Empresas B: un nuevo modelo de negocio

Hace dos semanas tuve una de las mejores experiencias de mi vida, cuando asistí durante una semana, al encuentro de AGORA partnerships con otros 50 emprendedores de América Latina. En el post que escribí el martes (que podés leer acá) conté muchos detalles de esta experiencia y varios de los talleres recibidos.

Uno de esos talleres y de los que más me gustó fue precisamente sobre las famosas Empresas B. ¿Nunca habías escuchado esto?  Es un término relativamente nuevo, pero que me pareció tan poderoso, que no podía dejar de compartirlo.

Y es que cada vez más son los jóvenes que quieren lanzarse al mundo del emprendimiento, hacer lo suyo, trabajar en su pasión, lograr grandes cosas, pero ¿es que acaso se trata solo de la libertad de horario y generar más dinero? Yo creo que no.

Estoy convencida que cada vez hay más personas interesadas en hacer un cambio y crear un impacto social/ambiental. Es aquí donde entran en juego las empresas B.

“Redefinir el sentido de éxito en la economía” es una de las definiciones de una empresa B. Se trata de una nueva visión de economía, donde el éxito se mide por el bienestar de las personas, de las sociedades y de la naturaleza.

Esta nueva visión también está acompañada de una comunidad de emprendedores con el mismo sentido de éxito que buscan trabajar juntos y solucionar en conjunto los problemas del mundo. Esos que van más allá del retorno financiero.

Las empresas B o Benefit Corporations nacieron en Estados Unidos con 3 hombres emprendedores: Jay Coen, Bart Houlahan y Andrew Kassoy, y si estos nombres les suenan, tal vez les suene también la heladería Ben &  Jerry’s, famosa por su visión de impacto social y ambiental.

La idea de estos emprendedores era demostrar que las empresas pueden desarrollar acciones de impacto social y ambiental que a largo plazo tienen retornos financieros demostrables.

Hoy, hay más de 23,000 empresas B certificadas, y solo en América Latina hay 328.

Una empresa B puede desarrollarse en alimentos, cosméticos, cafés, diseño sostenible y el rubro que se te pueda ocurrir. Acá algunos ejemplos en Latinoamérica:

  • Crepes & Waffles: Que son tipos de comida y sabores diferentes, en forma de crepas. Tienen postres y helados. El 95% de los colaboradores son mujeres, en su mayoría, cabezas de familia.
  • ECOFLORA: Que están creando tratamientos para cultivos, colorantes y productos para limpiar que son orgánicos. Son la empresa con más patentes en Colombia.

¿Qué caracteriza a una empresa B?

Ahora, no se trata solo de tener una buena intención y empezar a auto-denominarse “empresa B”. Algunas de las características que deben tener, son:

  1. Propósito: Los motiva la creación de impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente.
  2. Cambio de estatutos: Amplía el deber fiduciario de accionistas y gestores para incluir intereses no financieros.
  3. Certificación: Se evalúa y se compromete a mejorar sus estándares de gestión y transparencia.
  4. Declaración de interdependencia: Son parte de una comunidad.

¿Cuáles son los beneficios?

Y, claro, también tiene grandes ventajas.

Movimiento Global: Las empresas B son líderes de las nuevas fuerzas económicas, logrando inspirar a muchos a sumarse a una comunidad global independiente.

Transparencia: La Evaluación de Impacto B y la certificación son herramientas para mostrar al mundo cómo se opera internamente y con toda tu cadena de valor de una forma transparente.

Protección de misión: El propósito de las empresas B perdura en el tiempo, al protegerse legalmente.

Mejora continua: La certificación B es una herramienta de mejora continua, que permite que las Empresas B aumenten su impacto positivo de manera permanente.

Alianzas comerciales: Las Empresas B tienen la oportunidad de generar alianzas comerciales y de colaboración con otras empresas también y ser muy atractivas para inversionistas de impacto.

Posicionamiento: Las Empresas B tienen características que las hacen diferenciarse y destacar en medios de comunicación, eventos masivos, foros y seminarios.

Atraen talentos: Las empresas B atraen talentos profesionales, especialmente los llamados Millenials, que cada vez más buscan trabajar en empresas con propósitos.

B Analytics: Una herramienta muy poderosa para comparar empresas de tamaño e industrias similares en cada pregunta de Impacto B.

Convertirse en una empresa B, implica también auto-examinarse, gestionar y mejorar el impacto real de tu negocio desde un punto de vista integral: www.evaluacionb.net/es, es decir seguir también ciertos reglamentos que te comprometan a cumplir con los propósitos asumidos.

Para eso existe la certificación. Las empresas requieren alcanzar un puntaje mínimo de 80 puntos, y el tiempo para llenar la evaluación es como de 2 horas. Así que ¿por qué no re-evaluarnos el trabajo que estamos haciendo en nuestros negocios y emprendimientos?

Finalmente, si lo tuyo son los videos más cortos, por acá te dejo un segmento de 4 minutos que hice en Evas Urbanas hace unos meses, precisamente sobre este tema:

Comentarios