Decisiones claves para tus finanzas durante la crisis

Mantener el mayor control posible de nuestras finanzas es importante en cualquier circunstancia. A medida que aprendemos a utilizar nuestro dinero de manera consciente y empoderada, controlamos también nuestra vida entera.

Sin embargo, cuando vivimos momentos difíciles, diferentes, de gran incertidumbre y de crisis, el control financiero se vuelve aún más vital. Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo saber qué decisiones son las correctas y cuáles debemos evitar?

Como siempre digo, las finanzas personales son personales y, por tanto, los exactitos mismos consejos y decisiones que apliquen para uno, no necesariamente serán ideal para otra persona.

A continuación te doy algunas recomendaciones sobre cómo utilizar de mejor manera tu dinero en épocas de crisis. Mantené presente que son generales y te tocará a vos decidir si es lo mejor para tu caso o no.

Bajá tus gastos

Sea que formés parte de las más de 200,000 personas que se quedaron sin empleo en 2018 o no, éste NO es el momento para derrochar. Al contrario, son días de aprender a vivir con lo mínimo, de una manera más frugal. Y no, esto no te convierte en pinche… solo te hace una persona más inteligente con tu dinero.

Aunque seás unas de las afortunadas personas que mantienen sus ingresos intactos, tal cual antes del 18 de abril en Nicaragua, la verdad es que nadie puede garantizar que mañana, la próxima semana o el siguiente mes, éstos se mantendrá así. Esta es la razón por la que es mejor ELEGIR gastar menos ahorita, y no verte obligado a hacerlo cuando algo cambie tu vida.

Y, bueno, si la crisis ya tocó tu bolsa (como le ha pasado a la mayoría), estoy segura que habrás iniciado ese proceso de recortar. Muchas veces es hasta que no tenemos de otra que nos damos cuenta de todos los gastos innecesarios que hacíamos.

¿No sabés por dónde comenzar? Hacé clic acá para tener 55 maneras de recortar gastos en épocas de crisis.

Dinero en el banco

Si antes la pregunta #1 que me llegaba al blog era “¿Cómo salir de deudas?”,los últimos dos meses se ha convertido en “¿Debo sacar mi dinero del banco?”. Sé que hay mucho temor en el ambiente y nos da pánico que nos dejan en 0. Especialmente cuando salen videos con noticias falsas, o noticias con información verdadera que no entendemos a profundidad y solo viralizamos.

Precisamente esto de las noticias me ha llevado a crear un nuevo formato de contenido que quienes me siguen en Instagram ya habrán visto: desmenuzar y explicar en palabras sencillitas, con imágenes y hasta GIFs las noticias relacionadas al sector financiero o de macroeconomía. ¿No las has visto? Nos podés seguir como @elmavela y @plataconplatica, cada vez que hay algo interesante pasando, subimos las plantillas a las historias ;).

Pero volviendo al tema del dinero en el banco y qué hacer, continúo manteniendo mi postura de que el sistema financiero nicaragüense se sigue comportando como uno sólido (pese a que muchas personas han retirado su dinero de la banca) y por lo tanto la recomendación es que tu dinero en el banco está más seguro que tu dinero en la casa.

¿Necesitás más información para convencerte?  En este post expliqué largo y tendido el por qué.

¿Puedo ahorrar?

Probablemente incluso en días más normales sentías que ahorrar era IM-PO-SI-BLE. ¿Cómo?  Si más bien necesito más dinero para poder gastar. No te preocupés, esa es la sensación de casi todos.

Sin embargo, si algo nos dejan las situaciones extremas y las crisis son muchas lecciones aprendidas. Por ejemplo, decenas de personas desde un inicio me escribieron y me dijeron: “¡ahora entiendo el por qué del fondo de emergencia!”. Bueno, obviamente hubiera sido genial haberlo tenido armado –o por lo menos comenzado- a estas alturas, pero sé que no es la realidad de la mayoría.

En términos generales, siempre hay cantidad de razones para ahorrar (por ejemplo: comprar una casa o un carro, irse de viaje, pagar por estudios, hacer compras medianas y grandes, el retiro, etc.); en estos momentos casi la única meta en la que nos debemos enfocar es en ese colchoncito.

De nuevo, ideal hubiera sido tenerlo, pero nunca es tarde. ¿De dónde vas a ahorrar? ¿Recordás los gastos que vas a recortar en el punto #1? ¡De ahí! Y si necesitás algo de ayuda para comenzar, en este post te explico cómo armar tu fondo de emergencia aún en crisis. Pensá que es mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo ;).

