¿Cuál es la diferencia entre las cuentas bancarias?

Cuentas Bancarias

El siguiente post es presentado por Banco LAFISE

Hace unas semanas, una amiga muy cercana me escribió para contarme que su hermano menor había acudido a ella para preguntarle cuál era la diferencia entre las diferentes cuentas de los bancos, dónde le convenía abrir una y qué tipo era la mejor para él.

Yo le dije: “¿Y qué le respondiste?”. A lo que ella me respondió “que no tenía ni idea y que te iba a preguntar a vos”. Esa conversación y el grupo focal que tuve hace poco con chavalos de 15 a 17 años, en el que me di cuenta que ni siquiera sabían la diferencia entre una tarjeta de débito y una de crédito –pese a que varios de ellos cargaban una o la otra-, dio luz a este post.

Una parte importante de llevar una vida financiera sana es conocer cómo funciona el sistema bancario nacional, qué productos ofrecen los bancos y, por supuesto cuál te sirve más a vos, en dependencia del objetivo que tenés.

Aunque siempre me enfoco en la importancia de los buenos hábitos, como vivir bajo un presupuesto, no gastar de más, tomar deudas que podás pagar, ahorrar, etc.; ciertamente, conocer conceptos y productos financieros básicos va de la mano de esos hábitos, pues son éstos los que te van a ayudar a conseguir tus diferentes metas.

El desconocimiento podría generar, por ejemplo, que al ahorrar para pagar tu maestría en 5 años, tengás tu dinero en una cuenta que no te genera intereses, en lugar de una donde tu plata está creciendo por el mero hecho de tenerla ahí. 

Entonces, ¿Cuáles son las diferencias? ¿Qué es lo que tenés que saber? A continuación te presento los 3 tipos más importantes para que podás identificar cuál(es) tenés y cuál(es) podrías estar necesitando.

Cuenta de nómina

Ésta es la que típicamente te dan en tu trabajo para pagarte. Te depositan ahí los días de pago (quincenal o mensual, en dependencia) y vos  la usás para pagar con ella y/o para retirar del dinero del ATM y pagar en efectivo.

Lo maravilloso que tiene esta cuenta es que la podés dejar en cero y no te cobran nada, a diferencia de la mayoría. Eso sí, es una cuenta que no podés abrir vos directamente, si no que solamente lo podés hacer a través de la empresa en la que laborás. Es la ideal para hacer tus gastos y pagos mensuales recurrentes.

Si sos como yo y trabajás por tu cuenta, te recomiendo abrir la Cuenta Amigo de Banco Lafise: a diferencia de muchas otras, la podés abrir y mantener con un mínimo de $1.00 dólar –sí, solo $1.00 dólar-, te dan tarjeta de débito y podés darle el mismo uso que una de nómina.

Cuenta de ahorro

Como su nombre lo dice, las cuentas de ahorro están hechas para que ahorrés. Éste es el tipo de cuenta que debés abrir cuando tenés una meta que cumplir pues, al final, para casi cualquier cosa que querrás lograr, necesitarás dinero.

Conozco a muchas personas que deciden dejar su dinero en la misma que usan para gastar -¡grave error!- y el resultado es, evidentemente, cero ahorros porque entre la tentación de tener el dinero ahí y la confusión de cuánto es para gasto y cuánto para ahorro, suelen dejar la cuenta en cero.

Cada banco tiene distintos productos de cuentas de ahorro, con requisitos, mínimos y tasas de interés diferentes. Pero más o menos, las tasas suelen andar alrededor del 1% en córdobas y 0.75% en dólares, con mínimos que van de $50.00 dólares a más.

El asunto con estas cuentas es que, a diferencia de las primeras, no las podés dejar en cero ni bajar del mínimo, porque te cobran un recargo. El lado positivo es que sí ganás intereses.

Dentro de las variadas ofertas que hay, me gusta mucho la cuenta Plan de Ahorro Universal de Banco Lafise, por dos razones:

1.Las tasas de interés son más altas: 1.5% en dólares o 2% en córdobas (casi el doble que da la mayoría).

2.Te impide sacar el dinero durante los primeros dos años. ¿Por qué es bueno esto? Porque no te deja caer en la tentación de gastarte el dinero que tenés para una meta importante en gastos del día a día.

Certificado de depósito

La primera vez que entré en contacto con los famosos CD (Certificados de Depósito) fue cuando trabajaba en DNP –hace 6 años- y parte de mis funciones era comprarlos a diferentes plazos para ganar más intereses.

La gran ventaja de este instrumento financiero es que la tasa de interés es mucho más alta que cualquier cuenta de ahorro. Eso sí, es dinero que prácticamente está congelado y no podés tocar, por lo que debés estar seguro de no necesitarlo en el plazo que lo pactés.

Para que tengás una idea, si yo ahorita tuviera $1,000.0 00 dólares ahorrados y los pusieran en un CD a un año, me podrían dar, aproximadamente, el 3.65% de tasa anual, comparado con una tasa de 0.75% de la mayoría de cuentas de ahorro.

Como verás, hay muchísimas opciones en la banca nacional y todo va a depender del uso que le querrás dar, tus condiciones particulares y la meta que tengás.

Para contestar a la pregunta del hermano de mi amiga: si lo que quiere  es una cuenta para depositar y gastar, la cuenta Amigo de Banco Lafise es una excelente opción; si quiere ahorrar, pero no sabe por cuánto tiempo ni para qué, una cuenta de ahorro sería lo ideal. Y si ya tiene cierto monto separado, que no va a usar ahorita y quiere ganarle más, puede abrir un Certificado de Depósito.

¿Y vos? ¿Qué cuentas tenés? ¿Cómo las usás? ¿Te han servido?

Comentarios