5 mentiras que te decís por no ahorrar para el retiro

discrepar

Cada día que pasa se acerca ese momento en el que tendremos que retirarnos del trabajo y, por lo tanto, dejar de percibir ingresos como los conocemos. Esa época que suele ser llamada “los años dorados” por muchos llegará más rápido de lo que pensás y son pocas las personas que se están preparando.

Entre que se gana poco y se gasta mucho, se siente la jubilación como algo de otro mundo y/o tenemos otras metas que cumplir antes, el asunto es que vamos posponiendo el comienzo de este fondo tan importante.

A continuación, las 5 mentiras que nos solemos decir a nosotros mismos para evitar comenzar a ahorrar para el retiro. Si te identificás en una –o varias- de ellas, hacé los cambios necesarios para tener lo justo en el momento que más necesitarás.

“Tengo tiempo para ponerme al día”

El tiempo es solo un componente en el tema del ahorro. Si el agujero financiero que cavás mientras tu familia aumenta y te desarrollás  vos mismoes lo suficientemente profundo, puede que nunca tengás suficiente tiempo.

Encima, eso de “ponerte al día” puede requerir cambios de hábitos, gastar menos, apartar un monto cada mes y, tal vez, incluso trabajar más tiempo y retrasar el retiro. Todo eso es posible, pero es una situación en la que asumís que tus planes no se salen de curso por la pérdida de un trabajo (y tener que buscar trabajo siendo ya mayor no es nada placentero) o por problemas de salud.

“Estoy planeando morir en quiebra”

Ahorrar para el retiro se trata de construir un fondo que dura toda la vida y muchos recomiendan que ese dinero sea lo suficiente para pasa a la siguiente generación, pues es la única manera de asegurarte que vivirás en confort financiero toda tu vida.

Morir en la quiebra quiere decir agotar todos tus activos a medida que tu vida también se va agotando. ¿Cuál es el problema con esto? Que debés asegurarte de calcularlo a la perfección o terminarás por ser una carga para tu familia y preocupándote constantemente por el dinero. 

De esta manera, si bien nadie está obligado u obligada a dejar una herencia a otros, al menos intentá no ser una responsabilidad financiera para tus familiares y seres queridos.

«Nadie en nuestra familia ha necesitado de cuidados médicos a largo plazo. Cuando nos llega la hora, vamos de viaje”

Esto es algo que le escuché decir a alguien “cuando me enferme de verdad, voy de viaje” como una recomendación para que su hijo no pensara en cuidados médicos a largo plazo. Sin embargo, ésta no constituye una estrategia financiera, si no un simple deseo.

La vida no siempre sucede como nosotros esperamos, ni necesariamente replica lo que vivieron nuestros ascendentes. Con cualquier supuesto que se te pueda ocurrir durante tu jubilación, siempre preguntate “¿Y qué pasa si me equivoco?”

«Las sociedades de inversión tratan de asustarnos para que dejemos el dinero con ellos”

Si bien es cierto que entre más dinero tengás en un fondo de ahorro, más productos financieros te suelen ofrecer, la verdad es que la mayoría podría vivir perfectamente durante su retiro sin haber llegado a los “niveles ideales de ahorro” que ellos aconsejan.

Sin embargo, tampoco se puede negar que para retirarte y vivir cómodamente se necesita mucho dinero… mucho más de lo que pensás. Si no lo tenés, no es mentira de las empresas que tratan de hacerte ahorrar que la vida a llevar durante el retiro no será la que te gustaría. 

«Cuando llegue el momento, si no tengo suficiente, me voy a ajustar”.

La realidad es que si no has ajustado tu manera de gastar para poder ahorrar hasta ahora, no hay razón para esperar que lo hagás en el futuro, porque siempre pospondrás tu definición de cuándo es “el tiempo correcto”.

A la larga, sin embargo, tendrás que encontrar la manera de ajustarte porque a medida que te vayás quedando sin dinero, no va a haber otra opción. ¿Acaso no sería mejor tomar ciertas medidas desde ahorita?

No importa la edad que tengás, nunca es muy tarde –o muy temprano- para comenzar a hacer tu fondito para esa etapa de tu vida en que más vas a necesitar. Al igual que con cualquier otra meta de ahorro, más que un asunto de monto, es un tema de hábito. ¡Comenzá ya!

¿Y vos? ¿Ya comenzaste a ahorrar para tu retiro? ¿Cuánto separás cada mes? ¿Cuál de estas mentiras te decís a vos mismo o misma para no comenzar a ahorrar?

 

Comentarios