Caso exitoso: Pagué y cancelé mis tarjetas de crédito en un año

Portada 08 | Plata con Plática

A finales de abril vi una maravillosa foto y status en mi facebook. Una chavala decía “la felicidad de ser libre de deuda de tarjeta de crédito” y abajo aparecía una foto con unas 4-5 tarjetas de crédito cortadas con una tijera y un mismo nombre en todas: Lauren Lawson.

Inmediatamente no solo me alegré por ver que alguien había sido liberado de la cárcel de las deudas,  sino que también me sorprendió que esta persona lo compartiera tan abiertamente. ¿Por qué? Porque normalmente no nos gusta hablar de dinero, ni decirle a los otros cuánto ganamos, gastamos o debemos. ¿Sabés cuál fue el resultado? Cientos de likes y una veintena de comentarios, haciendo alusión que esta envidia generaba y, por supuesto, felicitándola por su logro.

¡Y de verdad que merece un reconocimiento! Salir de deudas implica un cambio de hábitos, gastar menos, ser minucioso con el control y dedicado en el pago de deudas. Fue por esto que dije: “¡yo tengo que hablar con ella para que me cuente su historia!”.

Tenía dudas de si Lauren iba a querer, pues una cosa es compartir tu vida libre de deudas con tus amigos, familiares y conocidos y otra muy diferente es dar detalles de cómo te endeudaste con miles de personas que no conocés… más cuando muchos, al ver su foto, saben quién es ella directamente. Pero su respuesta inmediata fue “sí, con gusto cuento mi historia si eso le va a servir a otros”.

Aquí va…

Todo comenzó cuando esta chavala de 27 años decidió mudarse de país y venirse a vivir a Nicaragua. Empezar de cero y buscar un nuevo trabajo en el que, como te podrás imaginar, no le pagaban lo que en Estados Unidos, la llevó a aceptar su primera tarjeta de crédito en el país: una Banpro Platinum.

Lauren me contó que como sentía que el salario no le daba, mensualmente ella gastaba su pago + algo de la tarjeta… hasta que le ofrecieron otra tarjeta, y otra, y otra. Para no hacerte el cuento largo, en un par de años ella llegó a acumular las siguientes tarjetas de crédito:

  1. Banpro Platinum
  2. Almacenes Simán
  3. Claro
  4. Uno-Gasolinera
  5. MC
  6. Movistar
  7. Lafise dorada

Y, ¿cuánto significa esto? Alrededor de $7,500.00 dólares. Éste fue el fondo del hoyo que Lauren tocó para decirse a sí misma: “es suficiente, tengo que salir de esto”.  

Si te estás preguntado por qué tenía tantas tarjetas –como lo hice yo- la razón es que en este tiempo ha tenido tres empleos (incluyendo el actual) y como en cada uno le han pagado con una tarjeta de nómina –y banco- diferente, cada banco le ha ido ofreciendo nuevas tarjetas… y ella las aceptaba.

Se comenzó diciendo a sí misma que “solo es esta vez”, o “en cuanto me paguen, lo voy a pagar en el banco”, hasta que se dio cuenta que sus deudas mes a mes, solo iban creciendo. Y decidió actuar.

Cómo lo hizo

La respuesta más lógica es pagando, pues es la única manera en que uno sale de deudas. La pregunta en realidad es: ¿Cuáles fueron los cambios y/o estrategias que Lauren usó para tener el dinero suficiente para pagar? Y aquí te van:

  • Con una lista de compras para ir al súper, redujo su factura en un 45%. Se dio cuenta que estaba comprando cosas que no necesitaba y que, a la larga, se le echaban a perder.
  • Comenzó a hacer más cosas en su casa (comidas, reuniones, etc.), en lugar de salir.
  • Aprendió a decir “no” a ella misma y a los demás, cuando no podía. Me contó que antes compraba sin restricción, pagando con las tarjetas y que  parte de su estrategia fue darse cuenta que no podía ni debía gastar así. Además, cada vez que le decían “salgamos”, ella aceptaba –aunque no tuviera dinero- porque le daba pena decir que no tenía.

Y en cuanto a la estrategia que siguió:

  • Hizo una tabla en Excel, enlistando cada una de las deudas (tarjetas de crédito) que tenía, el monto que debía pagar y la tasa de interés.
  • Se enfocó en pagar los montos en córdobas, antes que en dólares, porque la tasa de interés que te cobran es más alta.
  • Hizo un presupuesto, dejando en un mínimo sus gastos, para así dedicar la mayor porción posible al pago de sus deudas.
  • Destinó el 60% de sus ingresos regulares + cada ingreso adicional (por modelaje, por ejemplo) al pago de sus deudas.
  • Con esto, logró salir de sus deudas en un año.

Su vida ahora

Uno de los aprendizajes más grandes que tuvo Lauren es que los cambios de hábitos que siguió para salir de deudas, los debe mantener si se quiere mantener así: las finanzas sanas, el control de gastos y el presupuesto son hábitos para toda la vida y no de momento. 

Ahora vive sin estrés, así de simple. Sabe que su vida está en orden y está comenzando a ahorrar. Su plan es incrementar el % de lo que ahorra mes a mes, para no sentirlo tanto. Me dijo que si pudo vivir con el 40% de su salario para pagar sus deudas, sin lugar a dudas puede separar un monto menor para ahorrar para su futuro.

Y a mí me resta decir que cada vez que alguien toma la firme decisión de dar vuelta a su vida financiera, lo logra. Eso me llena de felicidad y orgullo. Si Lauren pudo salir de deudas en 1 año, ¿por qué vos no?

Comentarios

Artículos relacionados