Caso exitoso: ¡Logré ahorrar!

finalizar post

Lo que van a leer a continuación es un correo que recibí de Dax Castellón, un lector del blog que un día decidió seguir los consejos y pasos que aquí leyó y logró cumplir sus metas. Si vos tenés una historia de éxito que contar: saliste de deudas, controlaste tus gastos, ahorraste para una meta, etc. no dudés en compartirla al correo [email protected]

El correo e historia de Dax:

¡Hola, Elaine!
Quisiera darte las gracias por el trabajo que hacés y tus consejos para gente dunda como yo.

Desde hace tiempo quería hacer un viaje a México, pero nunca me ponía las pilas pues siempre contaba con que el dinero llegaría y ambos sabemos que eso no es así. Una vez leyendo tu artículo de los propósitos de año nuevo, me empeñé en hacerte caso y me fijé unas metas realísticas a mediano plazo y heme aquí, ¡la próxima semana me voy a tierras aztecas sin necesidad de préstamos!

No seguí todos tus consejos al pie de la letra. Hice lo que pude, sorry. El hábito hace al monje. Pero hice básicamente lo siguiente:

• Fijé 3 metas sencillas, concretas, reales, con fechas y con numeritos. Una de ellas es realizar el viaje a México a mediados de julio.

• Saqué un presupuesto básico de cuánto me costaría el viaje (pasaje + regalos + emergencias). Estadía y comida me la aseguran mi familia allá, pero en emergencia o gastos imprevistos dejé un monto por si las moscas. Me salió así:
o Pasaje: US$ 650
o Regalos: US$ 250
o Imprevistos: US$ 300
o Total: US$ 1,200

• Revisé maneras de reducir los costos y resulta que comprando por internet, en Avianca, de repente se consiguen ofertas con semanas o meses de anticipación y el pasaje me terminó costando US$490. Y en cuanto a los regalos, un amigo tiene entrada al súper militar y el guaro me sale más barato. Artesanías, rosquillas y esas cosas las compraré en León, donde tengo que ir a huevo a visitar unos parientes este fin de semana. Resulta que me ahorro US$ 210, los cuales agregué en los imprevistos.

• Durante el año, aparté del dinero que ganaba de mis trabajos. Un monto para el viaje y otro para gastos diarios. Es decir, un costo fijo de gastos diarios y me soqué el cinturón. Nada de bacanales ni gastaderas sin control. El resto lo guardé para el viaje.

• Hubo percances y gastos de emergencia, de otra forma iría con mucho más dinero a México.

Todo dinero que entraba lo dolarizaba inmediatamente y lo depositaba en mi cuenta de banco. Ya me di cuenta que si ando dinero en la cartera, lo gasto.

Al final, conseguí más dinero del que había presupuestado y voy con un monto en casos de emergencia de U$600 aproximadamente.

Lo más importante es que he creado el hábito del ahorro y aprendí a controlar el dinero de manera eficiente. Espero que el hábito se mantenga.

Ahora mi próximo viaje es ir a Nueva Zelanda a ver la tierra del Hobbit. Esa sí es una meta grande. Ya veremos.

¡Muchas gracias por tus consejos! Si yo pude, cualquiera puede.

Saludos

Comentarios

Artículos relacionados