Emprendiendo en pareja: Buscando las claves del éxito

ParejasEmprendedoras

Emprender no es fácil y muchas veces solemos hacerlo solos, pero ¿qué pasa cuando decidimos emprender con otra persona? Y ¿qué tal si esa persona es tu pareja? Aquí, en Plata con Plática, nos dimos a la tarea de encontrar a 3 parejas emprendedoras que son exitosas no solo en lo profesional, sino también en lo personal.

Estas 3 parejas emprendedoras nos compartieron cómo logran obtener el balance entre lo profesional y lo personal y sus consejos para aquellas parejas que tienen en mente emprender juntas.

A continuación les presento un poco sobre ellos y lo que hablamos en la entrevista:

  1. Eugenia y Oliver: Son los dueños de Pan de Vida Managua. Eugenia tiene 31 años y Oliver 38. Tienen 7 años de estar juntos y en Enero del 2014 se casaron. En Febrero del mismo año abrieron la panadería.
  2. Valentina y Felipe: Esta pareja no son solo dueños de Taco Stop, también lo son de Barrio Café y Barrio Café Hotel. Ambos comenzaron a emprender en San Juan del Sur. El primer negocio fue Barrio Café y luego, en el 2011, se lanzaron y comenzaron con Taco Stop. Valentina tiene 33 años y Felipe 32 y llevan 5 años casados.
  3. Xiomara y Damien: ¿Conocen El Garden Café que queda en Granada? Pues ellos emprendieron este negocio. Xiomara y Damien se conocieron en la Universidad y juntos comenzaron esta empresa en el 2007. Ella tiene 31 años y él 38.

Ahora que ya saben un poco sobre quiénes son ellos y el negocio que tienen juntos, les voy a compartir las preguntas que les hice en la entrevista y sus respuestas:

  1. ¿Hace cuánto tienen el negocio y cómo comenzaron? ¿Los dos o uno y después el otro?
  • Eugenia y Oliver: Nosotros comenzamos a funcionar el 17 de febrero 2014. La idea fue de Oliver, él acababa de terminar de trabajar en una agencia de publicidad y estaba pensando qué podía hacer aquí o si regresar a Estados Unidos. Oliver habló con un amigo de él, que es el dueño de la primera panadería Pan de Vida en San Juan del Sur. De ahí, surgió la idea de abrir una aquí en Managua. 

Al principio estaba nerviosa –Eugenia-, pues nunca había trabajado por mi cuenta, estaba acostumbrada a trabajarle a alguien y no preocuparme por nada más que entregar, pero al final decidí hacerlo. Ambos renunciamos casi al mismo tiempo.

  • Valentina y Felipe: Comenzamos el 15 de Octubre del 2009 con Barrio Café, en lo que eventualmente se convirtió Barrio Café Hotel en San Juan del Sur. El primer año Valentina venía ocasionalmente a San Juan a ayudar en la cocina y después de un tiempo se mudó definitivamente. – En ese tiempo seguían jalando y valentina trabajaba en un café en Managua-.

Dos años después, nuestro asesor y amigo nos dio la idea de abrir una ventana para vender tacos, y de ahí nace Taco Stop. El año pasado abrimos Taco Stop aquí en Managua y tenemos en mente muchas metas grandes.

  • Xiomara y Damien: El Garden Café comenzó en el 2007, pero la planificación del negocio y remodelación del local tomó unos 2 años. La idea salió más que todo por frustración, estaba en un lugar que no me gustaba y Damien estaba terminando de estudiar. Al principio, el proyecto era abrir El Garden Café en San Marcos, pero durante los 2 años investigamos más y decidimos hacerlo en Granada.
  1. ¿Cómo mantienen el balance entre el trabajo y la vida personal? ¿Cómo hacen para que una cosa no afecte la otra?
  • Eugenia y Oliver: A ella – Eugenia – no les gusta hablar sobre el negocio en la casa. Al principio pasábamos tiempo completo en la panadería y cuándo llegaba a la casa él – Oliver – quería hablar sobre el trabajo y eso me estresaba y me enojaba, hasta que un día, luego de los primeros meses de haber abierto, nos repartimos roles dentro del negocio para evitar que alguien sintiera que uno trabajaba más que el otro.
  • Felipe y Valentina: Saber balancear nuestra personalidad, tener diferentes cargos y respetar las opiniones dentro de los negocios ayuda mucho también.
  • Xiomara y Damien: Ha sido un proceso de aprendizaje. Al principio hubo mucha tensión, pero eventualmente nos dimos cuenta que la comunicación era importante y que no siempre íbamos a estar de acuerdo y había que negociar. Nos enfocamos en ponernos metas y trabajar entorno a nuestras fortalezas para llegar a las metas establecidas.

