10 Poderosas razones para tener una cuenta de ahorro

El siguiente post es presentado por Banco LAFISE 

¿Qué tienen en común el 73% de la población a nivel mundial? No tienen ni una sola cuenta bancaria. Es decir, son personas no bancarizadas y, como te conté en este post, hay varias consecuencias que sufrimos por esto.

Las razones son diversas, pero en América Latina se suele deber a:

  • Desconfianza de la banca: ¿qué va a pasar con mi dinero?
  • Mal crédito: si abro una cuenta, me da miedo que me deduzcan lo que aun debo.
  • Falta de acceso: sí, esto es la mayoría.
  • Inercia: ¿para qué tomarme la molestia de abrir una cuenta en el banco?

Puedo decir, orgullosamente, que he ayudado a decenas de personas a tener su PRIMERA cuenta en el banco. El año pasado tuve la oportunidad de trabajar con varias comunidades (en El Crucero, San Diego, San Marcos, Diriomo, etc.) con quien trabaja la ONG Free The Children y una de las grandes metas que logramos fue despertar el interés de estas personas de tener una cuenta en el banco.

Con tan solo una cédula, un dólar y una referencia, estas personas (en su mayoría mujeres) pasaron de ser no bancarizadas a existir en el sistema financiero nacional.

Pero no es de eso que te quiero hablar, sino de por qué VOS, que probablemente sí tenés alguna cuenta en el banco –al menos la de nómina, en la que te pagan- deberías también tener tus ahorros en, TA-RÁN, una cuenta de ahorro.

Así es señores y señoras, damas y caballeros, aunque usted no lo crea, el dinero no se guarda debajo del colchón, en el tarrito de café detrás de los platos, ni dentro del refrigerador. El dinero se guarda en el banco.

10 razones para tener una cuenta de ahorro

Me encantaría que simplemente tomaras mi palabra anterior y que esa fuera razón suficiente para abrir tu cuenta… pero como sé que no es así, acá me dispondré a darte explicaciones.

1. Tu dinero está seguro. Sí, diferente a lo que podás pensar, en tu casa (por más escondido que tengás el dinero) tu plata puede desaparecer. En el banco tenés la seguridad de que está resguardado y si aun recordás con trauma la quiebra de los bancos en los 90´s, para eso existe el FOGADE, que protege tus ahorros hasta por $10,000.00 dólares por banco.

2. Menores tentaciones. Muy ligado al punto anterior, uno de los grandes riesgos que corre nuestro dinero es ¡en nuestras manos! Y es que, normalmente, ese dinero que nos auto-prestamos rara vez nos lo auto-pagamos. Con tu dinero en el banco te hacés el auto-boicot más difícil.

3. Acceso cuando sea necesario. Al mismo tiempo, esto NO quiere decir que acceder a tu dinero va a ser imposible. Las cuentas de ahorro suelen venir acompañadas por una tarjeta de débito que te permite retirar en caja, en un ATM o pagar con ella. Eso sí: ¡el chiste es que lo hagás cuando lo necesités!

4. Depósitos y transferencias automáticas. ¿Qué queremos todos? ¡Ahorrar! ¿Cuántos lo logramos mensual y puntualmente? ¡Muy pocos! Hacete la tarea más fácil transfiriendo el dinero en cuanto te paguen o a través de Planes de Ahorro Programados, donde ni siquiera tenés que tomar la decisión cada vez que te pagan. El banco lo hace por vos.

5. Dinero extra, mantenelo separado. Cada vez son más las personas que encuentran nuevas y mejores maneras para generar ingresos adicionales a su trabajo de 8 a 5 (aquí podes ver cómo 15 personas lo hacen mes a mes) y un consejo sano es que tengás tu propia cuenta de ahorro –distinta a la de nómina- para que te paguen ese trabajito:

  • Le hacés el trabajo más fácil a quien te va a pagar, porque simplemente te transfiere.
  • Mantenés orden en tus finanzas, al manejar ambos ingresos separados.

6. Ahorro controlado. Si ya tenés una cuenta de nómina podés pensar que esa cuenta es suficiente. Sin embargo, siempre es recomendable que tus ahorros estén separados para que los podás controlar mejor y sepás cuánto realmente es para tus gastos y cuánto es de tus ahorros.

7. Es más barato que prestar. Evidente, ¿no? Pues resulta que si tenés tus respectivos ahorritos y necesitás plata, no te toca ir a prestar (y pagar una tasa de interés considerable) si no que podés hacer uso de tu propio dinero.

8. Desalienta el gasto imprudente. Y es que para ahorrar, debés dejar de gastar. Cuando las personas tienen una meta de ahorro es más probable que digan NO a compras y gastos innecesarios.

9. Tasa de interés. La mayoría de cuentas de ahorro en Nicaragua brindan una tasa de interés de 1% en córdobas o 0.75% en dólares. Pero si tu dinero está en la casa o en tu cuenta de nómina, no está ganando NADA.

10. Le das un buen ejemplo a tus pequeñXs. Muchos papás y mamás quieren enseñar a sus hijos a ahorrar y a hacer un buen uso del dinero. Pues nada les enseña mejor que el ejemplo. Verte y acompañarte al banco o ATM, depositar tu dinero y verlo reflejado en tu cuenta es de las mayores lecciones que les podés dar. Y, en cuanto podás, abrí una cuenta para ellos también.

Finalmente, las cuentas bancarias abren la puerta a otros servicios. ¿Necesitás una mejora en tu hogar o un préstamo para comprar un auto? Se te hará más fácil en un banco que ya te conoce y sabe tus movimientos. También hay otros vehículos de inversión disponibles, incluidos los Certificados de Depósito y la Bolsa de Valores.

¿Y vos? ¿Ya tenés una o más cuentas de ahorros? ¿Qué uso le estás dando?

 

Comentarios