¿Son tus prioridades financieras realmente tuyas?

Aún teniendo años dedicándome as las finanzas personales, considero importante seguir leyendo libros, artículos y blogs sobre el tema porque he descubierto que siempre hay algo nuevo que aprender o una mejor manera de explicar las cosas.

No necesariamente todo es nuevo conocimiento, pero ciertamente cada uno me deja un conocimiento nuevo. A finales del año pasado, en mi viaje a Miami, aproveché (como hago en cada viaje) para comprar varios libros e irlos leyendo.

Uno de ellos fue “I will teach you to be rich” de Seth Godin. He leído muchísimos libros de finanzas personales y éste, en definitiva, está en mi top 5. Me encantó la manera sencilla y con ejemplos de explicar que, en general, todos queremos lo mejor de todo, pero en realidad, nadie puede hacer esto.

Y es por esto que establecer prioridades es un paso esencial para tomar el control de tu vida financiera. Es sencillo: si vos no identificás tus propias prioridades, habrán miles de personas que gustosamente llenarán ese vacío, al contarte las prioridades que ELLOS tienen con el dinero. Y es ahí donde nos confundimos.

Por ejemplo, es importante para alguien que a vos:

  • Te importe la marca de tu ropa.
  • Topés tus tarjetas de crédito en navidad y pasés todo el siguiente año tratando de pagarlas.
  • Ordenés productos que viste en los infomerciales.
  • Vayás unas cuantas veces a aprovechar los descuentos en restaurantes.
  • Comprés un carro nuevo cada 5 años.
  • Llenés tu casa de muebles que no necesitás.
  • Adquirás la TV más grande de la tienda a 48 meses y 60% de interés.

Ahora, la pregunta del millón de dólares es: ¿Éstas son prioridades que tenés en tu vida, en tu propia vida? Quizá algunas sí, pero te aseguro que hay otras metas que sentís más importantes:

  • Controlar tu tiempo.
  • Ser dueño de tu casa.
  • Salir de deudas.. y vivir libre de ellas.
  • Tener un retiro digno.
  • Ver el mundo.
  • Contribuir a una causa en la que creés.

No hay razón por la que no podás tener nada (o todo) en cualquiera de las listas de arriba si vos conscientemente decidís ponerle el esfuerzo necesario para lograrlo. El truco en este mundo saturado de publicidad es mantener tu atención en esa decisión el tiempo suficiente para tomar los muchos pequeños pasos necesarios para llegar allí.

Qué hacer

Es ahí donde entra en juego el marketing personal. Una vez hayás identificado tus prioridades financieras, podés ir un paso más lejos y crear una campaña de marketing que te lo recuerde.

Esto implica crear imágenes de vos mismo teniendo la vida que deseás y luego encontrar maneras de exponerte a ellas automáticamente. Al igual que lo hacen los publicistas, cualquier forma que encontrés poner tus mensajes de marketing frente a vos es un juego bien jugado.

Así que utilizá protectores de pantalla, fondos de computadora, espejos del baño, marcos de fotos digitales, mensajes de texto, mensajes de voz, ropa, espejo retrovisor, el refrigerador… básicamente cualquier cosa en la que podás pensar que pueda exponerte a tu propia publicidad varias veces al día .

Una vez puestos, tus “anuncios” compiten con el bombardeo publicitario que recibís todos los días para recordarte tus prioridades. Así, cada vez que veás una de estas imágenes, traerá tu atención de regreso a algo importante que hayás elegido para TU propia vida.

Estos anuncios personales son aún más poderosos si encontrás un gancho emocional para tu objetivo. Así que cuando estés pensando en tus prioridades, te recomiendo pensar además en el POR QUÉ querés eso.

Como verás, la idea detrás de todo esto es que tus prioridades sean TUYAS y no de nadie más. Que evitemos que el bombardeo publicitario se nos coma el cerebro e instaure en nosotros deseos y falsas necesidades que son de otros ;). Si ya vas a ser bombardeado, al menos sé bombardeado por aquello que VOS querés lograr.

Comentarios