Los 3 asesores que tu emprendimiento necesita

Si sos propietario de un negocio, probablemente ya estás acostumbrado a usar muchos sombreros: sos quien se encarga de ventas, mercadeo, contabilidad y hasta la limpieza, ¿es o no es? Aún así, es imposible que seás un experto en TODO, por lo que es importante para los emprendedores construir una red de profesionales de confianza a la que puedan recurrir para obtener ayuda cuando sea necesario.

De verdad, no importa lo exitoso que seás, hay muchísimas razones para establecer una red profesional. Además de intercambiar contactos y referencias, existe la oportunidad de compartir ideas y recibir asesoría gratis de especialistas en tu campo.

Y, así como te gusta recibir una segunda opinión cuando tenés un problema médico, tu red también puede actuar como un sistema de control y balance para asegurarte que estás sopesando todas tus opciones… y eligiendo la correcta.

Ahora  quizá te estés preguntando a vos mismo quién o quiénes deberían formar parte de tu red. Y, aunque esto en definitiva puede variar dependiendo de la naturaleza de tu negocio y tus propias fortalezas y debilidades, la experiencia me ha enseñado que casi todas las empresas necesitan los siguientes profesionales:

Abogado

A menos que seás un abogado vos mismo, en casi todas las empresas (sin importar el tamaño o la industria) un abogado es prácticamente una necesidad. Y es que hay muchas cosas en las que te puede ayudar tanto al comenzar, como a lo largo del negocio.

De entrada, si querés montar tu negocio como una sociedad, tenés que tener un abogado que te haga todo el papeleo y luego lo inscriba: recordá que siempre debemos jugar legal. ¿Querés inscribir tu marca o patentar algún producto? Lo mismo aplica.

Imaginá la situación en la que uno de tus socios decide, después de un año, retirarse de la sociedad, ¿sabés cuál es la primera persona a la que vas a buscar? Exactamente: tu abogado de confianza. Así mismo, es quien te ayuda a elaborar y revistar contratos con clientes, proveedores y colaboradores.

No desestimés la importancia de tener a uno bueno en tu equipo que no solo te saque de uno que otro clavo, sino que también te pueda ayudar hasta tener tu propio plan de sucesión en caso que tengás una empresa familiar.

Contador

Básico, básico, mega básico: un buen contador y que sea de confianza. Me he encontrado con muchos emprendedores que creen que el contador es única y exclusivamente para pagar impuestos, llevar todo el día y evitar multas. Resulta entones que si tenés una cuota fija, en automático lo desestimás porque vos ya sabés cuánto y cuándo debés pagar –y hasta pagás por adelantado, como hace una amiga- de impuestos y creés que el contador es un gasto innecesario. ¡Error!

No importa la modalidad bajo la que estés inscrito, el contador sirve para mucho más que pagar impuestos. Es el profesional que pone tu casa y tus cuentas en orden y es a través de esos estados financieros que hacés un diagnóstico mensual, semestral o anual de tu empresa y que podés entonces tomar decisiones.

Siempre digo que el emprendedor que no tiene o no sabe leer sus estados financieros es como una persona que quiere manejar un carro de madrugada y sin luces: su visibilidad es tan corta que tiene que ir sumamente despacio y a ciegas. En el mundo de los negocios, esta parálisis te puede comer.

¡Ah! Y nunca está de más recomendarte que escojás con cuidado, de preferencia alguien a quien conozcás o de quien tengás muy buenas referencias porque también los contadores suelen ser las personas por donde más dinero se escapa. Lo viví en una de las empresas nicaragüenses en las que trabajé y lastimosamente me tocó vivirlo también el año pasado en Plata con Plática. Así que: ¡ojo con quien contratan!

Comunicación Digital

Si algo ha traído el Internet y las redes sociales al ecosistema emprendedor es que, ahora, si tu negocio no está en línea, prácticamente no existe. Gran parte del trabajo que hago en Plata con Plática lo hago con el súper apoyo de Origami y, aunque en un comienzo yo literalmente hacía TODO, desde hace 2 años que ellos manejan mi comunicación digital, puedo decir que es cuando más crecimiento ha habido.

Las empresas no deben estar en las redes solo por estar, porque dicen los demás que hay que tener presencia (así como dicen que hay que ahorrar) y, por lo tanto, no se trata de publicar por publicar para estar ahí. En este sentido, no importa qué tan bueno o experimentado creás ser en el tema, vos por tu cuenta difícilmente –por no decir nunca- vas a poder hacer el mismo trabajo, en el mismo tiempo y con la misma calidad que lo hacen 3-4 personas trabajando en tu cuenta al mismo tiempo.

No menospreciés el poder de las redes tanto para que te conozcan, como para finalmente vender: sí, tenés que estar ahí, pero no por estar, sino con una estrategia de lo que querés lograr y cuáles son los pasos que vas a tomar.

Aunque en un comienzo quizá no podás pagar este servicio (como nos sucede a casi todos), tené presente que alguien que te asesore en comunicación debe ser un rubro dentro de tu presupuesto empresarial cuando la empresa vaya creciendo.

Y ahí lo tenés: los 3 asesores que la experiencia me ha enseñado que casi todos los emprendedores necesitamos. De nuevo, en dependencia del giro y naturaleza de tu negocio, así como de tus propias habilidades e intereses, puede que necesités algunos más o que algunos de éstos los podás ejercer vos perfectamente.

Lo importante es tener la claridad y visión de saber qué es lo que importa para el desarrollo de nuestro negocio y dónde conseguirlo: no podemos ser y hacer todo en nuestro emprendimiento.

Comentarios