El fenómeno del día de pago

El fenómeno del día de pago

Estoy segura que en múltiples ocasiones habrás visto imágenes como estas en el día de pago:

Meme del día de pago

¿Verdad que sí? ¿Verdad también que te dan risa y te recuerdan a la realidad? Ésta es la mentalidad con la que vivimos la mayoría de los latinos: gasto hoy porque hoy tengo y mañana quién sabe”. Y, ¿qué es lo que pasa mañana? Que ese “quién sabe” se convierte en un “ya no tengo dinero”.

Y esto pasa mes a mes, quincena a quincena, a lo largo de los años. ¿Por qué nos cuesta tanto aprender la lección?  La lógica nos dice que si después de un año (12 meses, o 24 quincenas) vemos que nuestra metodología no está funcionando, algo deberíamos de cambiar; sin embargo, muchas personas llegan a sus 40s y 50s actuando de la misma manera.

¿Actuando cómo?

Actuando como si no existiera mañana. Pareciera que se nos olvida que ese pago quincenal nos debe durar 15 días y no 2, o que ese pago mensual nos debe durar 30 días y no solamente 5. De hecho, este asunto de cómo nos comportamos el día de pago y los días sub-siguientes es precisamente una de las razones por las que me dedico a la Educación Financiera. Y es que en mis primeros trabajos en Nicaragua descubrí este tóxico ciclo del día de pago, que luego he tenido la oportunidad de re-confirmar en cada empresa a la que he dado una conferencia o taller:

 

Día de pago

 

A ver. Todos tenemos cuentas por pagar: la renta o hipoteca, los servicios básicos, compras en el súper, educación propia o de los hijos, etc., y es normal que hagamos frente a esas obligaciones cuando nos pagan… eso es parte de ser personas responsables.

No obstante, hay muchas otras decisiones de compras y gastos que tomamos en el momento porque nos vemos con la billetera o la cuenta en el banco “llena”. O, ¿acaso no has notado que el día de pago los bares, restaurantes, cines y centros comerciales están repletos? Si tuviéramos una verdadera planificación financiera, con un presupuesto (que incluya el rubro de salidas y entretenimiento) hecho y derecho, podríamos escoger cualquier día para salir –incluso a la mitad del próximo pago- porque no nos habremos gastado todo el dinero en el primer día.

¿Te comenzás a sentir identificado o identificada? Ésa es la idea. Y aquí mi objetivo no es hacerte sentir mal ni “regañarte”. No. Todo lo contrario. Mi meta es ayudarte a crear conciencia porque al final, este tema del orden financiero va mucho más allá de los simples números: se trata de emociones, actitudes y hábitos.

Si vos lográs cambiar pequeños pensamientos y acciones en tu día a día, podrás vivir una vida financieramente sana. ¿Cómo? Siendo una persona que programa sus gastos, no gasta en automático, se presupuesta, lograr ahorrar y vive libre de deudas innecesarias.

Dato curioso del día de pago

Llevo un tiempo observando y analizando este comportamiento de salir y gastar el mismo día que nos pagan, como si fuera obligación que las arcas queden vacías. Y, ¿sabés qué es de las cosa que más me llama la atención? Que incluso tus patrones de consumo cambian.

Normalmente, los lugares que más llenos están los 15 y 30 son los caros. Esto quiere decir entonces, que no solo queremos salir y disfrutar, sino que también solemos hacerlo a lugares a los que no vamos el resto del mes.

Hace unos años, cuando teníamos la primera oficina en Los Robles, almorzaba muy seguido en un comedor llamado Señor Tenedor (ya no existe). Ese lugarcito me encantaba porque además de quedarme súper cerca de la oficina, era muy rico, sano y a un excelente precio. No era la típica comidería, era un restaurante estilo buffet con opciones sanas –no cargadas de aceite y azúcar-, que te ayudaban a cuidar la línea y la billetera.

Lo curioso de este lugar (y muchos otros) es que se solía llenarse más a mitad de quincena. ¿Qué quiere decir eso? Que mucha gente iba cuando ya se estaba quedando sin dinero. Y siempre me preguntaba: ¿Por qué si podés comer bien, sano y rico acá todos los días, no vas diario?

Es este hábito de gastar más cuando más dinero tenemos. Para mí, no tiene sentido, pues tus hábitos deberían ser siempre los mismos. Esto da como resultado que gastés de más el día de pago y los días cercanos a éste, y andés arráncame la vida el resto del mes.

Cómo cambiar

Si algo de lo que escribí antes ha resonado en vos y estás listo o lista para dar tus primeros pasos hacia una vida con mayor paz financiera, te propongo lo siguiente.

Estamos claros que no podés cambiar TODOS tus hábitos –ésos con los que llevás 10 ó 15 años- de la noche a la mañana, pero sí podés ir haciendo pequeños cambios en tu día a día.

Este primer paso que te propongo es: no gastar durante los primeros 3 días de tu quincena. Es decir, comenzá a gastar a partir del 18 o el 3 de cada mes. ¿Qué ganás con esto? Te asegurás que no vas a estar en cero para la siguiente quincena.

Esto por sí solo no te asegura un enorme cambio porque, al final, solo estás moviendo tu comportamiento habitual 3 días. Sin embargo, una vez identifiqués lo rico que es siempre tener algo de dinero en tu cuenta, podrás pasar al paso 2: gastar el primer día de pago (sea 15 ó 18) lo mismo que gastarías si fuera la mitad de quincena.

Para concluir, solo me resta recordarte que esto de las finanzas personales no es complicado y más que un asunto de números y sacar cuentas, es un tema de tu actitud frente al dinero, la sociedad y tus necesidades. No es fácil cambiar tus hábitos, pero sí se puede lograr un paso a la vez.

¿Y vos? ¿Qué vas a hacer en tu siguiente día de pago?

Comentarios

Artículos relacionados