Lo que 5 semanas fuera de Nicaragua me dejaron

Ela Mother Jones

¡Qué bonito se siente volver a bloguear desde mi querida Nicaragua! Sin lugar a dudas, una de las grandes ventajas del Internet es el poder trabajar en tiempo real, desde cualquier parte del mundo y, aunque agradezco este maravilloso invento para poder seguir comunicándome con ustedes mientras estuve fuera, no hay nada como estar en tu país.

Sí, ya pasaron 5 semanas desde que me fui y ahora toca la parte más importante: aplicar y poner en práctica lo aprendido. Si te perdiste el post sobre lo vivido durante la primera semana en Washington, podés dar clic aquí, pues lo que leerás a continuación será solamente lo relacionado a las últimas 4 semanas en San Francisco.

El medio digital en el que estuve trabajando es Mother Jones, una revista que, lejos de hablar sobre religión, se enfoca en política, medio ambiente y economía. De entrada me pareció que mi proyecto (el famoso Oe!Startup que pronto saldrá a la luz) no tenía mucho que ver con esta revista que comenzó en los 70´s; pero a medida me fui adentrando en su quehacer diario, el deje y maneje y sus particularidades, me di cuenta que había mucho por aprender.

Tuve la oportunidad de reunirme con cuanta persona que trabajaba ahí quise: desde el CFO (Director de Finanzas, por sus siglas en inglés), pasando por el editor en línea, el que se encarga del Social Media y hasta la mera mera editora general y CEO (Director general, por sus siglas en inglés). Estas citas de una hora me permitieron conocer cada detalle de cómo funciona una revista impresa y digital, cómo se mantiene, cómo se decide qué y cuándo publicar, de qué viven y más. 

¿Sabés lo más maravilloso? La apertura de todas las personas a contestar cualquier pregunta –por más tonta, inteligente, obvia o entrometida que fuera-, ellos estuvieron siempre más que dispuestos a contestar desde su corazón y con lujo de detalles.

¡Qué bonito es eso! De verdad. Eso me hizo pensar que, en general, en América Latina nos cuesta mucho compartir lo que sabemos y hemos aprendido con otros. No sé si sea temor a que los demás sobresalgan y/o usen estos conocimientos de una mejor manera que nosotros, pero lo cierto es que acá nos cuesta mucho hablar y compartir sin miedos ni tapujos la experiencia que hemos adquirido. 

Parece que sentimos que si tanto nos costó, ¿por qué regalarlo? Que le cueste a ellos también, ¿no? Pero, ¿acaso no podríamos avanzar más rápido como comunidad, cuidad, país, región, o continente si cada uno compartiera lo mejor de lo que sabe para ayudar al resto a superarse?

Así que yo voy a comenzar y aquí les van los aprendizajes más importantes que obtuve en este periodo (todo relacionado a medios digitales, así que si tenés  o querés lanzar uno, esto te puede servir):

  • Aunque la publicidad suele ser vista como el único medio para sobrevivir en esta industria no es el único. También se pueden obtener ingresos a través de suscripciones, donaciones de personas individuales y empresas y becas otorgadas por buenos trabajos periodísticos.
  • Lograr que las personas donen para tu medio puede ser más fácil si estás constituido como una ONG u organización sin fines de lucro, pues así sienten que no están ayudando a nadie a enriquecerse.
  • En cuanto a la publicidad, el banner en la web o artículo no es lo único que existe: también puede haber publicidad en los videos (una de las últimas tendencias, de hecho), en las imágenes y en los Newsletters.
  • Para hacer el contenido más atractivo en tu página y que más gente la visite, es conveniente hacer una mezcla: no solo un escrito, sino combinándolo con imágenes, videos y -¿por qué no?- otras fuentes.
  • Si tenés un artículo súper bueno y que por alguna razón, la gente no ha encontrado atractivo, podés probar cambiando la imagen y el título: a veces, con solo eso, las personas comienzan a darle clic.
  • Para promover tu contenido en las redes sociales, menos es más: entre menos palabras podás usar para describir lo que están por leer es mejor, pues al bajar por un timeline, tenés un tiempo limitado de atención de las personas y cuando ven mucho texto, prefieren no leer.

Y claro, uno no va a San Francisco y se la pasa todo el día trabajando, también hay que conocer y divertirse, así que aquí les dejo unos cuantas fotos para que también vivan esta linda experiencia.

Dejar tu país nunca es fácil, pero casi siempre vale la pena, sobre todo cuando uno va a aprender y regresa solo para mejorar. Y mejorar no solamente uno mismo, sino también el entorno, la ciudad, el país, el resto de personas.

 {gallery}MoJo{/gallery}

Comentarios