1+1=2: Los niños y las finanzas

emprender peques

A muchos de nosotros nos criaron pensando que las finanzas son un tema tabú, algo de lo que no se habla en la mesa porque es de mala educación. No tengo hijos, pero me parece que los padres  piensan que los temas financieros son “tema de adultos” y que meter a los niños en ese tipo de pláticas es arruinarles la niñez.

Sin embargo, muy comúnmente pasa que los hijos terminan escuchando hablar sobre dinero cuando surgen problemas o una crisis financiera en el hogar. De esta manera, comienza un proceso en el que las personas terminamos asociando dinero y finanzas personales, con algo negativo.

Encima de  no hablar abiertamente de las finanzas del hogar, muchos padres –sin darse cuenta- heredan sus malos hábitos de administración financiera a sus hijos. Por ejemplo, pudiste haber aprendido de tu mamá a irte de compras para levantarte el ánimo cuando tuviste un mal día; o tal vez tu papá trató de ahorrar tanto, que te privó de tal manera en tu niñez, que ahora que ganás tu propio dinero, cualquier excusa es buena para no sentirte “limitado”.

Si tenés hijos, sabrás que son como una esponja que todo lo absorben. No subestimés su potencial y su capacidad de entender temas financieros desde pequeños. Esto es como cualquier otro tema –sexo, drogas, alcohol- : no podés dejar que se eduquen solos o en la calle, debés tener una participación activa en la enseñanza desde la casa.

Educar y motivar a tus hijos para que se conviertan en ahorradores e inversores habituales, les va a permitir conservar más del dinero que ganan y hacer más cosas con el dinero que gastan. Aquí hay 7 maneras simples para ayudar a educar a los niños en las finanzas personales y el manejo del dinero:

Tan pronto como los niños puedan contar, dales a conocer el dinero. Mostrales los diferentes billetes y  monedas que hay, las denominaciones, y podés poner ejemplos sencillos de qué cosas pueden comprar con cierto monto.

PRESUPUESTO. Mantener un buen registro del dinero ahorrado, invertido o gastado. Podés usar 12 sobres -1 para cada mes- con uno más grande donde guardés todos los sobres para un año. Animá a los niños a colocar los recibos de todas las compras en los sobres y tomar notas sobre lo que hacen con su dinero.

Enseñales a reconocer las diferencias entre necesitar, querer y desear. Esto los preparará para tomar buenas decisiones de gasto en el futuro.

AHORRO. Al darles la mesada, que sea en denominaciones que incentiven el ahorro.Por ejemplo, si vas a darles C$10, que sean 10 monedas de C$1, para que por lo menos C$1 se vaya al ahorro.

METAS. Establecer metas es fundamental para aprender el valor del dinero y el ahorro. Cualquier juguete que tu hijo te pida, puede convertirse en un objetivo. Este establecimiento de metas ayuda a los niños aprender a ser responsables de sí mismos.

Mostrales la diferencia entre ahorrar y gastar. Explicales y demostrales el concepto de ganar intereses sobre los ahorros. Podés pagarles algo de interés en el dinero que ahorren en casa, y los niños pueden ayudar a calcular el interés y ver cómo se acumula el dinero rápido a través del poder del interés compuesto.

TARJETA DE CRÉDITO. Al usar la tarjeta de crédito en un restaurante, aprovechá la oportunidad para enseñarles cómo funcionan. Mostrales cómo verificar los cargos, cómo calcular la propina y cómo protegerse contra el fraude de tarjetas de crédito.

¿Y vos? ¿Qué buenos o malos hábitos de dinero aprendiste de tus padres? ¿Cómo lo enseñas a tus hijos sobre finanzas personales y administración del dinero?

Comentarios

Artículos relacionados