Por dónde comienzo a ordenar mis finanzas

montar proyecto 0

Ayer, mientras trabajaba, me decía mi socia (que espero que no me mate por traerla a colación) “sí, yo sé que has escrito sobre presupuesto, control de gastos, deudas, ahorro y otros temas… pero si yo quiero empezar de cero a ordenar mis finanzas, ¿cuál sería el primer paso?” Pues bueno, en honor a ella, que es una gran mujer –con unos cuantos problemas financieros- va este post.

A continuación te dejo una serie de pasos que idealmente podés seguir para ponerle orden a tu relajito financiero; sin embargo, como esto de las finanzas personales es completamente personal, vos podés elegir modificar el orden:

1. Analizá tu manera de gastar: Mientras tus gastos sean mayores a tus ingresos, tus finanzas nunca van a estar en orden, pues te vas a ver obligado u obligada a prestar dinero o tarjetear para cubrir la diferencia. Empezá por llevar un control de todos y cada uno de los gastos que vas haciendo, puede ser tan simple como anotarlo en una libretita o tan sofisticado como comprar un programa o llevarlo en una app

2. Presupuestá: Sí, yo sé que solo la palabra presupuesto hace que te dé dolor de cabeza y se te ponga la piel de gallina, pero una vez que sepás a dónde se está yendo tu dinero cada mes (a través del paso #1), esta es la única manera en que vas a poder planificar el destino de tus ingresos futuros y mantener los gastos por debajo de los ingresos.

3. Recortá: Es muy probable que te hayás dado cuenta que la fuente de tus problemas financieros es tu manera de gastar y que mes a mes, te sobra mes para finalizar la quincena ;). Con la ayuda del paso #2 podés hacer recortes en aquellas áreas que no sean imprescindibles en tu vida y que te ayuden a vivir dentro de tus posibilidades.

4. Salí de deudas: Uno de los principales problemas por los que las personas me escriben son las deudas, en su mayoría por tarjetas de crédito. Es necesario detener su uso –dejándola en el congelador si es posible-, aprender a usarla (sabiendo fechas de corte y de pago) y pagar por lo menos el doble del mínimo requerido.

5. Asegurate: En Nicaragua, por lo general creemos que los seguros son un gasto innecesario y que no sirven para nada: no es así. Si tenés dependientes económicos, considerá la importancia de dejarlos asegurados si algo te llegara a pasar. Si tenés un carro, es importante asegurar no solo los bienes materiales, sino también a las personas que viajan en el carro. ¿Sos soltero o soltera y dependés de tu salario y tus ingresos? Un seguro por incapacidad es para vos.

6. Ahorrá: Una vez hayás terminado de pagar tus deudas, destiná el dinero que antes usabas como abono para la misma, para ahorrar. Ya te vas a haber acostumbrado a vivir sin ese dinero mes a mes, por lo que podés aprovechar el impulso y seguir dando ese monto al banco… solo que esta vez será para vos.

7. Planeá tu futuro: ¿Tenés hijos pequeños que en unos años irán a la universidad? Empezá a ahorrar en una cuenta para ellos. ¿Ya tenés un fondo de emergencia? Éstas llegan sin avisar, por lo que es necesario que estés preparado o preparada para ellas. Además, el retiro va a llegar en algún momento y no querés ser una carga para tus hijos u otros familiares, por lo que destinar un monto mensual para tus años dorados es imprescindible.

Por supuesto, hay más cosas que podemos hacer, y aunque pareciera que son solo siete pasos, en realidad son cambios de hábitos que implican esfuerzo y que llevan tiempo (a veces años) llegar a cumplirlos. Pero mientras antes comencés a darle vuelta a tu vida financiera, más cerca estarás de lograr tus metas y cada vez se te hará más sencillo dar un paso adelante.

Comentarios