Liquidación en tiempos de crisis: qué hacer y qué no

Liquidación en tiempos de crisis

A inicios de abril, la OIT (Organización Internacional del Trabajo) estimaba la pérdida de 195 millones de puestos de trabajo a nivel mundial. Es una locura pensar que al menos 4 de cada 5 personas están viéndose afectadas en sus trabajos con reducciones de salario si no es que con la pérdida total del empleo.

Aterrizando esos números un poco más a la realidad que está atravesando Nicaragua, a junio 2020 un 33% de las empresas -encuestadas por el COSEP y la OIT- han tenido que despedir trabajadores y un 40% tienen la tentativa de hacerlo también. 

¿Sos vos un número dentro de estas estadísticas? De ser o no así, es importante que estés preparado para saber cómo administrar ese último ingreso que podrías tener para tomar decisiones inteligentes sobre él; de acuerdo a tu caso, necesidades y circunstancias especiales.

Acá te dejamos 6 buenos usos que podés darle a tu liquidación en este momento de crisis:

¿Cancelar todas tus deudas? Ahora NO.

Puede ser tentador abonar toda la plata que recibiste a esas deudas que te preocupan, generan estrés o mantienen ahogado pero si así lo hicieras, ¿cómo asegurarías tu presupuesto personal y/o el de tu familia para los próximos meses de desempleo?

Si no lo habías pensado antes, podrías re-negociar con el banco, financiera o casa comercial, para hacer una reducción de las cuotas. Así podés organizarte para separar al menos las cuotas de los próximos 2 o 3 meses sin que te consuma la mayor parte del dinero que obtuviste. 

Por cierto, hace unos días la SIBOIF emitió una nueva normativa de alivio a los deudores que te podría servir. Dando clic acá podrás leer todos los detalles, requisitos, qué podés negociar, beneficios, etc.

Destinar al ahorro, eso siempre. 

Esta es otra entrada de dinero de la que debés destinar un porcentaje para el ahorro o fondo de emergencia, si ya tenías. Recordá que no se trata de la cantidad de dinero que ahorrés, sino del hábito por sí solo. Así tu liquidación sea pequeña o muy grande, hacelo de una vez. 

¿Cancelar las tarjetas de crédito? Depende.

Si el saldo realmente no es tan alto, podrías cancelarlo e inmediatamente cancelar el uso de esta(s). Las personas suelen tomar las tarjetas para “emergencias” y si creés que son el extrafinanciamiento durante tus meses de desempleo, te equivocás. Lo único que harás será terminar con un gran estado de cuenta que no sabrás hasta cuándo podrás pagar.

Un tip que siempre vas a leer acá: usala sólo si sabes que podrás pagar el total de lo consumido como máximo en la fecha de pago. ¡Ah! Y si era un gasto contemplado en tu presupuesto.

Garantizar el pago de tus servicios básicos por al menos 1 o 2 meses.

Aquí la situación del coronavirus viene a ayudar. Te será más fácil poder ver cuáles son esos pagos de servicios que has estado haciendo innecesariamente porque realmente podés vivir sin ellos. ¿A qué le das más uso? ¿Al cable o a Netflix? Lo no indispensable, suspendelo.

De las  facturas que no podés dejar de pagar como agua, luz, renta  y/o internet, hacé un estimado de los montos futuros y separá ese dinero. Con esto, ya podrás tener un respiro de tranquilidad mientras enfocás todos tus esfuerzos en la búsqueda de otro empleo.

No volver tu liquidación el fondo de préstamos del pueblo

Este no es el momento para ensayar con ese dinero así que, ¡no te volvás prestamista

En medio de esta pandemia, es el único respaldo que tenés y debés ser cauteloso. A pesar de que es una forma de tener ganancias en el corto plazo, podés terminar perdiéndolo todo.

Si te vas a dar un gratificación, que realmente VALGA LA PENA

Ese dinero que has recibido como liquidación es el resultado de muchos meses/años de trabajo, y aunque veas con él la oportunidad de comprarte ese televisor o ese reloj al que por mucho tiempo le estuviste echando el ojo, lo mejor que podés hacer es darte una inversión que tenga más frutos en el corto plazo. Por ejemplo, pagarte un curso en línea que te ayude a estar mucho más preparado al momento de empezar a ofrecer consultorías o desarrollarte como freelancer. Otra opción puede ser darle mantenimiento a tu computadora personal para iniciar de nuevo esa búsqueda de trabajo desde casa.

Ya hemos compartido acá maneras de iniciar a trabajar de forma remota e independiente y las podés leer acá: «Cómo generar ingresos desde casa»

Y como sabemos, esto pasará y podremos ver la luz al final del túnel. No sabemos cuándo pero mientras, no perdás la calma y cuidá mayormente tus finanzas para que no sean la razón número de tu agobio, desvelo y frustración a causa del desempleo. 

¿Te has quedado desempleado durante esta crisis? ¿Qué estás haciendo para extender y darle un buen uso a tu liquidación?

Comentarios