Cómo comenzar a hablar de dinero con tu pareja

Todos sabemos que hablar de dinero con nuestra pareja es importante, pero no siempre es tan fácil hacerlo. Sobre todo cuando no nos criamos en una familia en que el tema de las finanzas se tocara abiertamente o quizá, incluso, vimos discutir a mamá y papá por dinero, podemos evitarlo consciente o inconscientemente.

Suelen haber temores de diferentes tipos. Algunos temen lo que la pareja pueda pensar de ellos y de su forma de organizar -o no organizar el dinero-. Otro podría tener miedo de sentirse controlados, y algunos más, no quieren enterarse de los problemas que la pareja podría tener.

En ocasiones, lo único que necesitamos es un rompe hielo. Esa primera palabra, frase, o ambiente que nos permita dar inicio a la tan necesitada conversación. Y acá te quiero compartir algunos pequeños guiones que podés usar, en dependencia del estatus de tu relación:

  • Para evitar sorpresas desagradables en el futuro: «Antes de hablar de mudarnos juntos, deberíamos hablar de nuestras finanzas».
  • Para asegurarte de que tu pareja no se sienta juzgada: «Me gustaría compartir mi situación financiera y mis objetivos con vos, y me sería lindo conocer los tuyos».
  • Para asegurarnos de que está comprometido: «Dado que nuestra relación está llegando al siguiente nivel, me gustaría conocer más sobre tus finanzas y quiero platicarte sobre las mías».
  • Para establecer el tono de que el dinero es importante para vos: “Una vida financiera sana es importante para mí. Quiero contarte cómo manejo el dinero, y luego vos podés decirme cómo manejás tus finanzas».
  • Para abordar la conversación de manera informal: «Sé mucho sobre vos, pero no sé sobre tu vida financiera».

En general, las personas pueden estar muy a la defensiva cuando de su dinero se trata, pues es un tema cargado de vergüenza y juicio: seamos honestos, a nadie le gusta sentirse avergonzado o juzgado. 

Las cortas frases de arriba funcionan porque no son acusatorias. No hacen sentir a la persona en una celda, con una gran lámpara brillante en su cara. De hecho, en la mayoría de los casos empezás por VOS misma.

Temas que podés abordar

Una vez tenés a tu pareja en el mismo barco, escuchando y dispuesta a compartir, hay una serie de temas a abordar. Te interesa conocer no solo su presente, sino también su pasado y planes para el futuro.

Tu pasado financiero:

¿Ha habido deudas? ¿Las pagaste? ¿Cómo? ¿Has ahorrado para cumplir metas? ¿Cómo era la situación financiera de tu familia mientras crecías? Recordá que nuestras experiencias infantiles juegan un papel muy importante en nuestros hábitos futuros. Incluyendo los financieros.

Tu presente financiero: 

Conviene platicar sobre los objetivos financieros para los que estás trabajando actualmente o sobre cualquier contratiempo con el que podás estar luchando. ¿Hay algún gasto importante que estás pagando en este momento? Contale acerca de tus ingresos y cómo presupuestás y llevás el control de tus gastos.

Tu futuro financiero: 

Finalmente, compartí tus metas para el futuro. Estos no solo tienen que ser objetivos específicos de dinero, como «abrir una cuenta de jubilación». Andá más allá y compartí de tus sueños, cómo visualizás tu casa, criar hijos, irse de vacaciones, etc. Todas esas cosas cuestan dinero, por lo que las finanzas inevitablemente serán parte de la imagen.

Tu pasado financieroTu presente financieroTu futuro financiero
🙿 Tarjetas de crédito que has tenido
🙿 Créditos que has pedido
 🙿 Refinanciamientos, consolidaciones, etc.
🙿 Cómo has manejado el dinero.
🙿 Cómo manejaban el dinero tus papás
🙿 Deudas que estás pagando.
🙿 Intereses en esos créditos
🙿 Tus ingrsos / salario
🙿 Tu presupuestos y cómo gastás tu dinero
🙿 Dinero que te deben🙿 Cuentas bancarias
🙿 Metas de pago de deudas
🙿 Metas de ahorro
🙿 Metas de inversión
🙿 Metas para el retiro

Aparte de eso, aquí algunos consejos para ayudar a mantener la discusión bajo control:

  • Recordá que existen múltiples formas de administrar o pensar sobre el dinero. Es posible que tu pareja no coincida con vos, pero eso no significa necesariamente que esté equivocado.
  • Concentarte menos en tratar de explicarle cosas a tu pareja y más en tratar de entenderlas. 
  • Mantené el contacto visual. Si no estás haciendo contacto visual, eso envía un mensaje sutil de que estás molesto y que no te importa lo que la otra persona tenga que decir. 
  • Dénse una pausa si la conversación comienza a ponerse fea / tensa.

Comentarios