Coronavirus y gastos: cómo reducir y ahorrar

Muchos tememos ser despedidos o que nuestras ventas bajen y se siente como un Abril´18 nuevamente.

Es sano prepararse para lo peor y esperar lo mejor. Al fin y al cabo que si reducís y no pasa a más, te habrás ahorrado una buena plata que siempre podés usar después para tu fondo de emergencia, abonar a deudas, o cumplir metas.

Muchos de los gastos que normalmente hacemos se recortarán por su cuenta. Con la responsabilidad que todos tenemos encima de no propagar el virus y, por tanto, hacer un distanciamiento social, algunos rubros se van solitos. Por ejemplo:

  • Salidas a comer y a bares.
  • Salidas al cine u otras formas de entretenimiento.
  • Celebraciones de cumpleaños.
  • Compra de ropa & zapatos.
  • Salón de belleza.
  • Gastos de semana santa.

Sin embargo, también debemos ser proactivos y precavidos. No me gusta ser alarmista, pero sí soy realista. Y algo me dice que nuestra vida, tal como la conocemos, va a cambiar y lo hará rápidamente. Así que preparemos nuestras finanazas.

NOTA ANTES DE EMPEZAR: si nunca has hecho un presupuesto, es parte esencial de una vida finaniera sana. Y en estos momentos, podés aprovechar para hacer tu primero. Acá podés descargar el presupuesto 2020 de Plata con Plática.

1. Automatizá tus finanzas

Automatizar tus transacciones bancarias mensuales es un buen movimiento en circunstancias normales. Simplifica tu vida. En estos momentos lo es aún más, pues al reducir tu exposición pública minimizás el riesgo de enfermarte. En lugar de ir de un lugar a otro a hacer mandados y pagar, hacé todas tus operaciones bancarias desde tu hogar.

Al poner tus pagos en débito automático, evitás la posibilidad de pasarte de la fecha de facturación, pagar tarifas atrasadas, que te corten el servicio o exponerte a la visita de más personas por un servicio no pagado. Algunas empresas incluso ofrecen un pequeño descuento en el pago, lo que te ahorra dinero y tiempo.

Estas son algunas de las facturas que podés pagar automáticamente para evitar ir al banco:

  • Servicios básicos (agua, luz)
  • Teléfonía celular
  • Cable e internet
  • Seguro
  • Hipotecas o renta (podés hacer una transferencia a la persona, especialmente ahorita que el ACH está gratis)
  • Tarjeta de crédito u otros préstamos
  • Suscripciones mensuales recurrentes
  • Ahorro. Que, de hecho, es de las mejores maneras de ahorrar: ¡hacelo automático!

Esto NO quiere decir que te vas a deslindar completamente de tu vida financiera. Siempre es bueno monitorear tus transacciones semanalmente, asegurándotre que los montos sean los correctos.

2. Cancelá -o reducí- todo aquello no vayás a usar

Como en toda crisis, siempre hay oportunidades. Y más allá de aquellos gastos obvios mencionados al inicio, que prácticamente se bajan solos, hay otros que está en tus manos reducir y no te costará tanto trabajo.

Por ejemplo:

  • Si tu gimnasio estará cerrado, es una mensualidad que no pagarás.
  • Sé más consciente con las compras que hacés. Constantemente llevamos gustitos que no aportan nada a nuestra salud, como gaseosas, papitas, galletas, cereales, etc. En estos momentos, es bueno para tu sistema inmunológico comer más sano y para tu cartera bajar los gastos.
  • Si estarás en tu casa, quizá el plan de celular que tenés -o recargas que ponés- sea innecesario, pues tenés el Wifi de ahí. Siempre que no estés bajo contrato, lo podés disminuir. Nosotros lo hicimos para la crisis de Abril´18.
  • No des a lavar tu carro. Hacelo vos.
  • Averiguá con el colegio de tus hijos si la mensualidad se mantiene igual, aun cuando no estén yendo a clases.

Si necesitás ayuda con ideas creativas de cómo ahorrar hasta el último centavo, acá te dejo:

Y no lo olvidés, todo lo que logrés ahorrar, debe ir directo a tu fondo de emergencia en una cuenta de ahorro de fácil acceso.

3. Acercate a tus acreedores

Si estás en una situación en la que sabés que tus finanzas y capacidad de pago se verá afectada de entrada, acercate a las entidades a quienes debés.

Sé que es tentador bloquear números, no contestar llamadas y borrar mensajes de cobro… pero nada ganamos con eso. Como siempre digo: no es lo mismo que tus acreedores sepan que no podés pagar a que CREAN que no querés pagar.

Llamalos, explicales tu situación e intentá llegar a un acuerdo de pago.Sé que en muchos países la banca, apoyada por el gobierno, está dando pausas a los pagos y alivios a los deudores. Aun no es una realidad en nuestro país, y mientras eso no pase, lo correcto es dejar saber a la entidad nuestra situación.

4. Mantené algo de efectivo

OJO: algo de efectivo, no dije vaciar tus cuentas bancarias. Si el brote de COVID-19 empeora significativamente, no sería loco que tengamos cuarentenas a gran escala en el país.

Esto podría dificultar sacar efectivo si lo necesitás, especialmente si cierran sucursales bancarias. Siempre es bueno manejar algo de efectivo y guardarlo en un lugar seguro de tu hogar.

5. Invertí en vos

Aprovechá este tiempo para aprender más sobre aquellas cosas que normalmente das a reparar en tu casa y hacelo vos mismo. Quizá no lo podás hacer todo, pero te sorprendría lo mucho que podés llegar a aprender.

Inlcuso, con el desabesticimiento que se puede presentar, ¿sabías que podés hacer tus propios artículos de limpieza o desinfectante casero? Pinterest tiene maravillas para esto.

También es bueno aprovechar para tomar muchos de los cursos que has venido posponiendo, escuchar los podcasts que tenés pendientes, ver los tutoriales que has marcado, etc. De verdad, siempre hay mucho que aprender y el activo más grande que tenés sos vos.

6. Recordá que todo esto pasará

Lo más importante es que no entremos en pánico, pues éste lleva a un pensamiento irracional, lo que conduce a malas decisiones financieras.

Esta pandemia es una situación terrible y sí, provoca mucho miedo. No sabemos cuánto durará el brote, qué tan grave será y cómo saldremos de esto. Pero lo superaremos. Así que tomá decisiones financieras inteligentes y racionales y concentrate en lo que es realmente importante: tu salud y la salud de tus seres queridos.

Quedate en casa.

Comentarios