Gasolina Regular o Premium: ¿Cuál debés usar?

Gasolina

El siguiente post es una colaboración de un lector, convertido en amigo: Pavel Múñoz. Si vos también querés escribir un post dentro de Plata con Plática, con mucho gusto lo podés hacer. Solo asegurate que tenga buena ortografía y esté ligado al tema de finanzas personales y envialo a [email protected]

Cada vez que el precio de la gasolina sube, los conductores empezamos a preocuparnos por reducir el gasto en combustible. Una manera de reducir este costo es dejar de utilizar gasolina Premium (o “súper”) y empezar a utilizar la regular. Pero, ¿cómo podés saber si el cambio es seguro o si va a dañar tu motor?

La clave está en saber si la gasolina Premium es simplemente una recomendación o si es realmente un requerimiento para tu vehículo. En la mayoría de los automóviles modernos, los avances en tecnología significan que el uso de gasolina Premium es simplemente una recomendación y que funcionarían también con gasolina regular, sin causar ningún daño al motor. Dependiendo del modelo del vehículo, el desempeño podría cambiar pero muy levemente, algo que sería imperceptible para el conductor promedio.

La reducción en el desempeño es más notable en vehículos que tienen motores con “turbo” o con conductores que tienen un “pie pesado”; lo cual no es una buena idea si pensamos en la seguridad y en la economía de nuestros bolsillos.

Hace varios años atrás, se decía que usar gasolina Premium era mejor porque contenía aditivos y detergentes que ayudaban a mantener limpio el motor. Sin embargo, hoy en día las regulaciones de los gobiernos alrededor del mundo, preocupados por disminuir las emisiones contaminantes, han obligado a que todas las gasolinas incluyan aditivos para proteger tu motor y disminuir la contaminación.

Aún así, es obvio que la gasolina Premium es más cara porque contiene aditivos diseñados para elevar su nivel de octanaje. ¿Qué significa esto? Cuando la gasolina se mezcla con el aire y llena la cámara de combustión del motor, es comprimida por los pistones. Esto hace que la mezcla de gasolina y aire se caliente, lo cual puede quemar la gasolina aún antes que los chisperos. Un combustible con un nivel más alto de octanaje resiste presiones más altas sin que se queme espontáneamente.

Dicho esto, la mayoría de los vehículos modernos están diseñados con niveles de compresión bajos, de manera que el uso de gasolina regular es más que suficiente. De hecho, pocos vehículos requieren gasolina Premium en estos días; usualmente autos de lujo o de competición.

Por supuesto que la mejor manera de saber cuál combustible necesita tu vehículo es leer el manual de usuario. Si no lo tenés, es muy fácil buscarlo en internet y descargarlo en formato PDF.

Si el manual de usuario de tu carro dice que requiere gasolina Premium: Entonces no hay opción, necesitás gasolina Premium. Significa que tu auto tiene un nivel de compresión alto y usar gasolina regular en él lo volvería menos eficiente o, en el peor de los casos, sentirías golpes en tu motor. Nada de esto queremos.

Si el manual de usuario de tu auto recomienda gasolina Premium: La opción está en tus manos. Años atrás, los motores no podían ajustarse a gasolinas con diferentes octanajes. Si usabas el combustible equivocado, se podían sentir golpes en el motor cuando la gasolina explotaba prematuramente. Estos golpes podían dañar componentes internos del motor con el tiempo. En la actualidad, los sistemas electrónicos que controlan los motores pueden compensar el uso de combustibles de más bajo octanaje al monitorear estos golpes y ajustar los tiempos de ignición del combustible. Estos sistemas ajustan el motor automáticamente, lo cual le da a los conductores mayor flexibilidad en el tipo de gasolinas que pueden utilizar.

Si el manual de usuario de tu auto no recomienda gasolina Premium: ¡Entonces no la necesitás! De hecho, si tu auto no dice nada acerca del uso de gasolina Premium, todo lo que estarías haciendo es gastando más dinero. La gasolina Premium no va hacer nada para mejorar el desempeño de tu vehículo, así que no gastés tu dinero de esta manera. Usar gasolina Premium suena como a que estás mimando a tu auto con lo mejor (¡trucos de mercadeo!), pero realmente no hay ninguna diferencia al usar gasolina regular.

En muchos manuales de usuario vas a notar que no se utilizan las palabras regular, súper o Premium para describir el tipo de gasolina que se recomienda. En cambio, muy seguramente vas a encontrarte con el término RON (Research Octane Number), qué es lo mismo a lo que vulgarmente llamamos octanaje.

El reglamento técnico centroamericano 75.01.19:06 (http://www.mem.gob.ni/media/RTCA 75 01 19 06 GASOLINA REGULAR_ ESPECIFICACIONES.pdf) que regula la calidad de los combustibles en la región, establece que el número de octanos (RON) para la gasolina regular es de 88, al menos. Para la gasolina Premium o súper, el RON mínimo es de 95.

En varias ocasiones he preguntado a los bomberos que me han atendido acerca del octanaje de la gasolina que venden y lo que he podido observar es que realmente no lo saben, pues me han dado respuestas muy variadas. Desgraciadamente en las gasolineras de Nicaragua no se anuncia claramente el RON de los combustibles que se venden, excepto en las gasolineras de una de las marcas que operan en el país, en el que he visto anunciado que la gasolina regular es de 91 octanos y 95 octanos la súper. Esto lo pude ver escrito directamente en las bombas.

La clave de todo es comparar el RON de las gasolinas ofertadas en el país con el RON mínimo requerido por tu vehículo, según el manual de usuario. Tal como hablábamos antes.

Si querés saber si podés ahorrar dinero usando gasolina regular en tu vehículo, mi recomendación es hacer una prueba vos mismo y monitorear la economía y el desempeño entre un tanque lleno de gasolina Premium y un tanque lleno de gasolina regular.

Registrá el kilometraje, los litros usados y el tipo de gasolina que usaste en un cuaderno o en alguna App para tu celular como Fuelly (http://www.fuelly.com/). Si tu vehículo tiene un medidor de consumo integrado, asegurate de resetearlo al momento de llenar el tanque.

Finalmente, compará los resultados: lo que buscás es verificar que al usar gasolina regular, la cantidad de kilómetros por litro que hizo tu vehículo no fue menor.

Recordá que el mejor ahorro está en conducir con moderación y evitar acelerar más de lo necesario. Hacé esto y no vas a sentir la diferencia entre un combustible u otro, excepto en tu bolsillo.

Comentarios