Finanzas para Periodistas… ¿O para Dummies?

titulo perfecto post

Éste es un post invitado. Un colega y ahora también amigo: Juan David Garzón, periodista de Colombia.  Si te interesa escribir un post en Plata con Plática, escribime a info@plataconplatica.com y con gusto lo publicamos, el único requisito es que sea relacionado a finanzas personales y no hayan errores ortográficos.

Si a cualquier persona le hablan de la relación que existe entre las finanzas y el periodismo, la mayoría puede concordar al decir que no son compatibles. De hecho, en Latinoamérica muchas de las personas que se deciden por estudiar una carrera ligada al campo de la comunicación, lo hacen en función del argumento que ésta está en un campo que no requeriría ningún esfuerzo matemático y por ende (suponen) podrían vivir de una carrera sencilla y sin retos mayores. 

El mismo razonamiento se aplica para varios campos en nuestras vidas donde la mayoría, cuando apenas vemos que la matemática va tomando lugar en nuestros días, nos sentimos acorralados, que nos hablan en un lenguaje que ciertamente no es español y que definitivamente, necesitamos ayuda porque no servimos para eso. 

Hace un tiempo, tenía que enfrentar un reto  fuera de mi país. El reto consistía en que iba a participar en un programa en Europa donde mis capacidades como periodista digital se verían puestas a prueba todos los días ya que estudiaría una parte, e intercambiaría conceptos y trabajo con comunicadores de todo el mundo la otra parte (imaginarás tamaña responsabilidad y nivel de concentración que necesitaba).

 El problema realmente no radicaba en eso, ya que si tenés la oportunidad de estudiar fuera de tu país, es realmente un gran evento si elegiste correctamente (como bien lo explica Elaine en 8 Alternativas que debes considerar al invertir en tu educación), el inconveniente venía en la planeación del presupuesto para el tiempo que iba a estar allá y los correspondientes gastos; todo eso sumado a que era la primera vez que manejaba el euro y las cuentas en mi cabeza nunca me cuadraban de una forma convincente.  Tal vez el reto para todos es el cómo iniciar de manera oportuna un documento donde poder plasmar todo lo que necesitamos, debemos, compramos y demás, que este no se convierta en una cantidad de apuntes con números y además, que no sea un libro de contabilidad lleno de deberes, haberes, resultados, balances, reglas de tres… ¡NOOO!

De ahí en más mi vida comenzó a dibujar números por todos lados: el hotel, las comidas, el transporte, el seguro, los gastos ocasionales, las salidas, eran una infinidad de cosas que no tenía idea cómo acomodar.  ¿La solución? ¡Leer Plata con Plática!… (No, no es cierto, ojalá hubiese conocido el blog en ese momento) la solución fue sacarme las ideas de la cabeza que parece nos plantaran para que no manejemos inteligentemente nuestras propias finanzas, que todo tiene que ser dramático cuando de nuestro dinero hablamos y tener un orden por medio de un documento al que le iba quitando y poniendo según necesidades y reajuste. 

Sí, todo tiene un proceso de adaptación, pero es increíble cómo tus finanzas personales van mejorando de a poco cuando solo te sientas enfrente a tu computadora (o agenda si eres de los clásicos) y con total sinceridad e inteligencia, vas organizando tus gastos y costos sin necesidad que seas el máster en negocios internacionales.

Al final todo salió bien gracias al estricto seguimiento de mi plan (que no era más que una hoja de Excel con poco profesionalismo pero mucho orden para mi vida) y pude regresar al mi país, incluso, con dinero sobrante. Además, algunos de mis colegas periodistas copiaron mi formato (hasta innovador me volví).

Las finanzas para periodistas y para las personas en general a veces se sienten lejanas y por su abrumadora forma de atacarnos las queremos alejar más y más para evitarnos dolores de cabeza. Lo malo de dejar que los demás piensen de forma inteligente económicamente por nosotros, es que nos puede costar mucho más dinero y podemos perder oportunidades de mejorar nuestra calidad de vida.  

¡Hago campaña para que enfrentemos el monstruo! (de nuestras malas finanzas) y no intentemos alejarnos de un tema tan definitivo en nuestras vidas.

Sobre el autor:

Juan David Garzón, periodista Colombiano. Actualmente trabaja para la revista El Clavo en la ciudad de Cali, Colombia; además es columnista del periódico ADN en su ciudad. Entre otras publicaciones ha escrito para periódicos nacionales y revistas de actualidad. Master social media en el RNTC de Holanda y tiene estudios en estrategia, derecho y contenido para la web 2.0.

 

Comentarios