Cómo prepararse para el Paro Nacional

Hace unas horas la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, conformada por organizaciones del sector privado (como el COSEP, Amcham, Funides), estudiantes, sociedad civil, campesinos y otros, dio una conferencia de prensa en la que anunció la decisión de llamar a un paro nacional el día jueves 14 de junio.

Desde que escuché la conferencia de prensa y leí el comunicado, y considerando todas las preguntas que he recibido sobre posibles consecuencias del paro, me di a la tarea de preguntarle a varios amigos qué significa este paro nacional y qué implicaciones podría tener en nuestro hogar, barrio, comunidad y en el país.

¿Un paro nacional de 24 horas?

Sí, el comunicado habla de un paro con duración de 24 horas y esto, en teoría, no debería ser catastrófico para nosotros, a nivel individual.

Para cada uno, un paro de un día es como día feriado más. Un día en que ningún comercio abre. Por lo que las medidas a tomar, si es que las tomarías, serían las mismas que en un caso así.

Sin embargo, siempre es sano prepararse más allá y estar listos para circunstancias más difíciles. No es lo mismo un paro de 24 horas, que uno de una semana, quincena, o un mes. Ahí la cosa cambia mucho.

Por lo tanto, las recomendaciones que leerás a continuación, si bien pueden ser tomadas en cuenta para este paro programado, son aun más importantes si le paro llegase a durar más. Y como no sabemos a ciencia cierta qué puede pasar, es mejor estar preparados.

Qué comprar

Lo que se busca es que tengamos en casa lo suficiente para vivir. Al final, siempre queremos eso, ¿no? Lo que pasa es que estas son circunstancias “especiales”, que requieren medidas especiales.
En primer lugar porque no tendremos la facilidad de ir al súper, como normalmente hacemos, si algo se nos termina. Y en segundo lugar porque aunque se supone que los servicios básicos (agua, luz) se mantendrían, no sabemos qué podría pasar y es mejor estar preparados con alimentos que funcionen en cualquier circunstancia.

Quiero dar gracias especiales a nuestra amiga Luz, porque justamente el viernes pasado nos presionó para abastecernos de no perecederos y nos hizo hasta listita de cosas qué comprar. Gracias a sus consejos e insistencia, hoy no tenemos que salir corrieno a comprar.

Aclaro que cada persona / familia es diferente. Por lo que es mejor si cada quien usa esto como base y lo personaliza según sus necesidades y presupuesto:

  • Suficiente agua
  • Carnes enlatadas, salchichas enlatadas y atún enlatado
  • Conserva listas para comer: frutas, verduras, sopas y un abrelatas
  • Barritas de proteínas o cereales
  • Avena, pinolillo y otros cereales / bebidas
  • Cereal seco y/o granola
  • Mantequilla de maní
  • Alimentos de alta energía como nueces y frutos secos
  • Galletas
  • Jugos enlatados
  • Leche pasteurizada no perecedera y/o leche en polvo
  • Alimentos para bebés
  • Comida para mascotas
  • Candelas, fósforos, baterías
  • Lo necesario para tener un kit de emergencia básico en tu casa (los hospitales seguirían abiertos)
  • Artículos de aseo personal, como shampoo, jabón, desodorante, pasta dental

Antes de comprar, siempre revisá la fecha de caducidad y elegí la más alejada. La ventaja de estos productos es que suelen durar meses y hasta años. De manera que si no los terminás consumiendo ahorita, no los tenés que tirar ni desperdiciar, sino que simplemente los podés comer después.

Quiero hacer énfasis en comprar solo lo necesario y no a lo loco-desesperado. Si bien es cierto todos queremos estar abastecidos y nos da miedo quedarnos sin comida, recordemos que:

  1. El dinero también hay que cuidarlo. No queremos comprar de más y que después nos haga falta para otra cosa o que debamos empezar a tarjetear todo.
  2. Todo aquel que no había tenido chance de ir al súper, va a necesitar comprar en un solo día y es probable que los supermercados no tengan capacidad para TODOS, así que pensemos en los demás. Compremos lo necesario y dejemos también para que otros compren.
  3. El paro es una medida para que el dinero no circule en la economía por un dia y si nos volvemos locos comprando antes del paro, no se logra el objetivo de ejercer presión sobre el Gobierno, porque estaríamos inyectando un flujo de dinero adicional que le serviría como colchón al país.

Otras medidas a tomar en cuenta son:

  • Tener un radio con batería para estar comunicado, en caso que todo lo demás falle.
  • Mantener los celulares cargados y con plan de datos, por si se va el internet de tu casa.
  • Rellenar el carro de combustible, pero solo utilizarlo si es indispensable.

Medidas de seguridad para tu casa

La delincuencia, violencia, robos y asaltos se han estado incrementando en estos días. Todos hemos recibido videos, fotos, publicaciones o mensajes de voz de algún atraco en alguna ciudad. Así que debemos ser cautelosos.

