Finanzas y Famosos: Berta Valle

berta-valle-plata-con-platicaNombre: Berta Valle

Edad: 32

Ocupación: Directora ejecutiva de fundación Coen

  1. Del 1 al 10, ¿cómo te auto-evaluás en el manejo de tu dinero?

Diría que alrededor de un 8.

  1. ¿Alguien te enseñó alguna vez sobre finanzas? ¿Cómo has ido aprendiendo?

Mis papás eran comerciantes y desde pequeña les ayudé en la tienda, una ferretería. En ese momento empecé a comprender esto de generar dinero y gastarlo, sin embargo, nunca tuve una lección de finanzas personales hasta cuando fui a la universidad. Yo estudié economía empresarial y comprendí ahí mejor el funcionamiento del dinero, sobretodo a nivel macro como nación. Recientemente con mi MBA, asumí un préstamo para estudiar y realmente tomé responsabilidad sobre mis finanzas. Ya luego conocí a Elaine Miranda… (risas) y ahora siempre pienso en mis gastos hormiga.

  1. ¿Cómo hacés para controlar tus compras?

Cuando uno tiene una familia, una hija y te das cuenta que tu hija no genera dinero (risas) comenzás a planificar, y ahora casi el 80% de las compras que hago van destinadas para ella. De alguna manera ese impulso de comprar para mí ha sido sustituido, mi comportamiento de compra ha variado.

Luego, sinceramente, me gusta andar viendo tiendas, los productos nuevos que hay, pero no tengo impulso por comprar, no es difícil para mí. Y otra cosa es la comparación de precios, cuando voy a un lugar y veo algo que me gusta no lo compro de inmediato, sino que voy a buscar otras alternativas a menos que me encante. Eso me ayuda a controlar el impulso de comprar de más o a precios más elevados.

  1. ¿Cuál es tu placer culposo en el manejo del dinero?

Ala, el café. Me encantaría comprar todos los días un Café Las Flores, pero después pienso que son como $4.00 o $5.00 dólares, así que mejor voy a la oficina y ahí comparto con mis compañeros. Lo otro es el cine (risas) y los viajes pero eso es otra escala. He tenido endeudamiento por viajes, que pueden ser vistos como gastos pero yo lo veo como una inversión porque en cada viaje que he hecho siempre he aprendido y me enriquezco, así que podría justificarlo (risas).

  1. ¿Qué le recomendás a la gente para que no se endeude?

A veces endeudarse es una necesidad, como cuando no tenés el flujo de dinero suficiente a corto plazo pero sabés que si te endeudás ahorita, podés recibir un retorno y tener un mayor ingreso, como en el caso de los estudios. Aún cuando sean deudas justificables, hay que ser muy cuidadosos e inteligentes.

Muchas veces tomamos decisiones desde nuestras emociones, incluso hasta por nuestros complejos, para aparentar una imagen, etc. Lo siguiente es el retardo de la gratificación, tener autocontrol e inteligencia emocional al momento de sentir anhelos de comprar y, finalmente, revisar el tema del presupuesto. Tal vez te estás endeudando porque pagás por cosas que no podés mantener y tenés que cambiarlas, se podría decir que tenés una inflación en tu estilo de vida.

  1. ¿Cómo usás tu tarjeta de crédito? ¿Tenés problemas con ella?

De vez en cuando. Tengo varias tarjetas de crédito, algunas solamente para tener una línea activa ante cualquier emergencia, pero si las utilizo son para compras necesarias. Me gusta el juego de acumular puntos (risas), pero lo que sí me cuesta es llevar control de las fechas de corte, por el tema de los intereses, es algo en lo que tengo que trabajar pero lo controlo dentro de lo responsable.

  1. ¿Creés en los seguros? ¿Cuáles tenés?

Sí creo en los seguros. A veces es difícil porque decimos “ni lo ocupo”, sin embargo, no sabés cuándo va a ocurrir una emergencia. En lo personal, los seguros me han ayudado un montón. Tengo un seguro médico que lo he utilizado con mi hija. Una vez que se enfermó grave y la hospitalicé, el seguro me ayudó mucho a cubrir esos costos.

También tenemos seguro de vida y otro servicio que utilizo con el Hospital Metropolitano es, “el club de la salud”, con el cual recibís un descuento. Por ejemplo, en el laboratorio y como tengo 2 años usándolo, me dan un descuento del 50%.

A mí me funciona esa mezcla para no quedar en cero.

  1. ¿Cómo te preparás para la época de la jubilación?

Ahí sí salí aplazada (risas). Quisiera tener un fondo de retiro, pero como tengo la deuda de maestría, todo mi excedente está destinado para eso. Creo que voy a terminar de pagarla en unos cuatro años y luego de eso, mi plan es tomar una mezcla de instrumentos financieros.

Hay un sistema que ya te da las opciones y ésa es mi meta, pero hoy por hoy no tengo nada en mano, sé que es importante, y bueno claro, tenemos el INSS que promete darnos alguna pensión de jubilación.

  1. ¿Cómo pensás que el resto de personas deberíamos aprender sobre finanzas personales?

Creo que deberíamos aprender de manera formal. Es necesario asistir a conferencias, charlas, capacitaciones. ¿Por qué? Porque a veces los temas financieros son difíciles de digerir y si alguien no te cuenta el cuento, es difícil que vayás a tomar un libro para aprender sobre finanzas personales.

Es un ejercicio de aprender-haciendo, entonces te tenés que sentar con el lápiz, agarrar la calculadora y hacer los números, matemática simple.

  1. ¿Qué le recomendarías a las personas para llevar una vida financiera sana?

En tres puntos:

  1. Partiendo de la consciencia personal, hay que saber ¿dónde estamos hoy? ¿cuáles son mis responsabilidades? y, ¿cuál es el nivel de vida que puedo cubrir? Partiendo de eso, comenzar a poner metas.
  2. Yo los invitaría a que en vez de pensar que para no estar endeudados tenemos que gastar menos, pensar cómo hacer para generar más ingresos, un cambio de mentalidad que nos traerá progreso.
  3. Ser responsables, no excedernos, pues no pasa nada si no compramos algo hoy. Entre más información tengamos y mejor sepamos cómo funciona el sistema, vamos a aprovechar mejor las oportunidades y manejar nuestras finanzas.

¡Gracias a Berta por compartir su experiencia y consejos! Si te perdiste la entrevista pasada a Ricardo Zambrana, la podés leer aquí.

¿Qué te parecieron sus respuestas? ¿Hay algún consejo de éstos que ya aplicás o te gustaría aplicar? ¿A quién te gustaría leer en la siguiente edición de esta nueva columna?

Comentarios