Por qué las visitas a mi blog bajan en diciembre….

portada Ela…y vuelven a subir en enero. De hecho, tienen un enorme pico en enero y éste es un comportamiento que he observado en 2012, 2013, 2014 y 2015. ¿Y este 2016? Bueno, dado que es ya el 5to año, sé lo que va pasar y estoy preparada para eso.

Muchos negocios, en dependencia de su naturaleza, son cíclicos y sus dueños y/o gerentes aprenden a reconocer esos patrones de picos y fondos a lo largo de los años. Curiosamente, para la mayoría de empresas (tiendas, bares, restaurantes, etc.) los últimos meses del año son los que presentan las picos más altos y, cuando llega enero, ven sus ventas caer precipitosamente.

En Plata con Plática sucede lo contrario: en diciembre las visitas a mi blog caen –como bien lo digo en el nombre de este post- y en enero las visitas suben a un rango aun superior del que había antes de que llegara diciembre.

¿Por qué?

Compartí esta imagen en el primer post que publiqué en el 2016 y, además de que me encanta, sigue siendo igual de válida:

Morticia Finanzas Personales

Esta imagen hace referencia a la comida y la salud física, pero aplica igual a nuestra vida financiera. Yo la cambiaría por un: “los veo muy contentitos, ¿ya revisaron sus estados de cuenta?”

Como me dijo una señora que me encontré en el súper hace unos días:

Me encanta tu blog, pero te confieso que ahorita en diciembre, en época de fiesta y vacaciones hago caso omiso de tus consejos. Es más, cuando me aparece algo de Plata con Plática en Facebook, lo quito.

Y sé que ella no está sola. Sé, en realidad, que el sentir general de las personas es: “estamos en diciembre, y voy a gastar, comprar, comer y vacacionar todo lo que quiera… ya en enero me preocuparé”. 

Cuando llega enero…

De hecho, no fue ni siquiera los primeros días de enero, sino más bien a partir de los últimos 2 días de diciembre, que el año pasado mis bandejas de entrada en el correo y Facebook estaban por colapsar.

Es en esos días cuando estamos pensando en nuestras metas del siguiente año y las financieras siempre tienen un lugar especial en esas listas. Salir de deudas, comenzar a ahorrar, hacer un presupuesto, poner un negocio y más, son cosas que la mayoría desea y, cuando toca sentarse a escribir esos objetivos, aparentemente Plata con Plática regresa a sus memorias y el resultado son 60-70 correos por día, cuando lo normal son 10-12.

Cada año esta cifra va en aumento porque, evidentemente, entre más seguidores, más preguntas hay. Y este 2016, las primeras semanas de enero, mi pequeña minion (A.K.A. Alexia, quien me ayudaba a filtrar y contestar algunas preguntas en ese entonces) estaba por volverse loca: en lo que contestaba una, entraban 3 más. Ya estamos preparados para este comportamiento en enero 2017 y todas su preguntas son siempre bien recibidas :).

Pero lo ideal sería que no se dieran el trancazo y que sus metas financieras en enero fueran más fáciles de conseguir. Eso solo lo podés hacer si controlás tu manera de gastar y consumir este diciembre.

Así, el problema no es que disfrutés la navidad, el problema es lo que tenés que pagar en enero y cómo esto afecta el resto de tu año. Al final, todos tenemos recursos limitados y la mayoría va a comenzar el año con los mismos ingresos del año anterior, por tanto, si hay más deudas que pagar, el dinero que te queda disponible para tus otros gastos y necesidades se ve limitado.

Nos auto-engañamos creyendo que el obviar lo que estamos gastando, va a eliminar o quitar las consecuencias: que eso que gastamos de más  o no es tan alto, o se pagará solito de alguna manera mágica. Esto no es cierto, no existe. Cada peso que decidás gastar fuera de tu presupuesto en estas 3 semanas tendrá consecuencias limitantes los primeros meses del año.

Si hoy, en este diciembre del 2016, querés hacer las cosas de una manera diferente, dejá de posponer la toma de buenas decisiones. Al final, la única persona que sale perjudicada sos vos. Para hacerte la tarea más fácil, por acá te dejo unos posts que te pueden ayudar a sobrellevar los gastos decembrinos:

Al grano

Este post no es sobre las estadísticas de mi blog. Ése es el menor de los problemas. Este post es para dejarte saber que aún estás a tiempo de hacer bien las cosas. Si ya sabés que ese comportamiento que has tenido en los años anteriores de comer y gastar como si el mundo se acabara el 31 de diciembre no te deja nada bueno, entonces es momento de hacer las cosas de una manera diferente.

De verdad, la premisa de “después de un gustazo, un trancazo es una que debemos eliminar de nuestra vida. ¿Acaso no se disfruta realmente más si solo me doy el gustazo, sin necesidad del trancazo? Y esto aplica para todo:

  • No vale la pena que usés tu salario + aguinaldo en puras compras de regalos, gastos y salidas, si vas a estar en enero preocupada por pagar el regreso a clases.
  • No vale la pena que te vayás de vacaciones de fin de año, si vas a pasar los primeros 6 meses del 2017 pagando lo que te tomó 5 días disfrutar.
  • No vale la pena que dejés tus ejercicios y comás sin medida en este mes, si lo que estás planeando es comenzar en enero una dieta hipo-calórica que te dejará de mal humor.

… y la lista puede seguir.

Cualquier día es bueno para dar ese primer paso que te lleve a darle vuelta a tu vida financiera. No tenés que esperar a que llegue enero. Y si a estas alturas ya gastaste más de lo que debías pensando que en enero encontrarías la manera de resolver, planificá en que en diciembre 2017 no te pase lo mismo… y eso comienza a partir de enero ;).

Comentarios