la de nuestra familia, ¿cierto? Teniendo eso en mente, empecemos por lo básico: un seguro de vida.

Muchos creerán que siendo soltero, esto es innecesario. Pero ya en este post  te explicaba diversas razones para tener uno, aun cuando no tenés hijos y/o estás soltero.

Un seguro de vida básico te cubre en caso de muerte por cualquier causa, pero también existen seguros de vida más completos que además incluyen la cobertura de incapacidad total y permanente.

Estos dos- y de acuerdo a tus necesidades- son de gran importancia ya que si llegás a faltar, le asegurás un apoyo económico a las personas que dejás como beneficiarias de tu póliza; en este caso, miembros de tu familia.

Otro seguro que te puede servir mucho es el de accidentes personales individuales, que además de cubrirte muerte o incapacidad, cubre gastos médicos por accidentes.

Ahora, si sos casado(a), podés contratar los seguros de vida personales explicados anteriormente, ya que estos servirán como apoyo económico a tu esposo o esposa y a tus hijos en caso de muerte o incapacidad. Además existen los seguros de accidentes familiares que te cubren a vos y personas de tu núcleo familiar (padre, madre e hijos).

Cuando hay hijos en el colegio, es importante considerar el seguro de accidentes escolares (al que mi hermanito le súper sacó el jugo con tantas quebraduras jugando futbol), que cubre a tu hijo en caso de muerte, incapacidad y gastos médicos ocasionados por accidentes. Es muy común que éste te lo ofrezcan en la mayoría de los colegios en Nicaragua. Si no es tu caso, acercate a tu compañía de seguros o a tu corredor de confianza para que te vendan uno; es bien sencillo de obtener y bastante accesible (económicamente hablando).

Tus bienes y posesiones

Pasando a otros tipos de seguros, están los seguros patrimoniales que, en lugar de protegerte a vos como persona, protege tus bienes más preciados.

En este caso, lo primero en lo que solemos pensar es nuestro carro. Para tenerlo protegido, podés elegir entre dos tipos:

Seguro Obligatorio: Esta póliza de responsabilidad civil por daños a terceros, llamado comúnmente seguro obligatorio de automóvil, te cubre los daños ocasionados a terceras personas (o a las posesiones de terceras personas; lo más común los vehículos de terceros), de acuerdo a lo que dicta la Ley 431 y sus reformas. Lo pagás una sola vez y te cubre por un año. Ojo con esto, te recuerdo que, si has tenido varios choques en un mismo año, debes pagar una prima para que la suma que cubre a terceros quede intacta y no te toque sacar de tu bolsa para pagarle a la persona que afectés. Entre más afectás la póliza, menos suma asegurada tendrás disponible en un siguiente siniestro.

Seguro de automóvil: También llamado seguro de daños propios de riesgos nombrados y es el que muchos conocen como “full cover”. Ojo: este término está mal empleado, pues aunque cubre los daños ocasionados a tu vehículo detallados en tus condiciones particulares, no cubre el 100% de todos tus siniestros, como muchos suelen creer. Siempre hay un deducible o coaseguro que pagar, en dependencia del monto del daño en tu presupuesto al momento de un accidente y de la cobertura que vayas a afectar.

Éste es un seguro bastante completo, pero no te olvidés consultar por aquellas coberturas adicionales/opcionales que podrían serte útiles según tus necesidades. En mi familia, por ejemplo, en el momento que mi hermanito comenzó a manejar, la cobertura para menores de 18 años fue justa y necesaria.

Además de los seguros para el carro, están los de incendio: para tu vivienda y para tu empresa. Estos seguros, al igual que los de automóvil, tienen riesgos nombrados y están detallados en tus condiciones particulares, te cubren los siniestros ocasionados en tu vivienda o negocio y tienen un deducible o coaseguro (checá y preguntá siempre este tema, puede que algunas coberturas no requieran deducible o coaseguro).

Un punto súper importante a tener en cuenta es que el seguro de vivienda es únicamente para casa de habitación y que, si en tu casa tenés algún negocio o es un negocio, esto tiene que ser declarado y se toma como un seguro de incendio, pero con categoría diferente a la que tendría el de una vivienda normal, con condiciones y coberturas que se adaptan al tipo y uso que le des al inmueble.

Como podés ves, el mundo de los seguros es bien amplio… y eso que en este post me quedé lejos, pues es difícil explicarte en detalle todos y cada uno de ellos. ¿Mi objetivo? Crearte una semillita para que tengás un punto de partida y empecés con tu decisión de adquirir el o los seguros que se adapten a tus necesidades y aquello que es importante para vos.

Y vos, ¿qué seguro creés que se adapta a vos y a tus necesidades? ¿Cuáles tenés ya? ¿Cuáles te hacen falta?

Comentarios

Artículos relacionados