¿Subirías 25 libras para dejar tus deudas en 0?

preguntas-pcp-18

Sí, aquí estoy yo nuevamente con una de mis preguntas raras y, en definitiva, ésta ha sido la que más ha sacado a la gente de onda, pues muchos se preguntaban y me preguntaban: ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

De primera instancia, podría parecer absurdo –además de imposible- pensar en esto, sin embargo, con el tiempo he descubierto que lo más comparable y parecido a las finanzas personales es nuestra salud, alimentación y ejercicio.

Pero antes de entrar en tema, te quiero presentar los resultados de esta pregunta. ¡Cada vez son más los que animan a contestar! A ustedes: mil gracias. Aprovecho para recordarte que cada lunes de por medio estaré haciendo una pregunta –tal vez media loca, como ésta- que luego convertiré en un blogpost.

tabla-contamepeso-01

Pues bien, te decía que si a algo podemos comparar las finanzas y el manejo del dinero, es al tema de la salud. Esto es algo sobre lo que ya había escrito hace unos años, y que en los últimos meses le he puesto más mente.

Todo comenzó cuando alguien me hizo la siguiente pregunta:

 “¿Cómo podés hacer para controlar tus gastos y tus impulsos de compra?”

Sin pensarlo mucho y de una manera muy instintiva le respondí que así como hay personas a las que no les cuesta casi nada llevar una vida saludable, comen bien, no sienten antojos, hacer ejercicio les da placer, etc., de igual forma para mí hacer esto era fácil, pero el tema de la alimentación, el peso y el ejercicio se me hacía mucho más difícil.

Esto me llevó a pensar que en lo que respecta a la gratificación instantánea, no necesariamente podemos ser hiper-controlados en TODOS y cada uno de los aspectos de nuestra vida… algún tipo de salida debemos tener.

¿De qué sirve esto? Primero, para reconocer cuáles son las áreas de tu vida en las que debés trabajar más porque no se te dan por naturaleza. Y, segundo, para aplicar los mismos hábitos y comportamientos que llevás en aquello que sí se te da, a otras áreas en las que debés trabajar.

Lo que me pasó

Y aquí voy a dar mi ejemplo. De unos meses para acá, comencé a tomar –más- consciencia sobre mi salud. Siempre he hecho ejercicios, desde pequeña: en el colegio, en la universidad, en cada uno de los países en los que he vivido.. el ejercicio es algo que me encanta y no es un sacrificio, lo disfruto. Pero, por otro lado, también se me ha hecho (y se me sigue haciendo) dificilísimo decir “no” cuando me quiero comer algo.

Y esto no tiene nada que ver con desconocimiento. Yo sé lo que debería y cuánto debería de comer, pero si algo se me antoja, pues me lo como y ya. Lo MISMO sucede con los gastos y las finanzas personales.

Las personas saben cuánto deberían de gastar y están conscientes que cada gasto de más implica una deuda; así como cada caloría de más implica libras extras que no querés. El ejercicio es una forma de ahorro: cuando vos ahorrás dinero, podés gastar más dinero después; así, cuando hacés ejercicio, podés comer más después también ;).

Total que, para no hacerte el cuento más largo, hace varios meses comencé a darle vuelta a todo este asunto y tomé una decisión: comenzar a aplicar mis mismos consejos de finanzas personales a la alimentación y la salud. Y así fue.

Este post no es sobre eso, por lo que no quiero entrar en detalles, pero sí te puedo decir que el mayor cambio vino de una simple acción. Bajé un app para llevar un registro y control de lo que comía y ejercitaba, pues decidí que si el presupuesto era la base de una vida financiera sana, seguramente lo mismo sucedería con esta aplicación. Y no me equivoqué.

He escuchado a cientos de personas relatarme sus descubrimientos cuando comienzan a llevar un control de gastos: yo pasé exactamente lo mismo. Después de tan solo unos días, me dije a mí misma “claro, como no vas a tener sobrepeso si cada día comés más de lo que tu cuerpo necesita”. Que es, a fin de cuentas, la misma razón por la que la gente está endeudada, cada día gasta más del dinero que entra.

Y entonces, ¿qué con la pregunta?

Quizá esto te decepcione, pero no hay una respuesta bueno o mala en esto. No está bien querer subir 25 libras para dejar tus deudas en 0 y, de hecho, como muchos bien dijeron, después probablemente tendrías que gastar más por los problemas de salud ocasionados por ese sobrepeso ;).

Tampoco está bien simplemente permitir que las deudas se vayan acumulando mes a mes sin hacer nada al respecto: todos, TODOS, podemos salir de deudas. Incluso de ésas que parecen eternas, que nunca vas a salir, sí podés hacerlo. ¿Nunca has visto estos programas tipo “The Biggest Loser”, donde las personas bajan más de 100 libras? Te aseguro que ellos también veían imposible bajar esa cantidad de peso y lo hicieron… lo mismito sucede con las deudas.

Para cerrar, yo, personalmente, no subiría 25 libras para dejar mis deudas en 0 por dos razones:

  1. No tengo deudas.
  2. Como ya dije antes, controlar mis finanzas me es 10 veces más fácil que mi salud.

Sin embargo, entiendo que para personas que están sumergidas en deudas y no logran ver la luz al final del túnel, subir de peso sería casi un regalo si ello implicara poder empezar de cero en sus finanzas: y por eso la inmensa mayoría contestó que sí lo haría.

¿Y vos? ¿Qué harías? ¿Preferís el sobrepeso o el sobre-endeudamiento? ¿Cuál de las dos cosas se te hace más fácil de controlar en tu vida?

Comentarios