De pérdidas totales, seguros de auto y financiamientos

Carro Claudia

El siguiente post es patrocinado por Seguros Lafise

¿Has notado la cantidad de carros nuevos que hay por la ciudad? Si no te has detenido a pensarlo, solo debemos ver el tráfico que vivimos día a día para percatarnos que, de unos años para acá, el tráfico vehicular ha aumentado significativamente. Y la mayoría de esos carros han sido comprados al crédito, financiados por un banco.

Si estás viviendo o ya pasaste por esto, sabrás que un seguro de auto es más que obligatorio cuando comprás un carro financiado. Conozco a muchas personas que desearían poder obviar este pago –que en realidad es parte de la inversión que hacés- para poder sentir que pagan menos mes a mes. Error.

Para la mayoría, la compra del auto se convierte en la primera compra grande que hacen –antes de la casa– y se pasan 5-6 años pagándolo, esperando siempre que esté en las mejores condiciones y dure el máximo tiempo posible. Pero, ¿qué sucedería si en algún momento, mientras estás pagando, sufrís un accidente grave que termina en pérdida total de tu vehículo?

Suena fatalista, lo sé, pero estas cosas SÍ pasan. Lo primero que debemos saber es qué es exactamente una pérdida total y ésta ocurre cuando la reparación de tu vehículo excede“x” por ciento del valor total del bien.

Por ejemplo, asumamos que tu carro vale $15,00.00 dólares y el costo total de las reparaciones (después de un accidente) saldrían en aproximadamente $13,500.00 dólares. En un caso así, las condiciones de tu póliza mostrarán el porcentaje cuyo monto excede esa reparación y lo declararán como una pérdida total. Es importante que leás en la póliza que vos tenés, de cuánto es este porcentaje, puesto que varía de aseguradora a aseguradora.

¿Qué pasa con ese dinero?

Aquí viene la parte importante. Recordá que si vos estás bajo un esquema de financiamiento, a pesar de ser dueño o dueña del vehículo, éste está en garantía de préstamo. Por lo que sucede lo siguiente:

  • La póliza tiene una cláusula o endoso de beneficiario a favor del banco.
  • Al haber pérdida total, la indemnización de tu póliza es pagada directamente al banco.
  • Con este dinero, se salda completamente la deuda y si sobra dinero, te lo dan a vos. Si por el contrario hay un saldo deudor todavía, te tocaría pagarlo.

Me puedo imaginar tu cara al leer esto y hasta puedo percibir tu frustración: ¿Cómo es posible que el dinero se lo den al banco y no a vos? ¿Y encima de todo es probable que debás pagar algo más? ¿Qué pasa con todos eso años en que estuviste pagando tu carro? ¿Simplemente te vas a quedar sin nada?

Calma, velo de esta manera. Si no tuvieras este seguro, entonces tendrías que seguir pagando el crédito sobre un auto que ya no tenés, no existe, no lo manejás, no lo disfrutás. Con el seguro lográs saldar tu deuda y si sobra algo de dinero entre el valor del auto (menos el coaseguro) y lo que debías al banco, te lo dan a vos porque es tu dinero: es la parte del auto que ya habías pagado.

De esta manera, si llegaras a sufrir una pérdida total en el cuarto año, el monto que deberías sería bajo y eso querría decir que una parte de la indemnización te la darían. Con este dinero podrías comprar otro auto usado o bien, usarlo de prima para uno nuevo. No te quedás con las manos vacías.

La razón por la cual el beneficiario de la póliza es el banco, es porque el auto está en garantía del préstamo. Si fuera al revés y la aseguradora te pagara a vos, tal vez te sentirías tentado a utilizar el dinero para otras cosas y no para reponer el auto o para pagar tu deuda y ése es un riesgo que ninguna institución estaría dispuesta a correr.

Unos últimos detalles

El seguro te asegura (valga la redundancia) en base al valor de nuevo. Esto porque al momento de pérdidas parciales –que sean, por ejemplo, algunas piezas a reemplazar-no se puede reemplazar con una pieza con el mismo deterioro o estado, sino que es una pieza nueva.

Recordá que hay coaseguro a pagar, de un 20%-30% dependiendo del vehículo, esto está en tu póliza para que no te asustés. Si tenías primas pendientes, también te las quitarán. Y, por supuesto, tenés que estar al día con tus pagos del seguro… o, en caso de que la aseguradora acepte, se descontarán las primas pendientes de pago. Lo mejor siempre es estar al día.

Además, como dije antes, existe la posibilidad de que después del pago del seguro, vos aun debás algo al banco. Esto se da porque el banco te cobra una tasa de interés por ese financiamiento y, por otro lado, el carro se deprecia con el tiempo. Por lo que probablemente esa deuda no va caminando al mismo ritmo que tu vehículo se está depreciando.

Por ejemplo, en 3 años: ¿Cuánto has pagado? ¿Cuánto ha sido de intereses? ¿Cuánto se ha depreciado tu carro?  Para que tengás una idea, desde el instante mismo en que lo sacás del concesionario comienza a perder valor. Yo, por eso, siempre he comprado carros usados ;).

En cuanto al proceso de indemnización, podrían haber dos posibilidades:

  • Reponer con un bien, en estado igual como el que vos tenías. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en los casos de motos, en que al haber una pérdida total es más fácil reponerla con una igual.
  • O el pago dinero en efectivo, que sale a nombre del banco porque recordá que es realmente el dueño: vos se lo estás pagando.

Finalmente, no olvidés que los seguros forman una parte esencial de una correcta planificación financiera, por lo que lejos de verlos como un gasto innecesario, son una inversión que te asistirá en los momentos de mayor necesidad y evitará que te endeudés mucho más allá de tus posibilidades.

Si querés saber más sobre el crédito automotriz hacé clic aquí y si querés conocer mi experiencia comprando un seguro de auto recientemente hacé clic aquí.

¿Y vos? ¿Tenés un seguro de auto? ¿Qué te cubre? ¿Has comprado o estás pagando un carro a crédito? ¿Te ha pasado o conocés a alguien que haya pasado por una pérdida total?

Comentarios