¿Y si nos tomamos en serio los choques y muertes por accidentes?

portada FyF  [Recovered]El siguiente post es patrocinado por Seguros Lafise

¿Te has percatado de la gran cantidad de noticias que han salido en estas primeras semanas de enero sobre los accidentes de autos? No sé a vos, pero a mí me han preocupado. Haciendo un breve recorrido por algunas de estas noticias, te resumo algunos datos:

  • 12 de las 39 personas que han fallecido en accidentes de tránsito hasta el 15 de enero eran peatones.
  • Entre los años 2014 y 2015, un total de 393 transeúntes murieron en accidentes de tránsito.
  • En las dos primeras semanas de enero se registraron 1,434 accidentes de tránsito, de estos 1,288 dejaron daños materiales y 146 con víctimas.
  • En este mismo periodo, se multó a 601 conductores por manejar sin casco de protección, sin licencia y en estado de ebriedad.
  • En 2005 se registraron 280 colisiones por cada 100,000 habitantes y once años después, en 2016, con el parque automotor duplicado, se produjeron 523 accidentes por 100,000 habitantes.

¿Qué nos dice todo esto? Para mí, lo primero que salta a luz es que la responsabilidad que tenemos  como conductores o peatones es muy baja.. por no decir nula. Hay muchísima agresividad y falta de tolerancia en las calles y tenemos serios vicios en la cultura vial ) ,). Todo esto quiere decir que tenemos mucho trabajo por hacer.

El parque vehicular se ha incrementado alrededor del 11% en el último año según las últimas estadísticas , y nuestras vías no han crecido al mismo ritmo el parque vehicular y las facilidades financieras.

Sé que muchas de estas personas –yo incluida- usan su carro como principal herramienta de trabajo: para ir y venir a la oficina y/o reuniones es lo básico, pero ¿qué pasa cuando trabajás en ventas o en logística y tenés que moverte constantemente de un lugar a otro?

En esos casos, un accidente no solo implica el tiempo que perdés (durante el choque, en la policía, dando las vueltas con los seguros y el taller, etc.), sino que también podría significar dejar de percibir ingresos porque no te podés mover, o exponerte a otros peligros al tomar buses, taxis, o caminar.

De verdad, el problema no es la siniestralidad que estamos viviendo –pues ésta es un efecto de nuestro comportamiento en las vías-, es que la cantidad de muertes por accidentes de tránsito se está convirtiendo en una epidemia. El seguro de responsabilidad civil, ése que llamamos obligatorio, te cubre lo siguiente al pagar tus U$55.00:

  • US$2,500.00: Muerte o lesiones causadas a una persona.
  • US$5,000.00: Muerte o lesiones causadas a dos o más personas.
  • US$2,500.00: Daños materiales causados a terceras personas.

La pregunta del millón es: ¿realmente vale eso la vida de la persona a la que mataste o accidentaste? No. Por supuesto que no.

Recordá que aunque la aseguradora te puede ayudar a minimizar o a resarcir completamente el daño, nunca vas a quedar al 100% de cómo estabas antes.. sobretodo cuando se trata de la vida de alguien.

A como yo lo veo, la solución está en nuestras manos, en cambiar nuestros hábitos. Y después de todos estos números y letras que buscan crear conciencia, te traigo un desafío.

Sí, otro más, diferente al desafío anual del ahorro, pero hasta más importante. El desafío es que creemos nuevos y mejores hábitos al conducir, hábitos que te cuestan  menos que el deducible mismo del carro ;). Por acá te van:

  • No voy a usar el celular mientras manejo. Una llamada o mensaje puede esperar mi siguiente parada.
  • No voy a invadir carriles.
  • Voy a ceder el paso, seré tolerante en la calle.
  • No voy a pitar innecesariamente, es contaminación acústica, y ponés a la gente de mal humor.
  • No haré cualquier actividad que me distraiga mientras manejo.
  • No voy a manejar tomado. Si voy a tomar, designaré un conductor. Si me toca manejar, entonces no tomaré.
  • No voy a aventajar en curva.
  • Contaré cuántas señales irrespeto en un día.
  • Voy a ceder el paso a los peatones.
  • Si veo el pide vía, dejaré pasar a ese conductor.
  • Respetaré las señales de tránsito.
  • No voy a hacer un carril donde no hay, el tiempo de las demás personas también es valioso. (Especial para los que viven en Carretera a Masaya).

Finalmente, solo me queda recordarte que tus seguros están ahí para cubrir tus daños materiales, pero ¿cómo vas a reparar tu vida y las de los demás? Es momento de comenzar a preocuparnos por nuestra vida, además de por nuestros bienes. ¿Vas a tomar este desafío? ¡Dejá un “YO” en los comentarios si contamos con vos!

Comentarios