Cómo mantenerte motivado mientras pagás deudas

Salir de deudas suele ser un proceso largo, muy largo. Para muchos, incluso puede tomar años llevar a cabo esta tarea monumental. Y me ha tocado ver en varias ocasiones cómo las personas van perdiendo ese momentum y motivación de cuando comenzaron.

Siempre he pensado que salir de deudas es tan duro, largo y lleno de trabajo como cambiar tus hábitos alimenticios. ¿Has visto cuánta gente se lo propone de meta cada 1 de enero? ¡Son millones alrededor del mundo! Y también sabemos que la mayoría de ellos terminan por tirar la toalla al cabo de tan solo unas semanas.

Lo mismo he visto suceder con este proceso de pagar deudas: comenzás súper motivado, con toda la energía y las ganas y a medida que va pasando el tiempo y te das cuenta que no es tan sencillo, vas perdiendo esa motivación.

Por eso, y a partir también de lo que he aprendido de cientos de clientes, hoy te traigo algunas estrategias que vos también podés seguir en este largo y tedioso camino hacia la libertad financiera.

Dale seguimiento a tus avances

No puedo dejar de enfatizar lo importante que es mantenerte al día sobre el estado actual de tus finanzas. Sean buenas o malas noticias, siempre es mejor saber exactamente lo que está sucediendo y dónde estás pisando… en lugar de querer hacerte de la vista gorda.

  • Revisá tus estados de cuenta para ver tu progreso. Hacelo al menos una vez a la semana y si usás tarjeta(s) de crédito hacelo diariamente. Ver la cantidad que debés con el tiempo –y cómo ésta va disminuyendo- tiene un gran impacto en tu motivación. Así mismo, ver que el dinero en tu cuenta de ahorro va creciendo, te hará sentir orgullo de lo que has logrado.
  • Medí tu progreso y hacelo visible. Cada vez que pagués algo de tu deuda, sumá tus saldos pendientes actuales y dividilos por la cantidad de deuda con la que comenzaste: éste es el porcentaje de deuda que has pagado. En el proceso que te lleve pagar, mantené visible estas cifras, ya sea en tu refri, escritorio, computador, o celular, pero que sea un lugar que veás constante y te permita motivarte.

¿De verdad lo necesitás?

Una de las preguntas que más me ha caracterizado y que no me canso de repetir en charlas y talleres es el famoso “¿Lo quiero o lo necesito?” y es que esta simple pregunta puede hacer la diferencia entre un gasto que vale la pena y uno que es completamente innecesario.

He visto a muchísimas personas querer salir de deudas, PERO sin dejar de hacer nada de lo que les gusta o esas cosas a las que están acostumbrados y que los llevaron a endeudarse para empezar.

Si hacerte esta pregunta es importante para llevar una vida financiera sana y no gastar más de lo que ganás, cuando estás en proceso de salir de deudas se vuelve vital y es que si el dinero que lográs dejar de gastar innecesariamente se convierte en dinero que podés abonar a tus deudas y que, por lo tanto, te permitirá ver un progreso aún más rápido.

Tu valor neto (que podés calcular acá) será mayor, el progreso que vas midiendo en el punto anterior también y tus estados de cuenta ser verán más lindos. ¿Qué podría ser mejor?

Soñá… despierto

¿Alguna vez has soñado ganar la lotería? ¿Y has pensado en todo lo que podrías hacer con ese dinero? Bueno, dos cosas te quiero decir con respecto a eso:

  1. Jugar la lotería es tirar tu dinero a la basura. Las posibilidades de que ganés son extremadamente bajas. Te iría mejor ahorrando y después invirtiendo ese dinero.
  2. La inmensa mayoría de las personas que ganan la lotería terminan en bancarrota después de tan solo unos años porque ¿sabés qué? Si no podés administrar lo que ganás ahorita, ¿cómo vas a administrar millones después?

