E-commerce, el paso a paso para emprendedores

¿Cuándo fue la última vez que compraste en línea? La automatización de las ventas en Nicaragua parecía una tarea imposible, una utopía. Sin embargo, cada día se va haciendo más real, especialmente de cara al COVID-19.

En general, en Nicaragua la mayoría de los negocios no tienen una página web, así lo afirmó HoracionBorge,director ejecutivo de la Cámara Nicaragüense de Internet y Telecomunicaciones (Canitel), en una entrevista para “Nicaragua Investiga”. “La mayoría vende por redes sociales”, dijo Borge. 

En el año 2018,  las compras por ecommerce en Nicaragua estaban en un 2%, según datos de We Are Social. Sin embargo, lo más normal es que cada año aumente este porcentaje, teniendo en cuenta que 3.10 millones de nicaragüenses usaban redes sociales en enero de este año, de acuerdo a datos de DataReportal, un sitio web de estadísticas de redes sociales. 

Empecemos por el inicio, ¿qué es realmente E-comerce o comercio electrónico? En palabras sencillas es un sistema que permite comprar y vender productos / servicios a través del internet, gestionando los cobros y pagos a través de medios electrónicos.

Diferente a lo que se pueda pensar, éste no solo se reduce a vender a través de WhatsApp, aunque sabemos que eso es un primer paso. Lo ideal, según recomienda Sara Lila Cordero, emprendedora y creadora de La Fábrica Coworking”, es hacer la transición a realizar las ventas meramente en la web. 

Las ventajas del comercio electrónico son muchas, como: el manejo de inventario y la contabilidad, la nula limitación con respecto al tiempo y el espacio. “Podés vender mientras estás dormido, no hay horarios de atención al cliente, además el ecommerce te permite llegarle a un público más amplio”, explica Sara Lila. 

También es importante destacar, que en este contexto, el comercio electrónico se volvió una necesidad, porque no requiere de contacto humano para seguir vendiendo. “Las personas que no estén vendiendo en línea, va a ser mucho más difícil que sobrevivan a la crisis ocasionada por la pandemia”, afirma la emprendedora. 

La tendencia a implementar más el comercio electrónico ya venía aumentando antes de la crisis por el COVID-19. El estudio Estadísticas y tendencias globales de comercio electrónico para lanzar su negocio más allá de las fronteras, realizado por Shopify.com,  una empresa canadiense de comercio electrónico, destacó que en 2019 se preveía un aumento en el ecommerce del 276,9% a nivel mundial. 

¿Todos los negocios aplican al E-commerce?

La respuesta es sí. De hecho existen varios tipos de comercio electrónico que se pueden aplicar según cada negocio. En este sentido, Juan Ortega Ulloa, consultor en marketing digital y comercio electrónico, destaca que el tipo de ecommerce más masivo es el B2C (Business to Consumer o Negocio a Consumidor), que se refiere a cuando una persona tiene una tienda online y ofrece algún tipo de producto a los consumidores individuales. 

También existe el ecommerce B2B (Business to Business o Negocio a negocio), que es cuando el comercio se realiza entre empresas, sin intervención de los consumidores.“El tipo de ecommerce al cual aplicar dependerá básicamente de tu negocio y cómo lograrás satisfacer una demanda del mercado, ya sea a través de un servicio o producto”, explica Juan. 

Una vez elegido el tipo de ecommerce que aplica a tu negocio, ¿cómo comenzás este proceso de comercio electrónico? 

Paso a paso para emprendedores

Lo primero para implementar el comercio electrónico, según Ana Mayela Campos, experta en tecnología y marketing, es  contratar un servicio en internet que te brinde un espacio para alojar tu plataforma web, donde además tenés que adquirir nombre de dominio y un certificado de seguridad para tus usuarios. 

El segundo paso es “obtener una pasarela de pago o un servicio como PayPal o Stripe que te van a permitir procesar pagos con tarjetas de crédito o débito dentro de tu tienda en línea”, explica Ana Mayela. 

