Emprendedora exitosa 14: Samia Jackson y Miss Greta´s Caribbean Bakery

Samia Jackson

Por si no sabías, llevo una costeña por dentro. Resulta que mi mamá es de Bluefields, así que todo lo que tiene que ver con comida caribeña me parece simplemente exquisito.  Si alguna vez has intentado probar esta comida en Managua –u otros lugares del Pacífico-, sabrás que no es tarea fácil, pues fuera de uno que otro restaurante por ahí, no son platillos comunes.

 

Fue por esto que cuando me enteré de lo que Samia Jackson Bryan, una abogada de 29 años, estaba haciendo me emocioné: me parece simplemente brillante. Es curioso que, a pesar de ser un solo país, una sola Nicaragua, de alguna manera los del Caribe no se sienten identificados con los del Pacífico y viceversa.

 

¿De qué estoy hablando?

Esta chavala, a través de su famoso carrito “Cocovan”, vende comida de la Costa Caribe. Éste no es un carrito común y corriente de hamburguesas y hot-dogs. No. Es comida caribeña pura, de la más alta calidad.

 

Cómo nace la idea

Este negocio tiene su origen muchos años atrás, cuando la abuelita de Samia vendía comida en la panadería de su casa (más que todo por encargos) y Samia le ayudaba de pequeña cuando podía. Así aprendió a cocinar. El nombre de su abuela dio nombre también al carrito: Miss Greta.

 

Son recetas familiares que han venido de generación en generación y llegó un punto, en el que su abuelita ya no podía trabajar, que Samia las comenzó a hacer directamente en su casa. Como me dijo ella: “más por cumplir y no quedar mal con las personas que por cualquier otra cosa”. Curiosamente, la mayoría de los encargos eran para gente en Estados Unidos y no acá. 

 

Y así pasó el tiempo hasta que un día su mamá le dijo directamente: ¿y por qué no hacer una empresa de esto directamente? Salir de la cocina y hacer algo más profesional e industrial.

 

Fue de esta manera que hace 3 años abrieron una panadería y  un café en Bello Horizonte, pero debido a múltiples robos, eventualmente decidieron mover la panadería a su casa –en carretera vieja a León-. 

 

El problema con este nuevo lugar fue la distancia y accesibilidad. Pensaron cómo podían hacer para llegar a más gente y que fuera céntrico e idearon comprar un microbús y hacer la panadería móvil. En marzo de este año empezaron a vender sus productos en el carrito. “La gente ahora ve el carrito, lo identifica, viene y compra”, me contó Samia. 

 

Qué onda con el cocovan

Tras comprar el carrito, les tomó alrededor de 2 años modificarlo para poder cocinar y vender ahí. Le pregunté por qué vender comida caribeña y no otra cosa y, además de su obvia experiencia en esta cocina, me dijo algo muy cierto: 

 

La gente en Nicaragua no conoce mucho de la Costa Caribe, más que el rundown y los patties. Dijimos “hay muchísimos cosas de allá que la gente no conoce y debemos integrarlo”. Hay gente que vos le preguntás y ellos no saben en qué parte del país está la Costa. Los chavalos en los colegios del Pacífico no conocen más que el Palo de Mayo, en cambio en el Caribe sí se enseña y hasta nacatamal encontrás. 

 

Para Samia, el carrito es más que vender comida, es una forma de hacer un intercambio cultural. Es una manera de que conozcan un poquito de nuestra cultura: que probés el Caribe en un bocado.

 

Caribe a través de un bocado

Me contó también que todo es traído desde la Costa, de su propia finca, donde tienen insumos naturales y orgánicos. Ya en Managua, en el carrito, se preparan los alimentos para venderse. 

 

Aquí podés encontrar patties, pan de coco, pan bond, rundown, torta de yuca –que por cierto es de mis favoritas-, journey cakes, sándwiches y más.

 

Dificultades

Si algo he aprendido entrevistando a todos los emprendedores es que recorrer este camino nunca es fácil. Cuando le pregunté a Samia cuáles eran las mayores dificultades por las que había pasado o estaba pasando, me dijo:

  • Así como es difícil encontrar trabajo, creeme que también es bien difícil encontrar buenos trabajadores.
  • Te ven mujer y joven, por lo que las grandes empresas y clientes potenciales piensan que no podés cumplir con los pedidos.
  • Además, cuando sos una empresa pequeña y estás comenzando,  no te dan ni siquiera la entrada.
  • Poco acceso al financiamiento, siendo una micro empresa.
  • Es un gremio difícil y por ser un producto que no muchos conocen, muchas personas no quieren ni probar. Hay que abrir mercado. Me he topado con empresas que ni siquiera querían probar las muestras….y eso te decepciona. 

Paciencia

Una pregunta que hago siempre es qué has aprendido en el camino y para Samia, el aprendizaje #1 ha sido la paciencia. Me dijo “Soy una persona súper impaciente y me gustan las cosas rápidas, para ya. O se va a hacer bien hecho o no se hace del todo y he tenido que aprender a trabajar y a aguantarme, porque a veces tus mismos proveedores te incumplen. Eso es lo que más estoy aprendiendo a ser paciente y tolerante”. 

 

También me comentó algo con lo que estoy 100% de acuerdo y es que todo lo que aprendés en los estudios, por ejemplo de administración, te sirve en la vida. 

Sin embargo, me dijo que algo que no te enseñan en la Universidad es que en Nicaragua todos los negocios, lamentablemente, se dan por la gente que conocés. “Si alguien te recomienda, lo aceptás y tratás de probarlo, pero si alguien va sin que lo conozcás a tratar de venderte un producto, no es tan fácil. Eso fue un shock para mí al inicio.”

 

Para vos, que querés emprender

Y después de tanto prueba y error con su negocio, esto es lo que Samia les quiere decir:

 

1. ¡Sean pacientes! no crean que todo va a ser de la noche a la mañana. Es necesario que se esfuercen y no se decepcionen cuando a la primera no les salga. 

 

2. Hay que ser positivos y siempre seguir. Ella tuvo que renunciar a su trabajo y a su carrera para emprender. Su papá fue diagnosticado con cáncer de estómago justamente una semanas después de haberlo comprado todo. “Me quedé sola con la panadería y me tocó tomar decisiones”, me dijo.

 

Y su mensaje final para todo el que ande pensando en emprender es: ¡hacelo! Así de simple. Ni lo pensés. No es fácil y es necesario un plan de negocios, pero sin lugar a dudas vale la pena. No te quedés con el “¿Qué hubiera pasado si?”

 

¡A probar!

Si nunca has probado la comida caribeña, no sabés de lo que te perdés: ¡es espectacular! Para hacerte agua la boda, podés entrar en su página en facebook y cuando te animés a probarla, solo buscá el carrito de Miss Greta´s Caribbean Bakery en el costado este de la Universidad Centroamericana (UCA), de 10:00 am a 3:00 pm, lunes a viernes.

 

 {gallery}Greta{/gallery}

 

 

 

Comentarios