El mejor banco y la mejor cuenta bancaria

Cada vez más personas comprenden la importancia del hábito del ahorro y se animan a abrir una cuenta bancaria para depositar ahí el dinero de sus metas, sueños o fondos de emergencia.

Sin embargo, al comenzar, una duda común surge y la he estado viendo continuamente en los últimos meses a través de mis redes sociales. Va algo así:

Y la respuesta es sencilla, pero elaborada. A ver, la respuesta sencilla es: “no existe”. Así de simple. No hay un solo mejor banco, o una mejor cuenta bancaria que les brinde a todos por igual, absolutamente todo lo que buscan siempre.

Es aquí donde empieza la parte elaborada de la respuesta. Como en muchas otras cosas de la vida y en las tarjetas de crédito (que es otro producto por el cual me preguntan constantemente): depende.

El mejor banco y la mejor cuenta bancaria dependerá, en gran medida, del objetivo que tengás al abrir esa cuenta. ¿Qué es lo que buscás? ¿Para qué querés la cuenta? ¿Con cuánto dinero contás? ¿Cuándo usarás el dinero? ¿Querés tener la flexibilidad de retirarlo o no? Y muchas otras preguntas más.

De todo hay en la viña del Señor

Para los gustos se hicieron los colores y cuando de cuentas bancarias hablamos, los bancos han hecho un gran trabajo creando un sinnúmero de cuentas con diferentes características para intentar cubrir las necesidades de todos.

Es por esto que nadie –ni siquiera yo- te puede decir simplemente “Ésta es LA cuenta que debés abrir”, sin conocer antes tus objetivos al abrirla.

Por ejemplo, no es lo mismo una persona que quiera una cuenta para que le paguen y depositen por sus trabajos de freelancer, a otra que busca recibir más por su dinero, sin necesidad de tocarlo durante un tiempo.

La primera probablemente necesitará una cuenta con un monto mínimo bastante bajo, que le otorgue una tarjeta de débito, acceso a banca en línea y quizá la tasa de interés no le importa tanto.

La segunda, por el contrario, no necesitará una tarjeta de débito (pues no requiere mover o sacar su dinero), sino que más bien buscará además de la solidez y confianza del banco, un certificado de depósito con la tasa de interés más alta.

¿Ves cómo las características personales y objetivos de cuenta cambian todo el panorama? Esto es lo que no permite hablar de “un mejor banco” o “una mejor cuenta bancaria”.

Cómo elegir la mejor cuenta PARA VOS

Teniendo claro esto, lo que sí podés hacer es comprender al 100 tus necesidades para, en base a éstas, elegir aquella cuenta bancaria que en determinado momento es la que mejor te funcione.

Algunas de las características que podés investigar y analizar sobre los bancos y cuentas, son las siguientes:

  • Productos ofrecidos: ¿Tienen variedad? Cuentas de ahorro, CDs, tarjetas de créditos, préstamos, etc.
  • Cargos y comisiones: ¿Te cobran mantenimiento mensual, uso de cajeros automáticos, retiros después de cierta cantidad, sobregiros, transferencia de dinero entre cuentas y envío de estados de cuenta impresos? Tenelo presente desde antes.
  • ATMs y sucursales: ¿Cuántas tienen y dónde están? ¿Te queda alguna cerca? O quizá lo que te interesa es que NO esté cerca para no caer en la tentación de sacar dinero ;).
  • Servicio al cliente: Junto con el punto anterior, si sos de los que quiere o necesita ir al banco directamente, ¿qué tal es la atención? ¿cuántas personas están atendiendo? ¿Qué tanto tiempo tendrás que esperar?
  • Tecnología: ¿Cuentan con banca en línea? ¿Qué tal es? ¿Qué te permite hacer? ¿Qué tal una app propia del banco?
  • Estabilidad financiera: Normalmente, el Banco Central de cada país (el banco Central en Nicaragua, BANXICO en México, o la FED en USA) analiza y publica, a través de diversos indicadores, la solidez de cada banco.
  • Tamaño y presencia del banco: Algunos son locales, otros son regionales. ¿Qué buscás vos? ¿Qué te da más seguridad?
  • Mínimos, máximos y Tasa de interés: Distintas cuentas tienen distintas tasas, en dependencia del monto mínimo requerido y/o si dejás una parte (o todo) congelado.
  • Productos y Servicios disponibles: Algunos servicios, como los planes de ahorro programado que te permiten ahorrar en automático, pueden ser muy útiles y no todos los tienen. Indagá en los bancos si tienen lo que buscás.

 En qué me fijo yo

De nuevo, este es un tema bien personal y no debe ser tomado como la fórmula mágica para elegir una cuenta. Pero, para darte un ejemplo, te enumero las cosas que en estos momentos de mi vida, yo busco al abrir una cuenta bancaria:

  • Cargos y comisiones. ¿Cuáles son las comisiones que me van a cobrar y por qué? ¿Se pueden evitar? En el caso de los cargos por dejar la cuenta en menos del mínimo requerido (muy a mi dolor me ha pasado), ¿cuál es el mínimo? ¿Lo puedo mantener? ¿Cuánto me van a cobrar?
  • Full acceso digital. Por mi trabajo paso un buen tiempo en la computadora y como buena millenial, me gusta tener todo en el celular. Entre menos tenga que ir a hacer filas al banco y más transacciones pueda realizar desde mi mano (celular o computadora), mejor. Así que siempre me fijo en cómo es la plataforma en línea y qué tantas transacciones puedo realizar en ellas.
  • Cantidad y distribución de ATMs. Sí, me encanta todo lo digital y lo uso lo más que pueda, pero el día que uno necesita efectivo con urgencia, es horrible andar por toda la ciudad adivinando dónde hay un cajero. Así que entre más mejor. ¡Ah! Y si son de los cajeros que te permiten depositar y no solo sacar plata, ¡mejor! Muy importante para mí. 

Y, bueno, eso es en términos generales. Ya dependiendo de la meta en particular que tenga, busco una cuenta sobre otra. Por ejemplo, cuando quiero iniciar una meta de ahorro a las de YA estoy motivada y no quiero esperar mucho tiempo para empezar, elijo la cuenta amigo de Banco LAFISE porque se abre en línea y con $1.00 dólar: ¡cero excusas!

Ahora que estoy con la meta de abrir una cuenta para el gran don Luka desde ya, abriré la cuenta Chiqui Ahorro de Banpro, pues está especialmente diseñada para niños. Lo que busco, además de depositarle dinero, es que cuando esté más grande él pueda ir al banco, enseñarle cómo funciona y se familiarice con cuentas, bancos y dinero desde una temprana edad.

Como podrás adivinar, en el pasado he elegido otras cuentas dependiendo de la meta que tenía. Y es lo mismo que te recomiendo a vos.

Aunque no deberías tomarte un año analizando qué cuenta abrir o con qué banco trabajar, sí debés invertirle el tiempo necesario para que sintás la confianza de que ese es EL LUGAR donde mejor está tu dinero.

¿Y vos? ¿Qué buscás al abrir una cuenta bancaria? ¿Qué experiencias has tenido? ¿Te has llevado sorpresas por no haber averiguado bien?

Comentarios