CD vs cuenta de ahorro: ¿qué es mejor?

CDvscuentaEl siguiente post es patrocinado por Banco Lafise

Todos sabemos que ahorrar un poco de dinero cada mes es indispensable para llevar una vida financiera sana y para cumplir las metas que tengamos, pero escoger el vehículo correcto para ese ahorro es igual de importante.

Aunque ciertamente hay muchos tipos de cuenta diferentes –con más variaciones todavía según cada banco-, dos de las maneras más comunes de ahorro son las famosas cuentas de ahorro y los CD´s o Certificados de Depósito. ¿Qué es cada uno, para qué sirven y en qué se diferencian? De eso te quiero platicar hoy para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Cuentas de ahorro

Una cuenta de ahorro regular te permite ganar intereses en el dinero que vas depositando a la cuenta. En la mayoría de los casos, a diferencia de un CD, los fondos no tienen que estar retenidos en la cuenta por un periodo de tiempo determinado, sino que vos podés meter dinero y sacarlo a tu gusto y antojo o, mejor todavía, cuando realmente lo necesités.

En dependencia del banco y la cuenta, puede ser que tengás acceso o no a una tarjeta de débito para retirar tu dinero desde un cajero automático. Esto, como todo lo demás en la vida, es un arma de doble filo que puede traer ventajas para unos y desventajas para otros.

¿Cómo así? Bueno, de primera instancia podríamos asumir que es mejor tener la tarjeta de débito para ir más cómodamente al ATM de ser necesario. PERO, para las personas que se les hace difícil ahorrar y controlar sus impulsos de compra, esa tarjeta también puede convertirse en una enorme tentación que sabotee tus ahorros. De hecho, muchos me han compartido que la única manera en que han logrado ahorrar es rompiendo su tarjeta de débito –o dándosela a otra persona- para no sacar el dinero a menos que sea una verdadera emergencia.

En este sentido, también hay otra solución. No es precisamente una cuenta de ahorro, sino un plan de ahorro programado, que pronto estará disponible en Banco Lafise. ¿En qué consiste? Pues bien, haciendo uso del famoso #QuitameloQueMeLoGasto, con este plan vos podrás decidir y definir el monto que querés ahorrar, el plazo y la periodicidad y ellos se encargarán de quitarlo de tu cuenta y ahorrarlo por vos.

Me gusta porque en estos años dedicándome a las finanzas, me he dado cuenta que uno de los errores que cometemos al querer ahorrar es decirnos a nosotros mismos “voy a ahorrar lo que me sobre” cuando, en realidad, el ahorro debería ser lo primero que salga de tu cuenta para que no sintás la tentación de gastarlo. Así que con este plan, asunto resuelto, de la misma forma que funciona un débito automático por servicios básicos, así mismo te obligarás a ahorrar el monto que querés. ¡Ah! Y las tasas no están nada mal: entre el 2% y el 5%.

Hay varias razones para pone tu dinero en el banco en lugar de debajo del colchón:

  1. Seguridad: El dinero en tu casa puede ser robado, extraviado o, si algo le llegara a pasar a tu casa –como un incendio- ahí se iría también tu dinero. En cambio, en el banco está seguro de cualquiera de esos incidentes y, además, gracias al FOGADE, tus ahorros están protegidos hasta por $10,000.00 dólares en caso de quiebra del banco.
  2. Interés: Evidentemente, tu dinero en tu casa no gana nada de interés, en el banco sí. En general, las tasas de ahorro en Nicaragua andan en 0.75% en dólares y 1% en córdobas.
  3. Historial: Tener una cuenta bancaria puede ser de gran ayuda cuando querrás solicitar un préstamo, pues le permite ver a la institución financiera tu movimiento de dinero, flujo y capacidad de pago. Esto es especialmente importante cuando aún no tenés historial crediticio y vas a solicitar tu primer crédito.

A como yo lo veo, la cuenta de ahorro es ese primer paso que das cuando querés comenzar a juntar tu dinero. Es bastante fácil de abrir, manejar y seguro. 

¿Y los CDs?

Un Certificado de Depósito (CD) es poner cierta cantidad de dinero predefinida en una cuenta bancaria por un tiempo predeterminado a una tasa pactada. Esto quiere decir que por contrato ya sabrás cuánto dinero vas a recibir de principal + intereses y la fecha exacta en que lo recibirás.

Los CDs suelen tener tasas de interés más altas que las cuentas de ahorros porque el dinero que depositás queda inmovilizado durante el tiempo que vos pactés –desde unos cuantos meses hasta varios años-, por lo que es sumamente importante que tengás la seguridad de que NO vas a necesitar ese dinero durante ese tiempo.

¿Qué pasa si al final resulta que te urge el dinero antes de lo pensado? El banco te cobrará una penalidad y no vas a recibir el dinero que vos estabas esperando. En este sentido, no hay una tasa de interés fija para todos los CDs, sino que va a depender de:

  • El monto a ahorrar: como comprenderás, no es lo mismo meter en un CD $2,000.00 dólares que $20,000.00 dólares, ya que en el segundo caso tenés más oportunidad para negociar.
  • El tiempo que mantendrás ese ahorro: igualmente, no significa lo mismo dejar tu dinero congelado por 6 meses que por 5 años. En el segundo caso es más probable recibir más por tu dinero.

Tomando en cuenta estos factores, las tasas de interés de los CDs podrían oscilar entre 2% y 5% anual. Bastante más que en la cuenta de ahorro, ¿verdad? Esto es porque se trata de más dinero y de más tiempo congelado en el banco.

Entonces, ¿cuál de los dos?

Como habrás visto cada vehículo de ahorro tiene sus ventajas y desventajas. En la cuenta de ahorro tenés un poco más de flexibilidad en cuanto al monto de ahorro y el tiempo, pero la tasa es mucho menor.

Con el CD tenés el beneficio de multiplicar tu dinero con tasas más altas, pero el precio que debés pagar es un monto ahorrado más alto y la imposibilidad de tocar ese dinero. Le sirve a muchas personas para recibir intereses mensuales y vivir de ellos como si fuera un salario.

Cuál escoger va a depender de la meta que tengás. Si estás comenzando con el hábito del ahorro y lo que podés separar mensualmente de tus ingresos es poco, o si no sabés cuándo tendrás que hacer uso de se dinero, entonces elegí la cuenta de ahorro.

En cambio, si ya tenés un buen monto ahorrado y sabés con seguridad que es dinero que no necesitarás tocar, sino que solo lo querés hacer crecer, entonces el CD es para vos.

Al final, ningún producto financiero es bueno o malo por sí solo, sino que cada uno tendrá su lado positivo y negativo. Lo mejor es siempre conocerlos a profundidad e identificar cuál es el que mejor se adecúa a tu vida, tus condiciones y la meta que tenés.

¿Y vos? ¿Tenés cuentas de ahorro? ¿Cómo te ha ido con ellas? ¿Has abierto un CD antes? ¿Cómo te fue con los rendimientos? ¡Contanos tus experiencias!

Comentarios