¡Ah! Y antes de que se me olvide, si tenés seguros intentá no recortarlos. Sé que es difícil y probablemente cuando pensás en bajar gastos, éste sea uno de los principales rubros, sobre todo cuando nunca lo has usado, ¿cierto?

Sin embargo el pago de tus seguros es, de cierta manera, un ahorro. Sea el que sea. Si, por ejemplo, decidís eliminar momentáneamente tu seguro de auto y chocás, el SOA solo cubrirá los daños de la otra persona, ¿y tu carro? Ni hablemos de tu seguro de vida que es, en realidad, el seguro para tus hijos y cualquier otro dependiente económico si vos llegás a faltar. Éste no es momento para jugar con sus ingresos.

¿Qué tal invertir?

Ah… la famosa multiplicación del dinero. Ha sido una época en la que muchos negocios han quebrado, cerrado completamente o temporalmente o, de menos, bajado sus ingresos significativamente. Curiosamente, también ha habido unos cuantos a los que les ha ido mejor (acá podés leer unos ejemplos, en caso que querrás ideas) y otros varios que han surgido precisamente por la crisis.

Estoy segura que ya habrás escuchado de personas que, al quedarse sin empleo, montaron pequeños negocios. OJO: en la mayoría de los casos, estos negocios les dan para sobrevivir (igual que al resto) y no para generar grandes ganancias.

Personalmente, y porque tengo un perfil de riesgo muy muy bajo para invertir, creo que éste no es momento para jugar con tu dinero, pues dada la crisis las probabilidades de que la saqués del estadio son más pequeñas. Pero también sé de personas que lo están haciendo, aun teniendo un trabajo, precisamente para diversificar sus ingresos en caso que algo suceda. 

¿Y las deudas?

Si la pregunta #1 que me ha estado llegando al blog y redes sociales es si sacar o no el dinero del banco, probablemente la #2 es la relacionada a qué hacer con sus deudas.

Así que, a ver, ¿cómo manejamos nuestras deudas en estos momentos? Empezaré diciendo que en circunstancias normales siempre insto al pago más rápido posible de las deudas. Sea usando el método bola de nieve, el avalancha, o bien haciendo consolidaciones, lo mejor siempre es amarrarse el cinturón lo máximo posible para salir de las deudas en el menor tiempo.

Pero… ¿ya venías venir este PERO? En estas condiciones en que no sabés cómo van a estar tus ingresos, ponerte a dar abonos extraordinarios o dar todos tus ahorros para saldar tus deudas puede no ser la mejor decisión.

Mi recomendación es que sí te enfoqués en pagar a tiempo y la cuota que te corresponde, pero no volviéndote loco dando de más. Si no pagás, no solamente los intereses moratorios se empezarán a sumar, aumentando aún más tu deuda; sino que además tu récord crediticio se va a ver seriamente afectado y cuando en un día futuro necesités un crédito para invertir/crecer/comprar un bien de valor, difícilmente se te otorgará.

Así que las deudas tampoco son un lugar para recortar gastos… al menos no arbitrariamente.

Ahora, si estás teniendo problemas para cumplir con tus pagos porque la crisis ha afectado tus ingresos (sea que te quedaste sin empleo, o tu negocio se vino abajo), es momento de acercarte a tu banco y negociar.

Si analizás todo lo anterior, te darás cuenta que todo se resume en tratar de mantener con vos la mayor cantidad de dinero posible, dejando ir gastos innecesarios y usando el dinero en aquello que te genera valor. Podríamos decir, perfectamente, que lo mismo aplica en días más “normales”, y sí, en esencia es lo mismo.

La diferencia es que estas condiciones extremas nos empujan a tomar estas medidas de manera más extrema también. Hay un alto nivel de incertidumbre a nuestro alrededor que, además, no sabemos cuándo o cómo va a mejorar. Por eso lo mejor es esperar lo mejor… pero prepararte para lo peor.

Y eso solo lo hacé siendo conservador con tu dinero. Ya vendrán días mejores en los que invertir, emprender, salir más rápido de tus deudas y hasta darte tus gustos y lujitos sea más apropiado.

¿Y vos? ¿Qué decisiones has tomado con tu dinero en estos últimos meses? ¿Cuáles de estas medidas creés son adecuadas para vos? ¿Cuáles considerás que no aplican en tu caso y por qué?

Comentarios