Cinco horrores a la hora de invertir

oops

En la vida todos cometemos errores y muchas veces pagamos caro por ellos. Cuando invertimos, también cometemos errores y suelen ser más caros todavía: imaginate una persona que a sus 50 años está invirtiendo los ahorros de su vida para tener una jubilación tranquila, decide tomar un riesgo alto en la Bolsa de Valores y lo pierde todo. Ahora ¿de qué vivirá en su retiro, cuando solo le quedan un par de años para comenzar a ahorrar?

Lo cierto es que aun con todos los datos históricos y experiencias de millones de personas alrededor del mundo con las que contamos, no existe una computadora o persona que pueda salir ileso –sin nunca equivocarse- al invertir. Esto es porque invertir implica riesgo e incertidumbre; es además una tarea en la que metemos emociones y sentimientos, pues estamos jugando con el dinero por el que trabajamos durante largos años y no queremos perder.

Por eso, haciendo uso de las estadísticas y las experiencias de otros, te presento los cinco errores más comunes que las personas suelen cometer a la hora de invertir, para que vos no caigás en ellos:

1. No hay un plan: Antes de meterte a cualquier tipo de inversión tenés que tener claro qué querés lograr al invertir tu dinero. ¿Acaso estás pensando en hacer una maestría en 2 años? ¿O en pagar la Universidad de tu hija en 10? ¿O tal vez tu interés sea muy a largo plazo, tener dinero suficiente para retirarte? El conocer cuánto dinero vas a necesitar, cuánto tiempo tenés para lograrlo y qué nivel de riesgo podés tomar, es lo que te va a permitir formar una estrategia de inversión. Sino, en lugar de estar invirtiendo, estarías apostando (sí, así como en el casino) y tus posibilidades de ganar serían algo más parecido a tirar una moneda al aire.

2. Impaciencia: Todos los que me conocen saben que soy una impaciente de primera categoría, soy de las que quiere las cosas ya, en el momento que se me ocurre. Y así mismo, uno de los grandes errores al invertir es querer ver resultados inmediatos. Vos pasaste 5 años juntando el dinero necesario para entrarle a la bolsa de valores, pero querés que en 6 meses tu dinero se duplique. Imposible. Esta necesidad te obliga a comprar y vender impulsivamente, no dándole chance a tus inversiones a que rindan frutos.

3. No diversificar: También conocido como “poner tus huevos en diferentes canastas” y es la manera más fácil de entenderlo. Imaginate que sos productor de huevos y los vas a vender, decidís llevarlos todos juntos en tu bicicleta y por cosas del destino, te caés de las bicicleta y con vos, los huevos se rompen…. todos tus huevos… todo tu dinero. En cambio, si hubieras distribuido los huevos en bicicletas con otras personas o hubieras hecho varios viajes, no quedarías en bancarrota. Lo mismo sucede cuando invertís: lo ideal es invertir en varios productos/negocios/fondos diferentes por si te va mal en uno, tengás otro(s) para recuperarte.

4. Basarte en el pasado: Si la historia nos ha enseñado algo es que no se puede predecir lo que sucederá en la bolsa y juzgar una acción o un fondo basándote en el año pasado es un grave error. Pudieron haber tenido un golpe de suerte que no se repita este año. Una mejor medida es ver cómo les fue cuando el mercado estuvo bajo y muchas personas perdieron… si perdieron porcentualmente menos que otras acciones o fondos, puede que valga la pena.

5. Dejarte llevar por la euforia: Muy relacionado con el punto #1, cuando no tenés una estrategia clara, sos más susceptible de escuchar las noticias, seguir lo que dicen las personas a tu alrededor o guiarte por los análisis que ves en el mercado. Si tomás tus decisiones al calor de lo que están pensando los demás, vas a cometer los mismos aciertos o errores de los otros y no los tuyos propios. Esto no te deja un aprendizaje y además debés recordar que tu estrategia de inversión es a largo plazo, no al día siguiente.

Muchos conocen la tan mencionada frasee de Warren Buffet “nunca invirtás en algo que no conocés”, y aunque no soy quien para desmentir las sabias palabras de este multimillonario, creo que tampoco podemos invertir solo en lo que conocemos, porque solemos conocer muy poco. La Bolsa de Valores puede ser una gran aliada para multiplicar tu dinero y si no le entramos por miedo, nos podemos perder de grandes oportunidades.

¿Y vos? ¿Has invertido en la Bolsa? ¿En qué acciones o fondos? ¿Si no has invertido… por qué no? ¿Te animarías a hacerlo?

Comentarios