Si ya hay un paro y no vas a ir a trabajar, no salgás de tu casa si no es estrictamente necesario. Lo ideal es que estés en casa, con tu familia y te asegurés de:

  • Siempre mantener las puertas cerradas y con llave. Yo tengo un princeso que ya un par de veces ha “cerrado” dejando la llave afuera. ¡No es momento para esto!
  • Lo mismo aplica con las ventanas, especialmente si son grandes y no tienen ningún tipo de seguridad.
  • Organizate con tus vecinos y personas de tu barrio o residencial para que en conjunto coordinen acciones de defensa y seguridad de todos los habitantes. Por ejemplo, un amigo de mi esposo ha estado haciendo turnos de vigilancia en conjunto con sus vecinos en uno de los residenciales de Carretera a Masaya. Este es un momento para que todos velemos por todos.
  • Si tenés alarma en tu casa, revisá que todos los puntos funcionen perfectamente y no olvidés activarla al dormir. Aunque ya vimos que de día también puede pasar.
  • Si vivís en un reparto con seguridad y aun no lo hacen, es momento de apretar las medidas. Nosotros, por ejemplo, desde hace dos semanas lo hicimos y se pasó el reglamento a cada casa. Cosas básicas como que se sepa quién vive ahí (por medio de un sticker) y quién no, no se dejen pasar carros después de determinada hora y que se anoten TODAS las personas, pueden hacer la diferencia.
  • Conocer quiénes están en tu cuadra y con quiénes podés contar y confiar. Incluso, tener al menos un contacto en cuadras aledañas, o en repartos vecinos es súper útil para darte cuenta de lo que pasa más allá de donde vivís.
  • Tener bocinas, alarmas o pitos en cada casa, para en caso de emergencia poderlos usar y alertar a los demás. Entre más vecinos estén de acuerdo con esto, mejor.
  • Si vivís en una zona en conflicto, garantizar que las personas duerman en los cuartos que estén más alejados de las calles o ventanas que dan a la calle, para que pueda dormir más seguros.
  • Nosotros, además, tenemos un grupo de WhatsApp con nuestros vecinos cercanos, en el que siempre nos estamos comunicando. Si nos llegáramos a sentir inseguros, o escucháramos algún ruido raro, serían los primeros a quienes les avisaríamos y viceversa. Son las personas más próximas a ayudarte.

Adicional a esto, no olvidemos que estamos en época de lluvia y aunque no lo ha hecho estos últimos días, es mejor estar preparados. Dando clic acá podés leer 10 maneras de proteger tu hogar de la lluvia.

Qué hacer con tu dinero

Ésta es una de las preguntas más grandes que surgen en estos momentos. Y si desde antes ya se tenía la cosquillita de sacar el dinero del banco y cerrar cuentas, es probable que esto lo empeore.

Desde el mes pasado que escribí precisamente sobre irnos preparando para una emergencia, recomendé no sacar TODO tu dinero ni cerrar cuentas, pero sí contar con suficiente efectivo. Sé que el paro cae en un día difícil para muchos porque es justamente un día antes de la quincena y como vivimos coyol quebrado, coyol comido, ya para ese día la mayoría no tiene casi nada.

Sin embargo, dure o no dure 24 horas el paro, tu quincena del viernes sí debería estar garantizada y la debés cuidar y estirar lo más posible. Recomiendo mantener suficiente efectivo para 10-15 días.

Ahora, quizá pensés que este efectivo no te serviría de mucho dado que los comercios estarían cerrado. Entonces, ¿qué y dónde comprarías con ese dinero? Y, por una parte, es cierto. En estos momentos, el dinero de cierta manera deja de tener valor.

Lo que te sirve es el trueque. Si, por ejemplo, tu vecino tiene azúcar de más y vos tenés avena, podés hacer un intercambio de un poco de azúcar por un poco de avena para que ambos tengan qué comer. Lo que va a tener valor son los productos que vos tengás, no el dinero en sí mismo.

Es como volver a una economía rudimentaria o incipiente.

Por otra parte, es probable que el efectivo te sirva para comprar en algún establecimiento pequeño, mercado negro, o comercios no a favor del paro. De esto, siempre habrá.

Eso sí, si vas a mantener dinero en tu casa, no lo tengás todo junto y más bien intentá distribuirlo en diversos lugares. Así, si te roban o algo pasa en algún punto, el resto está seguro. Hay un par de ideas buenas en Youtube para almacenar dinero de manera segura. Acá un ejemplo. ¡Ah! Y cuando lo vayás a usar, evidentemente no te lo llevés todo, sino solamente lo que vayás a utilizar.

Por otro lado, asegurate de tener acceso a tu banca en línea… sí, por cada banco donde tengás tus cuentas. En plano paro, siempre podrías hacer tus pagos y revisar tus cuentas a través de tu banca el línea. Usá la tecnología a tu favor.

Finalmente, sé que hay personas que han salido del país, han enviado a sus hijos fuera del país o están pensando en salir ellos del país. Mantené tus tarjetas de crédito activas y al día, pues para la compra de cualquier boleto, la vas a necesitar.

Últimas recomendaciones

No puedo dejar de decirlo y sé que es difícil hacerlo, pero mantengamos la calma y cuidémonos no solo físicamente, sino también emocionalmente. Estar todo el día, durante horas y hora seguidas viendo redes sociales y leyendo mensajes y videos no es sano.

Entiendo la necesidad de saber qué pasa a cada momento, todos queremos estar informados. Pero también necesitamos un descanso cada cierto tiempo. No nos sintamos culpables de tomarlo.

Insisto, nuevamente, en no sacar todo tu dinero del banco, dejar las cuentas en cero y/o cerrarlas, pues solo generaría más caos y desestabilizaría al país. Es decir, a nosotros mismos. Cuidemos nuestro sistema financiero, nuestro dinero, nuestra salud mental y lo que compartimos con seres queridos.

Comentarios