Eliminá a los bullies financieros en tu vida

Cuando pensamos o hablamos de un bully, solemos pensar en un niño o adolescente que es habitualmente cruel, insultante o amenazante con otros que son más débiles, más pequeños o de alguna manera vulnerables.  Pero ahora también tenemos el bullying cibernético, o el que a veces se dan en entornos laborales. Cualquiera de estos se da cuando una persona en una posición de poder intimida a otra persona a hacer lo que quieren.

Como adultos, normalmente asumimos que podemos detectar a un bully a millas de distancia, casi casi como si lo llevaran tatuado en la frente. La realidad es que estos bullies no son siempre niños, sus tácticas no siempre son obvias  y sus armas no siempre son sus manos.

Vos también podrías tener un bully en tu vida: un bully financiero.

¿Qué es un bully financiero?

Entonces, ¿qué es un bully financiero, exactamente? Es esa persona (o personas) en tu vida que empuja su agenda sobre vos sin importar el impacto que pueda tener en tu vida.

Por ejemplo, imaginemos que vos estás intentando reducir tus gastos o ponerte a dieta financiera, a tu bully eso no le importa. Los acosadores financieros a sabiendas de tu situación, tratan de persuadirte para ir de compras, salir, comer fuera, viajar, etc. – lo que sea que ellos quieren hacer. No tienen tus mejores intereses en mente, sino que más bien ponen sus propias prioridades al frente, sin importar si tiene un efecto negativo en vos.

Su principal arma es la emoción, es decir, la culpa. ¿Cómo? Usándola para manipularte a hacer lo que esa persona quiere hacer, e intencionalmente hacen que te sintás mal acerca de tus opciones. Naturalmente, estos bullies financieros son controladores y están plenamente conscientes del poder que tienen en vos.

 ¿Quién puede ser un bully financiero?

Diferente a lo que vemos en los colegios, un bully financiero no un niño de 10 años que se burla de vos.. aunque bien se podría tratar de tus propios retoños. Puede ser una amiga, como el típico caso de la que te convence cada quincena que te comprés algo porque “te lo merecés”.

Puede ser también el compañero de trabajo que cada tarde te dice que vayan a comprar algo. Un cafecito, una repostería, unos tacos.. algo que, generalmente, termina siendo un gasto hormiga.

Podría, incluso, ser tu mamá, tu hermano o hermana, o ¡hasta tu pareja! Es decir, cualquiera que quiera manipularte utilizando la culpa, para que hagás algo que ellos quieren y que va en contra de tus finanzas, es un bully financiero. Así es que como CUALQUIERA puede ser un bully, es un buen momento para reflexionar y tomar decisiones.

Y ahora que sabés cómo identificarlo, te toca analizar y decidir: ¿Tenés bullies financieros en tu vida? Y, de ser así, ¿cómo se llama esa persona y qué relación tiene con vos?

¿Cómo lidiar con los bullies financieros?

¿Te acordás cómo resuelven los niños en las películas sus problemas con los bullies? ¡Enfrentándolos! Dado que estas personas escogen a quienes parecen más débiles, es necesario demostrar la fortaleza interna/mental/emocional a estas personas para que se detengan.

Parecerá sencillo y obvio, pero no lo es tanto de hacer: tu mejor arma es decir NO. Y, para que este NO sea efectivo, a la primera persona a la que debés convencer es a vos mismo, puesto que si ese NO, no es un NO convincente (¡cuántos no! Jaja) el bully financiero percibirá  tu falta de disciplina y fuerza de voluntad y continuará intentando que hagás lo que quiere.

Así que ejercitá tu habilidad de decir NO practicando decírtelo a vos mismo. Entre más disciplina y autocontrol tengás, más fácilmente podrás eliminar a los bullies de tu vida. Y recordá que NO ES NO.. no necesitás toda una oración de justificación para no hacer lo que no querés.

Siempre he pensado que lo más difícil es dar el primer paso o hacer algo por primera vez. Una vez aprendés a decir NO, las siguientes serán más fáciles. Mantené presente que, así como el bully de 10 años en el colegio, tu bully financiero seguirá hasta que alguien le ponga un alto. ¡Tu salud financiera está por encima de los deseos de alguien más!

Finalmente, no me queda más que pedirte que también veás tus propios actos. ¿Podrías ser VOS el bully financiero en la vida de otras personas? Antes de responder que NO, pensá por un momento. ¿Hacés sentir mal a alguien por sus decisiones financieras? ¿Intentás convencer a otros de hacer cosas con su dinero porque, de alguna manera, vos salís beneficiado? De ser así, podrías ser el o la bully financiero de alguien más. Mantené presente que tus acciones, palabras y tácticas son dañinas. ¡Es momento de cambiar!

¿Y vos? ¿Tenés bullies financieros en tu vida? ¿Quién es o quiénes son esas personas? ¿Qué cosas te hacen hacer? ¿Algunas vez has intentado detenerlos? ¿Qué pensás hacer ahora?

Comentarios