Game of Thrones: lecciones de inversión

blogpost-got-02

Después del post el mes pasado sobre las lecciones financieras que la exitosísimas serie de GOT nos deja, muchos se quedaron con ganas de más. Y, como bien dicen que al cliente hay que darle lo que pida, aquí está el segundo post de Game of Thrones.

Esta vez, sin embargo, decidí enfocarme en algo que a muchos nos hace falta hacer, pero que TODOS necesitamos para una verdadera prosperidad financiera: invertir.

Y es que las lecciones de inversión están en a nuestro alrededor… incluyendo en Game of Thrones.

  1. Para ver los frutos de toda inversión se requiere tiempo y paciencia

¿Te acordás cuando le regalaron a Daenerys Targaryen los huevos de dragón? Prácticamente nadie daba un peso por ellos porque parecían ser simples piedras. Después de todo, nadie había visto un dragón vivo en años. Sin embargo, después de unos cuantos capítulos –y un gran fuego- esas lindas rocas se transformaron en dragones reales.

Y, como mencioné en el post anterior, estos mismos dragones son los que le permitieron tener lo que quería: un gran ejército. El riesgo y el tiempo son dos variables claves de toda inversión y uno de los errores más comunes de quienes comienzan a invertir, es querer ver los resultados YA. Calma y paciencia, las ganancias llegarán a su debido tiempo; de otra manera, más que invertir, estarías jugando a la ruleta rusa.

  1. En decisiones financieras, tus emociones están de más

Estoy segura que todos recordamos el sangriento final de la tercera temporada: cuando Robb Stark, su madre y más de 3,000 de sus seguidores fueron asesinados.  Todo esto sucedió en venganza de Walder Frey por no haber honrado su promesa de casarse con una de sus hijas.

Ahora, si lo pensamos a fondo, Robb estaba ganando la guerra e iba tomando muy buenas decisiones hasta que se enamoró de Talisa Maegry y permitió que su corazón decidiera por él. Esta decisión emocional lo llevó a perder la guerra y su vida.

La moraleja es que no podemos permitir que las emociones influencien nuestras decisiones de inversión. Un ejemplo típico de esto es, para las personas que invierten en la Bolsa de Valores, querer vender porque las acciones bajaron de precio, cuando en realidad es el momento idóneo para comprar ;).

  1. El invierno está llegando

Sí, ya sé que ésta lo usé en el post pasado, pero ahora será con una finalidad diferente. Estas palabras de la casa Stark sirven como una constante alerta de que aunque las cosas estén bien ahorita, siempre nos debemos preparar para el futuro y para lo peor.

Y esto, el futuro, es algo en lo que rara vez pensamos… sobretodo en nuestro retiro. Básicamente, si trasponemos estas palabras a la actualidad, querría decir que aunque quizá ahorita en la juventud todo esté maravilloso, el retiro –así como el invierno- llegará y hay que estar preparados. Solemos pensar que estamos muy jóvenes para pensar en ahorrar/invertir para nuestra jubilación, pero lo cierto es que el tiempo pasa volando y entre más temprano comencés a ahorrar, menor será el monto que deberás separar mes a mes.

  1. Cuando se juega el juego de Tronos, solo se puede ganar o morir

Otra de las frases célebres de esta gran serie y estoy segura que la recordás. Ese momento en que Ned Stark confronta a Cersei con sus hallazgos y ella, con el tono más tranquilo de este mundo, simplemente le dice: “Cuando se juega el juego de Tronos, solo se puede ganar o morir”

Y, bueno, todos sabemos cómo terminó el pobre Ned Stark unos cuantos capítulos después. Pero la lección de esta frase está íntimamente ligado con el riesgo que tomamos al invertir: no hay inversión sin riesgo, simplemente es parte de.

El secreto está en analizar las implicaciones de cada decisión y conocer bien cuál es el nivel de riesgo que cada uno de nosotros puede tomar. Por ejemplo, el nivel de riesgo que una persona soltera y sin hijos de 25 años puede tomar, nunca va a ser igual al de alguien casado y con 3 hijos que mantener. En el primer caso, si pierde y le va mal, puede simplemente regresar a vivir con sus papás y listo; en el segundo, podría estar poniendo en peligro la alimentación y educación de su descendencia.

  1. Es un mundo grande… y conectado

El mundo en Juego de Tronos es tan grande que dos de las amenazas más importantes para los 7 reinos han sido constantemente ignoradas y subestimadas: los caminantes blancos y, por supuesto, Danerys Targaryen y sus dragones. Casi, casi están diciendo que “ojos que no ven, corazón que no siente”.

La realidad es que esas amenazas están más cerca de lo que ellos quieren creer y, de esta misma manera, nosotros vivimos en un mundo tan conectado que el aleteo de una mariposa lo sentimos y resentimos todo. En ocasiones pensamos que el BREXIT o la caída de la bolsa en Japón no tienen nada que ver con nosotros y, en realidad, son factores que eventualmente sí nos llegan.

Así, al invertir es necesario estar informado de lo que sucede a nuestro alrededor porque un pequeño cambio en un país, puede cambiar nuestra realidad entera de la noche a la mañana.

¿Te gustó la segunda entrega de lecciones financieras de GOT y querés leer más al respecto? Dejame un comentario y en base a esto continuaremos hablando de Game of Thrones :).

¿Y vos? ¿Qué otras lecciones de inversión has aprendido de esta serie? ¿Te identificaste con alguna de las anteriores?

Comentarios