Sin embargo, hay un sueño al que vale la pena apegarse día y noche: ¿te imaginás cómo sería tu vida libre de deudas? ¡Es un sentimiento maravilloso! Soñá con que llegue ese día en el que todo lo que ganás te pertenece; en el que todo lo que poseés también es 100% tuyo; en el que una buena parte de tus ingresos se puedan ir al ahorro y la inversión y no al pago de las deudas.

Soñar con todas esas posibilidades es un excelente motivador para cuando querés tirar la toalla porque sentís que el camino es largo.

Empezá tu día más temprano

Así como lo leés. Quizá de primera instancia estés pensando, ¿y eso qué tiene que ver con mi vida financiera y todo el cuento de salir de deudas? Pues bien, te quiero contar que yo me despierto todos los días a las 5:00 am, me visto, me pongo mis tenis y me voy al gym por hora y media.

Regreso a mi casa, me baño y me visto tranquila, desayuno en casa, alisto mi almuerzo y salgo a trabajar lista para afrontar el día. A lo que voy con esto es que si te levantás un poco más temprano te da más tiempo de hacer las cosas y evitás hacer gastos fuera de tu presupuesto.

Los típicos gastos por haberte despertado tarde son: tomar el taxi en lugar del bus, desayunar fuera, pasar comprando un café porque te morís del sueño y no te dio chance en tu casa, pedir algo de almorzar porque tampoco lo llevaste, etc. ¿Ves cómo todos estos gastitos –o gastotes- van sumando a lo largo de tu día y no te dejan quedarte dentro de presupuesto?

Todo esto lo podés evitar con una buena planificación y, obvio, teniendo el tiempo para hacerlo. ¿Cómo te ayuda a mantenerte motivado para salir de deudas? Sencillo, en general, las personas somos más propensas a portarnos bien con nosotros mismos si empezamos el día con el pie derecho. Cuando sentimos que ya metimos la pata en algo, nos damos el permiso de seguir por el camino errado.. gastando de más.

Rendí cuentas a alguien

Muchas personas eligen hacer sus metas públicas o, por lo menos, compartir lo que quieren lograr con otros cercanos a su círculo. ¿La razón? El tener que rendirle cuentas a alguien te ayuda a seguirte moviendo y luchando por tu meta, sino ¡qué vergüenza! ;).

A lo que voy es que también para salir de deudas podés buscar a una o varias personas que te den seguimiento en el camino y a quienes les seas honesto y les rindás tus cuentas. Sé que a veces sentimos que esto del dinero es algo delicado y NO lo queremos andar compartiendo con Raymundo y todo el mundo, por lo que es tu decisión qué tanto querés decir. Acá algunas opciones:

  • Podés simplemente decir tu meta (salir de deudas) y la fecha límite, sin especificar el monto exacto de cuánto debés.
  • Podrías además compartir alegrías (y también frustraciones) que vas viviendo por encontrar productos en descuento, ahorrar, saldar una deuda, etc.
  • O el en otro extremo, podrías tener aunque sea a una persona que se sepa la historia completa de tu(s) deuda(s), a quien le contés todos los detalles. Recomendación: si estás casado o casada, tu pareja debería ser esa persona y las deudas se deberían estar atacando en conjunto.

Mantenerte motivado en este largo proceso de salir de deudas es esencial, pues es esta misma motivación la que te permitirá mantener tu progreso y así sucesivamente. Esta es exactamente la razón por la que me gusta tanto el método bola de nieve. Sí, quizá no es el método que financieramente haga más sentido –ése sería el avalancha-, pero deberíamos tener claro que no somos seres financieros, sino no estaríamos endeudados… somos seres humanos y eso quiere decir que la motivación nos mueve.

Esta gráfica muestra exactamente cómo funciona esto de la motivación:

¿Y vos? ¿Cómo mantenés la motivación para salir de deudas? ¿Qué otras estrategias podés compartir para que sigamos caminando hacia una vida sin deudas?

 

Comentarios