Siete mitos sobre viajar barato

FOTPS-01

Si alguna vez has asistido a una de mis charlas o talleres, me habrás escuchado decir que yo tengo dos objetivos en mi vida:

  1. Crear cultura financiera en América Latina.
  2. Viajar por el mundo.

Como podrás imaginar, para este segundo necesito mucho dinero. Pero, en la búsqueda de cumplir esa meta, he podido realizar unos cuantos buenos viajes y he aprendido mucho en el proceso… Sobretodo sobre cómo gastar menos y así viajar más 😉

Si sos de los míos y para vos también viajar es toda una inversión en experiencias –de verdad, uno nunca regresa siendo la misma persona de ningún viaje-, por acá te dejo un par de tips que yo he aprendido en estos años, desde que a los 21 años me fui con tres amigas a mochilear por Europa.

Mito #1: Los sitios web de terceros siempre ofrecen la mejor tarifa.

Durante un buen tiempo fui fiel compradora en Expedia, hasta que descubrí, a través de varios viajes, que si revisaba las páginas webs de los hoteles y líneas aéreas directamente encontraba todo más barato.

También es recomendable llamar directamente al hotel, por ejemplo, y preguntar si tienen alguna promoción que no está anunciada en la página web.

Mito #2: Lo mejor para pagar son cheques de viajero.

Cierto, todos queremos mantener nuestro dinero seguro mientras viajamos y a mí ya me pasó una vez que me robaron $300.00 dólares de una caja fuerte en un hotel en Tailandia.

Pero esto no quiere decir que debás llevar un bolso lleno de cheques de viajeros listos para canjear en tu destino; o llevar una cangurera escondida debajo de tu camisa o pantalón, para que nadie te robe.

De hecho, lo mejor es llevar algo de efectivo y tu tarjeta de débito para que podás retirar del ATM en el país donde estés. La mayoría de los bancos tienen alianzas con otros bancos en el extranjero (o, incluso, sucursales del mismo banco) que permiten que no te cobren comisiones o unas muy bajas.

Te recomiendo ir sacando el dinero poco a poco, a medida que lo vas necesitando y no sacarlo todo de una vez por un asunto de seguridad… y también de tentación ;).

Mito #3: Nunca usés una tarjeta de crédito en el extranjero.

Pues yo siempre he llevado mi tarjeta de crédito conmigo a los viajes, con la cantidad que se va gastando en pasajes, hoteles, comidas y compras, soy feliz acumulando esos puntos y me permite no tener que andar cargando tanto efectivo.

Además, muchos bancos ofrecen tasas de cambio bastante atractivas en el extranjero y tienen beneficios adicionales, como pagar por tu seguro de auto si llegás a rentar uno.

En cuanto a la seguridad, debés tener las mismas precauciones que cuando la usás a nivel local: usala en lugares seguros y siempre fijate en lo que vas a firmar.

Mito #4: Un costo menor quiere decir menor calidad.

No necesariamente. Podés viajar a destinos menos populares, o en épocas no tan concurridas (como cuando todo el mundo está trabajando y no de vacaciones).

Los hoteles bajan sus precios, los sitios turísticos están menos atiborrados y eso te permite disfrutar más.

Mito #5: No vale la pena comprar un seguro de viajes.

Lo diré incansablemente: los seguros –cualquier seguro- lejos de ser un gasto, es una inversión. Ya anteriormente escribí un post, que podés leer aquí, sobre por qué comprar un seguro de viaje, pero en resumen, lo peor que te puede pasar es irte de viaje, tener un accidente y que tus gastos se salgan completamente de control.

El único caso en el que yo no compraría un seguro de viaje es si tu viaje es relativamente barato y tenés un buen seguro médico y/o de accidentes que te puede cubrir.

En todos los demás casos, este seguro te sirve para no perder tu dinero en caso de cancelación de viaje, o para resguardarte en caso de una enfermedad o accidente al estar de viaje.

Mito #6: Por seguridad, vale la pena irse en Taxi.

No, no siempre. Claro, todo depende del lugar donde estés y, ciertamente, no vas a poner en riesgo tu vida si el transporte público no es seguro.

Hay países, como India, en los que rentar un taxi todo el día sale súper barato y vale la pena tener tu conductor personal para ir a diferentes lugares. Pero, hay otros, en los que es absurdamente caro y el transporte público es bien conveniente, seguro, barato y hasta más rápido.

Te recomiendo hacer una investigación previa del lugar al que vas, para saber qué dicen otros turistas y qué vale más la pena. Pero no des por hecho que el gasto en taxi es  uno necesario. Podría resultar una buena fuente de ahorro, para que después podás gastar en otras cosas ;).

Mito #7: Las tiendas “duty-free” son lo más barato

Aunque sí podés encontrar algunos productos baratos, como los cigarros o el alcohol, tampoco es ganga comprar en las famosas tiendas de duty-free.  De hecho, yo he encontrado perfumes y maquillaje más baratos en tiendas dentro del país, que en el aeropuerto, así que mucho cuidado con desbocarse antes de siquiera haber llegado a tu destino ;).

Y, en defintiiva, hay muchos mitos más alrededor de viajar con un presupuesto. Para tips sobre cómo ahorrar al viajar, podés hacer clic aquí y leer este artículo que escribí tras regresar de mi viaje del Sudeste Asiático.

¿Y vos? ¿Qué otros mitos has descubierto sobre esto de viajar barato? ¿Cómo más conseguís ahorrar?

Comentarios