Cómo recuperarte financieramente de un divorcio

Te voy a contar algo curioso que pasa con este blog. Por alguna razón, hay periodos en los que el mismo tema aparece una y otra vez en forma de preguntas y dudas. En los últimos días, ese tema ha sido el divorcio.

En todos los casos, los correos han venido de mujeres que, además de estar pasando por un evidente dolor, están sumamente preocupadas por su vida financiera. 

Este es un ejemplo de esos mensajes:

“Hola, he leído tu blog y me han contado que ayudas mucho a las personas con sus finanzas. Yo tengo unas deudas de las que no he podido salir y recientemente todo se me ha complicado aun más porque me estoy separando de mi esposo. Me siento muy frustrada y ya no sé qué más hacer. No me quiero seguir enredando y quiero cancelar lo que debo, pero además de que no sé cómo empezar, mis ingresos ahora que mi esposo no está son menores y mi carga financiera por mis hijos es alta. ¿Qué puedo hacer? racias y que tengas buenas noches.”

Así que este es para todas ellas. Las que se animaron a escribir, pero también las que sé que aun pasando por esta situación, no se atreven a compartirlo.

Cómo recuperarte financieramente de un divorcio

  1. Revisá tu presupuesto

Ni los ingresos ni los gastos familiares serán los mismos. Toca revisar y hacer adaptaciones. Puede que la renta fuera pagada entre dos y ahora te toque asumirla sola, o incluso mudarte a otro lugar. Lo mismo podría aplicar para seguros, planes de cellular, comida, etc.

Te mentiría si te digo que este proceso es divertido, leve o rápido: no lo es. Pero entre más rápido te sentés a hacer tus números, más rápido te podrás adaptar y tomar control de tu nueva vida financiera.

Se trata de aceptar lo que es -tu nueva realidad- y trabajar con lo que tenemos. Si nunca has hecho un presupuesto, en este link podés descargar uno gratuito, y también es conveniente comenzar por hacer un seguimiento detallado de dónde se va cada centavo.

2. Hacé un plan para salir de deudas

Curiosamente, así como el caso que compartí arriba, esta es la razón #1 por la que me escriben personas -mujeres en su mayoría- que se están divorciando: ¡las famosas deudas!

Si las deudas fueron adquiridas en conjunto y para beneficio de ambos, lo correcto es pagarlas entre ambos. Y aquí hay algunas opciones:

  • Que cada uno aporte su parte (o la mitad) de la cuota mensual y se lo pase a quien hace el pago formal a la institución financiera.
  • Que se venda el bien que se está pagando, si es que ya no lo van a usar (aplica, sobre todo, para bienes grandes como casa o carro) y con ese dinero saldar la deuda.
  • Que uno de los dos compre el bien al otro.
  • Que se negocie la deuda con el banco.

Si las deudas son solo tuyas y sentís que ahora te costará afrontarla, no perdás tiempo y sentate con la institución financiera a negociar. En este post podés leer diversos métodos para salir de deudas.

3. Buscá ingresos adicionales

Es posible que en los primeros 2 pasos te des cuenta que necesitás más dinero. Ya sea para salir rápido de alguna deuda, o para mantenerte mes a mes.

Algunas opciones a considerar son:

  • Vender algunas cosas: Seguramente habrán varias cosas de tu vida matrimonial que ya no usarás. Personalmente, odio acumular. Así que esta podría ser una buena medida para deshacerte de lo que no necesitás y ganar dinero en el camino.
  • Freelancear / hacer consultorías: Yo sé que cuando uno tiene trabajo fijo, le parece imposible hacer algo más. Pero creeme: ¡se puede! Vas a estar más cansada, pero también es probable que tengás un poco más de tiempo y sirve también para distraer la mente ;).
  1. Tené tus propias cuentas

Si llevabas las finanzas 100% compartidas y por cualquier motivo no tenés una cuenta bancaria y solo usaban la de tu pareja, tu primer paso debe ser este: ¡necesitás tu propia cuenta!

Ahora estás por tu cuenta y el manejo del dinero te toca enteramente a vos. He visto muchos casos en los que solo una de las personas se hacía cargo del 100% de las finanzas y la otra persona ni sabía lo que pasaba, ni era consultada para tomar decisiones. Un divorcio cambia todo esto.

Para comenzar, si será tu primera cuenta o hace mucho que no tenés una, te recomiendo la cuenta AMIGO de Banco LAFISE, pues se abre muy fácilmente con $1.00 dólar y tu cédula de identidad.

  1. Inflá tu fondo de emergencia

El colchón de emergencia es importante para todos, independientemente de las circunstancias, pues nadie está exento de que algo le pueda pasar.

Lo que sucede es que al estar por tu cuenta, no tenés a esa otra persona inmediata que te pudo haber respaldado. Por tanto, es importantísimo que en este momento, todo tu ahorro vaya para inflar el fondo de emergencia y tener garantizados 6 meses de gastos de subsistencia.

  1. No tengás temor de pedir ayuda

El divorcio separa a nuestros amigos y familiares tal como divide el matrimonio. Es vital elegir a las personas que nos apoyan incondicionalmente y a quienes sabemos nos respaldarán sin importar qué.

Parte del dolor del divorcio es que no solo perdemos un matrimonio, sino que también perdemos a muchos de los amigos que se hicieron durante el curso del matrimonio. Si nuestro ex habla mal de nosotros con todas las personas que amamos y cuidamos, debemos hacer todo lo posible para mantener la calma y no alimentar ese fuego. 

Acercate y pedí ayuda a tu familia. No solo financieramente, sino también de manera emocional.

Finalmente, el divorcio es una de las experiencias que más altera nuestra vida. No solo cambia nuestra dinámica de relación, sino que, en la mayoría de los casos, altera por completo nuestro estilo de vida… incluyendo las finanzas.

Pero esto no quiere decir que las cosas no vayan a mejorar. ¡Por supuesto que lo harán! Tomará algo de tiempo acostumbrarte y hacer ajustes, pero cuando te des cuenta, ¡estarás BIEN nuevamente!

Comentarios