Sara Lila agrega a estas recomendaciones, que los emprendedores deben buscar aliados de logística, que ejecuten los deliverys, y por último, una campaña de mercadeo digital.  “Es importante generar tráfico y visitas a la web que se conviertan en compras. Para esto es necesario tener presupuesto para anuncios, excelente redacción,  fotografías, y presencia en redes, que son los principales conductores a los sitios web”.

Con respecto a los sitios web, Ana Mayela explica que a través de la plataforma digital de ecommerce  con integraciones hacia un Software de gestión de relaciones con tu cliente (CRM), se le puede dar seguimiento a los productos, pedidos y el monto que  cada cliente te genera.  

“Podés  usar herramientas como Google Analytics que te ayuda a medir las conversiones, es decir tus ventas, ordenes, ubicación de la facturación, en fin todo el seguimiento de tu negocio”, aclara Ana Mayela. 

De hecho, el ecommerce no es solo tener una página web, sino todas las disciplinas que podés usar para fortalecer  tu negocio online. “Tu centro de operaciones será tu canal digital (sitio web) y se deberá trabajar por llevarle el mayor número de gente interesada a este. Las redes sociales, el email, anuncios en google y demás son los distintos canales a utilizar que influirán en el éxito o fracaso de tu negocio digital”, explica Juan Ortega Ulloa.

El marketplace adecuado para tu negocio

Existe otro modelo de ventas en línea que también es parte del e-commerce, me refiero a los marketplace, que según Yudyth Cerda, Especialista en Comercio Internacional y Janisse Pérez, Coordinadora de academia de Exportación de la  Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), son plataformas donde las personas pueden registrar e inscribir sus productos para venderlos utilizando la plataforma de un tercero, este es el tipo de marketplace más usual. 

“Ejemplos de estos son Amazon, eBay y Etsy, que son marketplace reconocidos a nivel mundial”, indican Yudyth y Janisse de APEN. 

Es decir que a diferencia de un ecommerce propio, este tipo de plataformas ofrecen al cliente distintas tiendas que pueden anunciar sus productos, por lo que le dan al cliente un abanico de opciones que no encuentra en un solo ecommerce. 

Otro tipo de marketplace son aquellos en los que “entregás tu producto y el marketplace va realizando pagos parciales en la medida en que tu producto se vende”, explican Yudyth y Janisse. Un ejemplo de este modelo es la empresa guatemalteca, Novica.

Para seleccionar el Marketplace adecuado para tu negocio, se debe realizar un análisis detallado de los siguientes puntos, comentan ellas: 

– Mercado objetivo

 -Grupos de clientes o segmento de clientes

 -Tipo de productos que provee

 -Soluciones de pago

 -Costos del Marketplace

 -Si el país de origen es admitido en la plataforma

 -Competencia

 -Rentabilidad

 -Idioma

“Toda empresa y emprendedor debe identificar qué necesidad está satisfaciendo su producto y en base a eso, buscar y seleccionar aquel marketplace que le permita llegar a ese cliente deseado”, argumentan Yudyth y Janisse.

Así podés superar los inconvenientes del marketplace

Es normal que al comenzar con una nueva forma de negocio, se presenten una serie de inconvenientes. Los más usuales en el uso del marketplace están relacionados con las soluciones de pagos y los gastos de logística de envío. 

“Estas dos variables sacan de competencia a las empresas debido a los costos que tienen, ya que estos llegan a duplicar o triplicar el precio del producto”, expresan Yudyth y Janisse.

Los dos consejos de las expertas son los siguientes: En el caso de las soluciones de pago, tomar en cuenta los pagos de comisiones por transacciones, esto debido a que no todos los países tienen la opción de pasarelas de pago habilitadas y por ende se debe utilizar distintos medios como Payoneer o Paypal (pronto viene un artículo sobre este tema) para poder obtener el dinero por las ventas. 

