Guía para comprar en Black Friday sin volverse loco

 

¡Ah! La famosa época de los “descuentos locos” está a la vuelta de la esquina. Sí, entre comillas, porque a veces ni son descuentos y la mayoría de las veces quienes nos volvemos locos en el Black Friday (o weekend) somos nosotros. ¡Alto! Sé que estás esperando ansiosamente este fin de semana para ir a “ver qué hay” y “aprovechar rebajas”, pero antes de que rompás el chanchito que no tenés o que te gastés el aguinaldo por adelantado, al menos leé esto y tratá de hacer compras inteligentes.

Quiero empezar por decirte dos cosas:

  1. NO es necesario que comprés en el black friday o weekend.
  2. NO es pecado que lo hagás.

¿Estamos claros? Esto me gusta recalcarlo porque sé que muchas personas asocian Plata con Plática con “0 gastos” y esto no es tan así. Saber gastar no es lo mismo que despilfarrar y cuando yo te digo que comprés lo necesario, que no malgastés y que ahorrés, lo que te quiero decir es que le das a tu dinero (y el trabajo que te costó ganar ese dinero) el valor que merece. Esto solamente lo hacés cuando tus compras son conscientes e inteligentes… y lastimosamente la mayoría de las veces que te lanzás con locura a las tiendas para ver los descuentos, no hacés compras inteligentes.

El enganche de muchas tiendas y centros comerciales es que aprovechés para comprar tus regalos navideños, pero seamos honestos, ¿acaso no nos encanta ser finalista e igual terminamos comprando 2-3 días antes? Además, en las ediciones pasadas de este fin de semana, he visto –nadie me lo ha contado- muchos descuentos falsos, precios que se suben para luego bajar, o productos “en oferta” que ya estaban en liquidación, embodegados o de baja calidad.

Así que el objetivo es que este fin de semana negro (del 24 al 26 de noviembre) no deje tus números en rojos. ¿Estamos?

Guía para no gastar de más en Black Friday

  1. No salgás a ver simplemente “qué hay”. La única manera en que hacemos compras inteligentes es si compramos aquello que necesitamos (o incluso, que queremos) PERO que ya sabíamos que íbamos a comprar, ya le habíamos echado el ojo, ya lo habíamos presupuestado y, obviamente, ya tenemos el dinero para pagar.
  2. Llevá tu lista. El que tradicionalmente hayás sido alumno finalista -de esos que dejan TODOOO de último momento- con tus compras navideñas, no quiere decir que siempre debás ser así. Sí se vale aprovechar los descuentos (siempre y cuando sean reales) para comprar tus regalos de Navidad o adornos para la casa. Aquí podés descargar una guía de compras navideñas GRATIS para que cada regalo sea presupuestado.
  3. Asegurate que el descuento sea real. Esta es de las partes más importantes y la única manera en que se hace es si desde ANTES de este fin de semana ya habías recorrido tiendas y centros comerciales y anotado cifras, precios y características de aquello que decís que querés o necesitás en el punto 1. Solamente así te das cuenta si es que subieron el precio para luego bajarlo o de plano ni siquiera eso hicieron y el precio es exactamente igual que en temporada regular. Y quiero ser bien clara: si de entrada no habías ido es porque en realidad no tenías un interés real en comprarlo de antemano.
  4. Salí con el dinero que vas a usar. Mucho cuidado con volvernos locos y comenzar a tarjetear a diestra y siniestra. Si ya hiciste tu lista, sabés lo que querés comprar y conocés precios, llevá el dinero que vas a usar (puede ser también con tu tarjeta de débito) y nada más. Es muy fácil perder la cordura y no queremos terminar arrepentidos después, ¿cierto?
  5. Andá preparada. Si vas a pasar varias horas en ese trajín de compras, prepará también a tu cuerpo: desayuná bien, llevá agua y tus snacks (para no gastar dinero no presupuestado comiendo fuera) y usá ropa cómoda… unos tenis siempre son buena opción.

Además, ojo con esto:

No comprés sin probarte:  Sé que las filas pueden estar larrrrrgas y que con el fin de aprovechar el tiempo (y las rebajas) puede ser tentador agarrar y pagar algo “al ojo”. Pero, OJO, que si no te queda, probablemente por haberlo comprado en estas condiciones, no lo vas a poder regresar y ta-rááááán: ¡dinero tirado a la basura! Tampoco llevés algo porque “está bonito y ahí después ves a quién se lo regalás”. Las compras de regalos navideños se hacen con lista en mano y objetivo claro y no al aire.

Una promoción pagada con tarjeta de crédito te puede salir cara: Si sos de las personas que tiene la tarjeta casi topada, no tenés dinero presupuestado y tu plan de compra es el plástico, ¡ALTO! Los intereses en las tarjetas suelen ser tan altos que la tal promoción te va a salir 5-6 veces más cara.

Los meses sin intereses NO son descuento: Sí, son facilidades de pago y si te aplicás bien, no pagás intereses… pero el precio sigue siendo exactamente el mismo. Básicamente, lo que quiere decir es que en lugar de pagar de un solo, pues alargás el sufrimiento de pago durante un tiempo y lo vas haciendo de a poquito. Y recordamos que para que la tasa de 0% se mantenga, debemos pagar siempre a tiempo. Aquí podés leer más sobre esto.

Finalmente, no te dejés llevar por el consumismo masivo de este fin de semana. El que veás a miles de personas comprando, no significa que vos también debés hacerlo. Si vos tenés otras prioridades, como salir de deudas o ahorrar para tu retiro, ¡no caigás en el juego de comprar algo en 5 minutos que después de tomará 6 meses pagar!

Y si no me querés creer a mí, acá te traigo la entrevista que le hice a SO, de Blog Y Lana el año pasado sobre este tema. En México, nuestro Black Weekend se llama “El buen fin” y las recomendaciones aplican exactamente igual.

Como siempre te digo, esto es 20% lo que yo te recomiendo y 80% lo que vos decidís hacer con cada tip, reto y post. Así que, ¿qué vas a hacer este fin de semana? ¿Cómo vas a usar tu dinero?

Comentarios