Comencé mi farmacia con solo 3 productos

Recibí este correo, hace unos días, de Xochil (a quien ves en la foto de arriba). En él me cuenta cómo emprendió hace 4 años con tan solo 3 productos diferentes una farmacia y hoy tiene más de 400. ¡A esto le llamo yo comenzar desde abajo!

Comparto su historia, con el permiso de ella claro está, para motivarnos todos a dar ese primer paso que tanto nos detiene a llegar donde queremos. En el caso de ella era tener su propio negocio… en el tuyo o mío podría ser algo más. Pero la lección más importante es que cuando uno quiere hacer algo, se lanza con lo que tiene y desde abajo, y luego va creciendo.

¡Deseo que este correo te inspire tanto como a mí!

 

Antes de empezar, quiero felicitarte por tu compromiso y por los premios recibidos. ¡¡Que alegre por vos!! Soy feliz por las personas que aportan a mi vida y por eso me alegro por vos. Te escribo para contarte cómo comencé mi farmacia hace unos años con tan solo 3 productos.

Resulta que acababa de renunciar a un buen empleo y los ingresos eran muy buenos, empezaba otro trabajo que me encanta y me hace feliz pero con otro tipo de ingresos, muy bajos.

Mi hermana y cuñado tienen una clínica médica en una zona rural y hace 4 años nos invitaron a entrar en su proyecto de interés social con una farmacia privada para ayudarnos con nuestros ingresos. Teníamos el capital (mi liquidación), las ganas y muchos sueños.

Empezamos con tres productos y una buena cantidad 20 de cada uno. Para esa época empecé a leerte y leer sobre los emprendedores, freelancers, pequeños negocios pero la información era confusa. Además no conocía nada de farmacia, de distribuidoras, visitadores, viñetas, bonificaciones, etc. Y para colmo emprendí un negocio que no era rama de mi profesión, pues o soy ingeniera civil.

Pensaba que la ganancia era nuestra y nos la comíamos y pensábamos ¡qué buen negocio! La inversión era nuestra así que no debíamos a nadie y, bueno, era una completa locura.

Con los meses la demanda de otras medicinas se hizo presente y ya no generaba ganancia, más bien empezaba a invertir la ganancia. En ese tiempo descargué el formato de presupuesto porque estábamos desorganizados, usábamos dinero del otro trabajo y de la farmacia, las salidas al cine, a comer, los gustitos no eran buena idea… era una locura total.

Nos sentamos, nos organizamos y empezamos a escribir qué es lo que queríamos, hacia dónde queríamos ir, y como buena formuladora, nos organizamos y obvio te seguía de cerca.

Lo primero que hicimos fue ponernos un salario bajo para invertir y pagar cuentas fijas.

Queríamos dejar un porcentaje para acondicionamiento, otro porcentaje para medicina y así sucesivamente. La cosa se iba poniendo buena y contratamos a alguien. Ese alguien era uffffff un porcentaje más, las ganancias cada vez eran más y, obvio, los porcentajes también, pero los organizamos de la siguiente manera:

  1. Salario bajo para nosotros.
  2. Salario para el ayudante.
  3. Luz de la farmacia.
  4. Medicina nueva.
  5. Vigilancia de la farmacia.
  6. Ahorro de la farmacia.

Lo poquísimo que quedaba lo tenia en ahorro de la farmacia, eso me servia para pagar algunas facturas que me dejaban las distribuidoras y si el producto no se vendía al mes entonces debía pagar. Aunque muchas veces tenía que agarrar de nuestro salario de la farmacia y había conflicto, pero aprendí que como estábamos empezando no podía pedir mucha medicina.

A como crecés, así gastas y así debés invertir y ahorrar. Son cosas que he aprendido deben de ir de la mano.

Hoy en día nuestra farmacia está lindísima. Es pequeña, tenemos 403 productos y 2 trabajadores. Además, en este momento están elaborando un sistema, y en junio compramos la computadora y la mini refrigeradora.

Debo decir gracias por ser nuestra mentora financiera. Los tips nos servían y los poníamos en práctica.

Las finanzas personales son tan elementales como la salud, pero no se les da la importancia que tienen. Debo mencionar que la farmacia es complemento de nuestro presupuesto porque es un proyecto social y las medicinas están a precios bajos y tienen ganancia baja, nos encanta hacerlo de esta forma. Por eso los invito a organizarse, soñar y ayudar a las personas.

Tenemos una deuda de tarjeta a 0% de interés que la cancelaremos en noviembre. Todo esto sucede si se organizan y se lleva un presupuesto detallado.

No somos ricos ni mucho menos millonarios, pero estamos siendo organizados y responsables con las finanzas.

Saludos.

¿Ya sentís la inspración que sentí yo? Hay tantas cosas que me gustan de esta historia: el empezar de 0, el ser un emprendimiento social, el ir apriendiendo poco a poco y el no querer sangrar a la empresa comiéndose las utilidades.

Espero que el emprendimiento de Xochil te ayude a vos a dar ese primer paso que has estado esperando durante tanto tiempo. ¡Emprender no es fácil, pero vale 100% la pena!

Comentarios