Quiero emprender… pero no sé en qué

salir callejon

El título de este post es la típica pregunta que me llega unas cuantas veces por semana al correo, al blog o a las redes sociales. Son muchas las personas que quieren emprender, a veces incluso tienen el capital, pero no saben en qué negocio invertir su dinero.

Lastimosamente, es también una pregunta para la que yo no tengo una respuesta. Al menos no la respuesta que quienes me escriben desearían escuchar. Y es que además de que la decisión de emprender no es nada fácil, el qué y el cómo van a depender de cada uno: de lo que te gusta, de lo que sabés hacer, la experiencia que has acumulado y lo que te apasiona.

Si una persona tuviera la respuesta correcta a esa pregunta mágica….la verdad es que dudo mucho que la compartiera con el resto ;). Pero como esta no persona no existe, no queda más que aprender a conocernos y a ser observadores, pues ese emprendimiento que tanto ansiás depende de dos cosas: de vos –de quién sos y de qué querés lograr- y del medio que te rodea, pues es precisamente tu entorno quien te dará ideas de oportunidades que podés tomar.

Si vos te estás quebrando la cabeza con la pregunta mágica de qué negocio poner, aquí te van un par de preguntas para que aprendás a conocerte mejor y te ayude a tomar la decisión correcta:

• ¿Qué cosas me gusta hacer? ¿Cómo disfruto pasar mi tiempo?

• ¿Qué estudié? ¿En qué he trabajado? ¿Cuál es la experiencia que tengo?

• ¿Qué cosas/áreas/industrias estoy dispuesto e interesado en aprender?

• ¿Qué cambios quiero ver en el mundo? ¿Cuáles son las áreas que me interesan?

• ¿Me interesa vender productos o servicios?

• ¿Qué hago mejor que nadie más?

• ¿Soy un inventor o un emprendedor?

• ¿Puedo trabajar bien con otras personas o prefiero hacerlo solo o sola?

• ¿Estoy dispuesto o dispuesta a escuchar y aceptar nuevas ideas?

• ¿Estoy dispuesto o dispuesta a usar varios sombreros al mismo tiempo?

• ¿Qué tanto riesgo puedo tomar? ¿Me puedo dar el lujo de perder toda la inversión?

• ¿Cómo manejo el rechazo, las respuestas negativas y la decepción?

• ¿Estoy listo o lista para cerrar mi negocio si las cosas no resultan como espero?

Bien decía Confucio “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Pues bien, dedicarás demasiadas horas (más que en un trabajo regular) a tu empresa, por lo que más vale que eso a lo que te estás dedicando, te ENCANTE. Es por esta razón que de nada sirve preguntar a los demás, ¿qué pasaría si resulta que poner un bar es un excelente negocio y vos no soportás el alcohol y los desvelos? Así, el trabajo perfecto es aquél que tiene tres características:

1. Convicción: Vale la pena hacerlo
2. Capacidad: Lo puedo hacer bien
3. Pasión: Amo hacerlo

En conclusión: tu personalidad, tus gustos y tu experiencia es lo que va a definir el tipo de negocio que vas a poner. Seguir lo que alguien, llámese familia, amigos, o supuestos expertos en el tema, te diga en cuanto a qué tipo de empresa comenzar, podría convertirse en el primer mal paso que des en tu emprendimiento. ¡Empecemos entonces por conocernos!

¿Y vos? ¿Has pensando en emprender? ¿Qué cosas sabés hacer: qué estudiaste y en qué has trabajado? ¿Cuáles son aquellas cosas que te apasionan en la vida?

Comentarios