Cómo mantener el enfoque y lograr lo que querés

Productividad portada 08 | Plata con Plática

Si sos como la mayoría, te cuesta regresar al trabajo después de vacaciones y hasta mantener el enfoque parece una tarea descomunal. ¿A quién engaño? La verdad es que a muchísimas personas les cuesta enfocarse en el día a día y tienden a la procrastinación.

No lo tengo todo resuelto ni soy perfecta. Pero sí tengo mis cuantos truquitos y hacks que he ido aprendiendo a lo largo de los años que me ayudan a mantenerme enfocada y, como resultado,  a subir mis niveles de productividad.

¿Cómo lo he ido aprendiendo? Con prácticas propias, lecciones de otras personas hiper-productivas que he conocido en antiguos trabajos, leyendo libros, escuchando podcasts, tomando talleres, etc. El caso es que, de poquito en poquito, uno aprende y como en todo lo demás, vale la pena compartirlo.

Así que acá te va.

Cómo mantener el enfoque y lograr lo que querés

  1. Comprimí el tiempo: asumí que solo tenés dos horas para trabajar. ¿Cuáles son las 3-4 cosas que harías en ese tiempo?
  1. Comé algo: No se trata de comer todos los chips y caramelos que te pongan en frente o de tener todo un inventario en la gaveta. Pero si tenés hambre, difícilmente te vas a poder concentrar. Así que date el tiempo de comerte algo sano, de preferencia alto en grasa (unas nueces, por ejemplo) y retomá tu trabajo.
  1. Salí de tu correo: Una vez que te metés a tu correo, es difícil salir de ahí y te volvés presa de las necesidades (correos) de alguien más. ¿Cómo mantener el enfoque en lo que quéres lograr así? Hacete la regla de revisarlo una o dos veces al día, en determinada hora. ¿Te imaginás todo lo que podrías lograr si solo revisaras correo a las 4 pm?
  1. Minimizá las distracciones: Un escritorio desordenado es una cabeza desordenada. Entre más cosas tengás en tu escritorio y lugar de trabajo, mayores distracciones tendrás. Aquí, como en las finanzas, buscá el minimalismo.
  1. Date tus premios: Muchas veces lo que nos detiene a seguir -o siquiera comenzar- es lo intimidante de lo que queremos lograr. Partí ese proyecto grande que tenés en varias partes pequeñas y al completar cada una, date a vos mismo una pequeña recompensa.
  1. Ponete un timer (alarma): Suena loco, pero funciona. Ponelo durante media hora y en esos 30 minutos no hagas NADA más que esa única función que necesitás terminar.
  1. Empezá por lo más difícil: Nada de bola de nieve, y esto es algo que recientemente aprendí. Siempre tomaba mi lista de tareas y comenzaba por lo más fácil (que tomaba menos tiempo) para sentir que avanzba. ¿El resultado? No me enfocaba en lo que era REALMENTE vital y no lo sacaba en tiempo y forma. Así que empezá por lo más difícil. Una vez que salís de eso que te tiene estresado, el resto parece pan comido.
  1. Decile a dos personas más: Decile a 2 o 3 personas más lo que vas a hacer y cuando específicamente lo vas a haber terminado. Te ayudará saber que de alguna manera tenés que rendir esas cuentas.
  1. Apagá las notificaciones: Cuando estás buscando ser productiva, no necesitás ese “ding” por cada una de las apps que tenés. Solo desactivalas mientras necesitas mantener el enfoque en esa tarea / proyecto hiper-importante.
  1. Escribí: creo que esto es lo que MÁS me ayuda a mi. De verdad, no es lo mismo tenerlo en la cabeza que verlo escrito. Puede ser en una pizarra, post its, o alguna app. Yo uso mi agenda para escribir mi to-do-list desde hace años y me funciona al 100.

 

Y ahí lo tenés. Mis pequeños truquitos para mantener el enfoque en aquellas cosas que quiero lograr… y ¡lograrlo! Sé que es duro regresar a la vida laboral después de unos días de descanso, pero a todos nos toca. Así que ¡ánimo! A enfocarse en lo más importante.

¿Y vos? ¿Qué hacés para mantenerte enfocado? ¿Cuáles de estos hacks ya conocías? ¿Qué otros podés compartir?

 

Comentarios

Artículos relacionados