En referencia a los gastos de logística por  envío, lo más  importante es conocer el producto y sus características y con estos datos, buscar al proveedor del servicio logístico que más se ajuste a nuestros requerimientos.

El marketplace es una plataforma que permite a los emprendedores dar sus primeros pasos en ecommerce, como ayudarlos a ser más competitivos y trabajar en el posicionamiento de su marca. “Los empresarios pueden contar con márgenes más altos de ganancia tomando en cuenta que no van a incurrir en costos de hosting, dominios, mantenimiento de plataformas, estrategias de SEO y demás”, comentan Yudyth y Janisse.

Sin embargo, llega un momento en que las y los emprendedores deben migrar hacia un ecommerce propio, que les permita ofrecer más productos y trabajar mucho más en el posicionamiento de su marca. 

Las expertas recomiendan moverse al ecommerce propio, “cuando tengás una amplia gama de ofertas de productos que cumplan con todos los requerimientos necesarios para venderse digitalmente y cuando tengás soluciones de pagos que permitan que tu segmento de cliente y mercado objetivo te puedan comprar”, aconsejan Yudyth y Janisse de APEN.

Las Apps para la era del celular

Una vez teniendo todo lo necesario para mudarse a un ecommerce propio, las y los emprendedores pueden incluso crear una aplicación propia.

En pleno 2020, para cualquier negocio, crear una App es parte de adaptar el negocio al uso de dispositivos móviles. “Si hablamos de números, las aplicaciones móviles convierten un 130% más que las páginas web optimizadas para móviles”, indica Ana Mayela Campos. Por lo tanto, cree que para llegar a sus  clientes, los emprendedores deberían tener su propia aplicación, personalizar su servicio, entregar notificaciones de acuerdo a sus intereses y  lograr más  interacción con su marca. 

“El rendimiento de un ecommerce siempre hace la diferencia”, afirma Ana Mayela Campos. Es decir que el hecho que una plataforma responda  de forma rápida y eficientemente es indispensable para el usuario. 

Sin embargo, sin importar con qué herramientas un emprendedor comience un ecommerce, uno de los primeros inconvenientes con los que se encontrará, será la falta de confianza de la gente al de ingresar tarjetas de crédito o débito. 

“En Nicaragua nos toca vencer barreras mentales, vencer la desconfianza de pagos en líneas”, indica Sara Lila Cordero, fundadora de La Fábrica.

“El transmitir confianza al consumidor a través de internet es casi todo un arte. La parte visual es un factor muy valorado por el usuario. La comunicación y la experiencia en el servicio son otros factores a tomar en cuenta”, indica Juan Ortega Ulloa.

Por otro lado, el negocio también debe ofrecer seguridad, contar con todos los elementos que garanticen la transaccionalidad de la compra/venta. “Utilizar certificados de seguridad en tu sitio, el tener protocolos y ser muy claros sobre la gestión de los datos personales del cliente, tener un buen hosting que te garantice un ambiente seguro y ser muy estrictos sobre quién gestiona tu sitio”, aclara Juan.

Las ventas del futuro están en línea

Tomando en cuenta estas recomendaciones, se puede ofrecer un buen servicio para que más clientes se unan al ecommerce en Nicaragua. 

El estudio Nuevos hábitos de compra de los latinos por COVID-19, realizado por Kantar, una compañía mundial especialista en reunir  datos, informó que en 2020, el 25% de los latinos, usan ecommerce, aunque no de la mejor manera, porque la mayor parte de los pedidos se realizaron por WhatsApp y no en aplicaciones o sitios web. 

De cualquier manera, el ecommerce es una realidad, incluso en países como el nuestro, por lo tanto los negocios que ofrezcan un servicio/producto de manera más fácil, rápida y con un valor diferencial, son los que van a triunfar en el mercado. “Tenemos que entender que el internet ya forma parte indispensable de nuestras vidas de alguna u otra forma”, concluye Juan Ortega Ulloa. 

 

Comentarios