Algo que ha sido esencial: Somos profesionales siempre y más que todo frente al personal. El control emocional es muy importante, se trata de no enojarse y comenzar a gritar. Escuchar el punto de vista de la otra persona.

  1. ¿Han creado arreglos de convivencia? ¿No es cansado estar todo el día juntos?
  • Eugenia y Oliver: Buscamos el momento para hablar sobre negocios y tenemos horarios distintos. Hacemos actividades fuera de la panadería, pue como el negocio está más estable no tenemos que estar todo el tiempo aquí.

Pasamos un promedio de 50% del día juntos. Cualquier cosa es mi culpa –Oliver- si pasa algún problema en la panadería se lo dejo a Oliver y si algo no me parece, lo hablamos.

  • Felipe y Valentina: No hay arreglos. Tenemos los mismos gustos, placeres y ambiciones. Hay días que yo le digo a Felipe “¡ay! dejemos de trabajar y vámonos” y nos podemos dar ese lujo ahora que tenemos a más personal y los negocios son bastante estables.

A nosotros no nos molesta hablar de trabajo, nos gusta hacerlo. Solo cuando estamos con gente es que no hablamos sobre eso, pero cuando estamos juntos, es nuestro tema preferido.

  • Xiomara y Damien: No hablamos de problemas de trabajo en la casa, pero sí de sueños. Nos gusta romper la rutina todos los años saliendo de vacaciones por 3-4 semanas. Eso nos ayuda a recargarnos de energías y reinventarnos como pareja y como negocio. Siempre estamos buscando nuevas tendencias de negocios en comida.  

No es cansado estar juntos, pero sí respetamos nuestro espacio. Él es músico y necesita su espacio para tocar música y yo para salir con mis amigas.

  1. ¿Cómo se dividen las tareas en el hogar y en el trabajo?
  • Eugenia y Oliver: Oliver tiene más responsabilidades en la panadería y yo –Eugenia- me encargo de todo lo que tenga que ver con la casa.
  • Valentina y Felipe: En Barrio Café, ella era la encargada de cocina.- Valentina- . Ahora hay un gerente general para cada empresa, eso nos permite viajar más y tener horarios flexibles.

Yo –Felipe- me encargo más de la parte estratégica y financiera. Tenemos una junta directiva en donde yo soy el presidente y la vice-presidente es Valentina. En la casa, Felipe se encarga del mantenimiento y yo de las compras y de los trabajadores de la casa, mencionó Valentina.

  • Xiomara y Damien: No pasamos mucho tiempo en la casa, comemos todos los días en el restaurante y casi siempre estamos ahí también. Lo único que tenemos que hacer es darle de comer a los perros. 

En la empresa, Damien se encarga de la producción, mantenimiento y la infraestructura y yo – Xiomara- me encargo del mercadeo, las finanzas y del personal.

  1. ¿Cuál es el principal ingrediente para el éxito en ambas áreas?
  • Eugenia y Oliver: La división de responsabilidades y obviamente el amor y el sentido del humor son clave para que nuestra relación y nuestro negocio funcione. A parte de ser esposos, somos amigos, sabemos que nuestra relación como pareja va primero. Ayuda mucho también que tenemos personalidades distintas. Oliver me vive subiendo y yo lo vivo bajando, es un complemento.
  • Valentina y Felipe: La comunicación es fundamental, nos decimos todo y la organización también es clave. Yo tengo – Felipe – 3 ejes para el éxito:
  1. Recursos humanos, nadie se la sabe toda.
  2. Capacitación continua, siempre hay cosas nuevas que aprender e implementar.
  3. Controles.
  • Xiomara y Damien: La clave es la tolerancia, respeto y confianza de que la otra persona es capaz de hacer el trabajo.

Como les decía al principio de este post, emprender nunca es fácil y es un poco más difícil cuando lo hacés con la persona que ves todos los días y con la que poseés un nivel alto de intimidad. La clave está en saber comunicarse, organizarse y sobretodo, tener en mente que la relación de ustedes dos SIEMPRE va a ser primero.

Para todos aquéllos que se están lanzando al mundo del emprendimiento con su pareja y todos los que lo piensan pero tienen miedo, sepan que no siempre va a ser fácil, pero tampoco va a ser difícil todo el tiempo. Eventualmente, con amor y comunicación, se puede llegar al balance entre lo profesional y lo personal.

Seguramente, así como estas tres jóvenes parejas emprendedores, vos conocés muchos otros casos de parejas que trabajan en el mismo negocio, viven en la misma casa y son exitosas y felices. Así que, de que se puede, se puede ;).

Comentarios