Ahorro 911: Con qué pago en una emergencia?

ahorro911

Las emergencias no nos avisan cuándo van a llegar –sino, no serían emergencias-. Aquéllos que son precavidos le rebanan una tajada a sus ahorros y descompletan para alguna otra meta financiera que ya tenían prevista. Los que pueden (y algunas veces confianzudos) le piden dinero prestado a la familia o a los amigos. Los que no tienen de otra, se endeudan… pero todo esto se podría evitar si  tuviéramos un fondo pequeño exclusivamente para emergencias.

¿Por dónde empezar?

Primero, es necesario que pensés cuáles pudieran ser los imprevistos/accidentes/emergencias/eventualidades/contratiempos/inesperados –o como querrás llamarle- que se pueden presentar en tu vida, y de esta manera, tratar de minimizar la posibilidad de reducir el monto de tu fondo de emergencias.

Una vez que te hayás sentado a analizar las fuentes de posibles riesgos, hay que pasar de un “concepto abstracto” a una posibilidad real, asignando montos específicos y convirtiéndolo en una meta alcanzable. (Recordá que las giras al mar en semana santa o la compra de los regalos de navidad, no entran en esta categoría).

Y ahora, ¿cuánto dinero necesito para mi fondo de emergencia? La sabiduría popular dice que debés tener separados, aproximadamente, seis meses de tu sueldo para casos de emergencia. Este monto en específico puede o no ser el correcto para vos, porque depende –claro está- de qué tan cara sea la emergencia. Desafortunadamente no existe una regla establecida. La cantidad destinada a las emergencias depende de tu situación:

Tres meses de gastos de subsistencia: Podés elegir esta opción si tenés otras cuentas de ahorro, o miembros de la familia o amigos a quienes podás pedir un préstamo a corto plazo (con carácter devolutivo por supuesto!). Sin embargo, es válido sólo si estás tratando de maximizar tus inversiones en otro lado (educación, negocio, bienes raíces, bonos, etc.), y tenés además fuentes de ingresos estables  (empleo u otros).

Seis meses de gastos de subsistencia: Mi favorita personalmente, pues considero que es la más adaptable para la mayoría. Es adecuada si no tenés otros recursos a quienes solicitar un préstamo, y no tenés una estabilidad en tu situación de trabajo o fuente de ingresos.

Hasta un año de gastos de subsistencia: Ahorrar el equivalente a un año de gastos puede parecer difícil; esto es necesario sólo si tu ingreso fluctúa radicalmente de un año a otro, si en tu profesión el riesgo de quedarte sin trabajo es muy alto, encontrar otro trabajo puede llevarte mucho tiempo, y además no tenés otros medios para conseguir un préstamo.

Y por último: ¿Dónde meto el dinero? Una de las reglas del Fondo de Emergencias es que debe estar en forma líquida, o sea que tenga alta disponibilidad para cuando lo necesités –puede ser de madrugada, fin de semana, o días festivos-.

¿Ya tenés tu fondo de emergencia? ¿Lo has usado alguna vez? ¿Cuánto te costó tu última emergencia?  

Comentarios